martes, 6 de septiembre de 2011

Cuando los mineros cumplieron su promesa... (crónica del final del gonismo)

Video reporte de la primera sentencia sobre octubre de 2003 
elaborado para la edición digital de Página Siete.


Y ahora me voy,
y en mi pecho nace un grito...
todos juntos compañeros,
los mineros volveremos!
(Luis Rico-César Junaro)

Las columnas de mineros llegados desde Oruro y Potosí, anunciadas por estruendosos dinamitazos, llegaron hasta la plaza San Francisco y se plegaron a la multitud que ya festejaba la inminente caída de Gonzalo Sánchez de Lozada. Era el 17 de octubre de 2003, cerca a las 16:00.

Los mineros volveremos cantaron algunos de esos marchistas (o sus padres) mucho antes, en 1986, cuando retornaban a sus casas después de ser derrotados por los tanques en Calamarca. 

17 años después, esas mismas Fuerzas Armadas cedieron y los policías no estuvieron dispuestos a mantener el cerco a La Paz instruido por Sánchez Berzaín.

La columna minera superó la barrera y  en la sede de Gobierno cumplió con esa vieja promesa. Pasaron más de seis mil lunas con la noche neoliberal, pero los obreros de los socavones volvieron para derrotar a ese MNR que les trajo el 21060 y la relocalización.

Poco antes de que caiga el sol de aquel viernes, Goni abandonaba la residencia presidencial en una vagoneta blindada; abandonaba La Paz en un helicóptero, y abandonaba la Presidencia en un vuelo directo a Miami.

2003 fue bastante movido. Febrero fue la antesala de la revuelta definitiva de octubre. El detonante a principios de ese año fue un impuesto al salario que decretó la administración Sánchez de Lozada por consejo del Fondo Monetario Internacional. Bastaron unas horas para que se produzcan las primeras movilizaciones.

Un motín policial derivó en un enfrentamiento con las Fuerzas Armadas y la muerte de uniformados de ambos bandos. Mientras tanto la gente descargaba su bronca en las sedes de partidos políticos y la Vicepresidencia.

Ocho años después, la ex sede de ADN (fue expropiada por el Estado) en la avenida Montes aún tiene las paredes negras por el fuego de aquella tarde. Las oficinas de la UCS ahora son parte de un complejo de salas de cine y la casa del MIR se volvió un centro comercial donde venden empanadas tucumanas. La Casa Rosada fue reacondicionada a medias hace un par de años, pero nunca recuperará la opulencia que ostentaba en los días mejores.

El Gobierno del MNR apenas llevaba seis meses en Palacio de Gobierno cuando se produjo el levantamiento de febrero. Esos incidentes provocaron la salida de Carlos Sánchez Berzaín del Ministerio de la Presidencia. Volvería al gabinete unos meses después, nada menos que a comandar la represión contra El Alto, Sorata y Warisata.

La caída de Goni comenzó en el altiplano, en septiembre. Un bloqueo de caminos cerró el paso al retorno de turistas estadounidenses e ingleses, intervinieron sus embajadas y de inmediato se instruyó el operativo para levantar la movilización.

Muere una niña en Warisata, ella fue uno de los primeros caídos en la avalancha de violencia que duraría cerca de 30 días entre septiembre y octubre.

59 murieron en aquellas jornadas, otros nueve fallecerían por las heridas tiempo después. 400 resultaron heridos en esos días de represión dura. “El convoy de la muerte”, operativo de Sánchez Berzaín para asegurar el abastecimiento de combustible para La Paz, sembró la mayoría de las muertes en El Alto.

En los últimos días, un obstinado Sánchez de Lozada repetía que no convocaría a una Asamblea Constituyente y que no nacionalizaría los hidrocarburos. Mi mujer no quiere dejar de ser primera dama, llegó a decir. Un día después, volvieron los mineros.

Publicado en Página Siete el 31 de agosto de 2011, un día después de la primera sentencia por octubre de 2003.

2 comentarios :

  1. Les recomiendo este lugar para info sobre mineria en Santa Cruz: http://www.concienciaminera.com.ar/

    ResponderEliminar
  2. There might be the key reason why employees behave without consideration or respect for existing company
    policies Http://Helpn.Us the availability of small loan services proves the demand and keeps us
    devoted to creating increasingly better conditions for the customers.

    ResponderEliminar