miércoles, 21 de septiembre de 2011

Los colonizadores tienen el control

0 opiniones
Ganando posiciones, como si de ir aumentando zonas de asentamientos se tratara, la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia (los colonizadores) se consolidó en los últimos años como el más poderoso de los movimientos sociales del país.

Dos analistas consideran que es el sector más influyente en el Ejecutivo y que marca el rumbo de las recientes decisiones gubernamentales en materia agraria, mientras que un senador oficialista lo reconoce como el movimiento social de mayor peso en el Pacto de Unidad. 

El valor geopolítico de los colonizadores -instalados en siete departamentos y con cerca de dos millones de afiliados- ha sido estratégico para el oficialismo en momentos difíciles y se vislumbra que puede ser decisivo en el horizonte inmediato y mediato de Evo Morales y del Movimiento Al Socialismo.

Cercado. En un asentamiento ilegal en las inmediaciones del parque Noel Kempff Mercado. (Foto: Fundación Tierra)

El peso político
En 2008, los colonizadores -liderados por el actual senador Fidel Surco- protagonizaron dos movilizaciones decisivas para que el proyecto oficialista se imponga sobre la alianza de lo que fue la “media luna”. El cerco a Santa Cruz y la marcha a La Paz por la Constitución contaron con la participación de todo el Pacto de Unidad; indígenas de tierras altas y bajas más las denominadas trillizas: la CSUTCB, la Confederación de Bartolinas y los colonizadores.

De lejos, estos últimos fueron los principales protagonistas por la ubicación estratégica de sus asentamientos y su decidido e incondicional apoyo al Ejecutivo. Gracias a esta “suma de méritos”, hoy emergen como los líderes en influencia y capacidad de movilización por encima de las demás organizaciones. 

Julio Salazar, senador por el MAS y dirigente de los cocaleros del Chapare -por lo tanto, miembro también de la CSCIB-, admitió que este sector creció debido a que se afiliaron todas las comunidades que esperan conseguir tierras. Es uno de los pilares, la organización con mayor fuerza dentro del Pacto de Unidad porque ha servido para avanzar en reivindicaciones fundamentales, añadió.

Cerca de dos millones de personas están afiliadas a la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia (CSCIB), a la que sólo le resta sentar presencia en Oruro y Potosí, departamentos de donde proviene un porcentaje importante de los colonos, desplazados por la migración interna.

Un total de 47 federaciones y asociaciones conforman la CSCIB, y están asentadas fundamentalmente en las llanuras de Santa Cruz y Beni, el trópico de Cochabamba, las provincias de Pando y -en menor medida- en el norte de La Paz.

También existen asentamientos ilegales en parques nacionales como el Madidi, en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) y en tierras de pueblos originarios como los lecos, mosetenes o chimanes.

Los asentamientos no han cesado y, como último fenómeno, se han creado colonias de emigrantes repatriados que no tuvieron suerte en Chile y Argentina. Todas estas colonizaciones, incluyendo a las que se hicieron dentro de las reservas forestales y TCO, son ilegales.

El director de la Fundación Tierra en Santa Cruz, Alcides Vadillo, explicó que el crecimiento de los colonizadores se debe a los problemas estructurales del país. 

La falta estructural de empleo ayuda a la proliferación de mercados en las calles, comerciantes informales en las ciudades y asentamientos ilegales en el campo”.

Unos 200 mil jóvenes se incorporan al año al mercado laboral y, se sabe, no sobran las oportunidades. Comerciantes o agricultores, son los dos caminos más frecuentes.

Sin embargo, el peso de los “interculturales” no se debe sólo a su crecimiento cuantitativo, sino al valor geopolítico de las colonias.

Importancia estratégica
Desde los días en que Evo Morales era líder sindical, los chapareños (que en su mayoría son colonos) aprovecharon su ubicación estratégica para lograr sus demandas a partir de medidas de presión como los bloqueos.

Es así que no pasa desapercibido el hecho de que la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos -en actual debate- y una eventual colonización del Isiboro Sécure le otorgaría al masismo una nueva herramienta para presionar a sus adversarios políticos: tendría una nueva carretera para bloquear, entre otros beneficios. Además, el número de colonos crecería aún más con el ingreso abierto de familias al TIPNIS.

No son pocos los que, desde las cercanías al masismo, creen que Evo ve en este último factor una razón importante para empecinarse en la contrucción de la vía por la mitad del parque Isiboro Sécure.

de Abecor

Al respecto, el ex viceministro de Tierras Alejandro Almaraz observó que el uso político que hace y pueda hacer el oficialismo del movimiento colonizador, recuerda a las milicias campesinas de los años de decadencia del MNR.

Se asemeja al pacto militar campesino del ocaso de la Revolución del 52, cuando se sostenía un proyecto político con la prebenda, la coacción y la intimidación.

Almaraz indicó que la organización de colonizadores es importante y “de peso en el Gobierno” por su presencia en diferentes niveles; empezando por el presidente Evo Morales, quien preside a las Seis Federaciones de Productores de la Hoja de Coca del Trópico de Cochabamba, adonde llegó en los años 80 como un colonizador más. Actualmente, la mayoría de los cocaleros del Chapare está afiliada a la CSCIB.

El senador Salazar coincide con los analistas en la importancia del sector, sin embargo niega que éste atente contra el resto de las organizaciones del Pacto de Unidad.

Todo pasa por la tierra
Con respecto a la tierra, el estatuto orgánico de la CSCIB señala que uno de su objetivos es “cooperar en los trámites, en la formación de expedientes hasta la titulación, su legalización definitiva y consolidación como asentamiento con derecho de propiedad”.

Vadillo explicó a Ideas que buena parte de los conflictos de tierras en el país se explican a partir de la ampliación de los asentamientos de colonos. Según el analista, varios de los puntos del pliego de la marcha en defensa del TIPNIS están relacionados con esta problemática.

La tierra ha sido una de las principales promesas de campaña de Morales y la gente reclama esto. El discurso del Gobierno ha cambiado y ahora pareciera que promueve la titulación individual en función de la pequeña propiedad y las parcelas, afirmó. 

Y agregó: el poder de los colonizadores se refleja en las medidas del Ejecuivo y en el paulatino alejamiento de la revolución agraria y el impulso de la revolución productiva.

Los colonizadores, de acuerdo con el experto, operan como un gremio afín al proyecto político masista. “Yo no sé si hay acuerdos explícitos, pero sí son visibles pactos implícitos (entre el Ejecutivo y los interculturales) y uno de ellos es el incremento en la producción capitalista de pequeña propiedad que relega el discurso de lo comunitario, andino, amazónico”.

Vadillo no duda en señalar que los colonizadores funcionan con una mentalidad capitalista y lógicas productivas asociadas con la propiedad individual de la tierra.

De hecho, el secretario general de los colonizadores de Bolivia, Antonio Cárdenas, no dudó un segundo en asegurar que el presidente Evo Morales les prometió dotarlos de parcelas en el parque Isiboro Sécure durante la campaña electoral de 2009.

Es indudable que los colonizadores, aglutinados en una confederación que acoge a la mayoría de las Seis Federaciones de Productores de la Hoja de Coca del Trópico de Cochabamba, son el sector que más fuerte reclama la construcción de la carretera que atraviesa el TIPNIS. Son los principales interesados.

Las demandas por tierras de parte de los colonizadores no han cesado y son un sector que observa que los indígenas ya han recibido demasiadas dotaciones. De hecho, la CSUTCB, otrora vanguardia de los movimientos, ahora sigue los lineamientos de este sector.


Publicado en el suplemento IDEAS de Página Siete el  4 de septiembre de 2011.

lunes, 19 de septiembre de 2011

El Gobierno ingresa en la era del Twitter

2 opiniones
La dura discusión que protagonizaron por Twitter el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, y el ex presidente Carlos Mesa no sólo llamó la atención de los medios de comunicación, también provocó que el Gobierno ponga sus ojos en las redes sociales y la web 2.0.

¿Lo reconocen verdad? (Gráfico Abecor)


Un poco después que en el resto del mundo, finalmente la era Twitter llegó a la política boliviana. A estas horas ya son cuatro ministerios los que tienen una cuenta en la red social de los 140 caracteres, mientras que la oposición domina -desde hace ya algún tiempo- en otro sitio web muy popular: Facebook.

Tres ministros, algunos viceministros, embajadores, parlamentarios y movimientos sociales, e incluso la empresa estratégica YPFB, difunden información y puntos de vista desde Twitter.

De todos, Llorenti es el que tiene mayor notoriedad, junto a los ministros de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, y de Medio Ambiente y Agua, Mabel Monje. Los dos últimos concedieron entrevistas a Ideas a través de esta red.

Las primeras entrevistas a ministros de Bolivia realizadas vía Twitter
La oposición, por su lado, tiene a varios parlamentarios de Convergencia Nacional y el Movimiento Sin Miedo y al jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, como sus principales referentes en las redes sociales.

Dos analistas señalan que el ingreso de autoridades a las redes abrirá espacios importantes para la crítica y para el intercambio de información con los usuarios. Advierten, sin embargo, la ausencia de una estrategia para utilizar y aprovechar adecuadamente Twitter o Facebook.

Apertura de cuentas

Puede ser un espacio interesante para recibir y dar información, así como para conversar democráticamente, afirmó el titular de Obras Públicas cuando fue consultado por los motivos que lo impulsaron a abrir una cuenta.

Mientras que la ministra Monje cree que su llegada a Twitter le servirá para tener contacto directo con la gente.

Considero que quienes participan activamente en internet son personas que buscan la información desde diferentes puntos de vista y llegan a conclusiones muy diferentes de las que sólo recurren a la TV, radios o periódicos. Llegan a tener opiniones más abiertas, están más informados y al corriente de lo que pasa en el país y el mundo, indicó la autoridad.

La valoración que tiene el Ejecutivo de las experiencias de los tres primeros ministros en Twitter es positiva. La viceministra de Políticas Comunicacionales, Leyla Medinaceli, también activa usuaria de la red social, señaló que se va a promover que otras autoridades abran cuentas.

Hemos notado el nivel de interacción que ha logrado el ministro Sacha Llorenti, fundamentalmente después de su debate con Carlos Mesa. Twitter nos puede servir, como políticos y como Gobierno, para comunicar acciones de manera inmediata a una cantidad amplia de usuarios.

El origen fue una pelea

El debate entre el ministro de Gobierno y el ex Presidente -ocurrido hace dos semanas- fue la primera polémica de dos figuras públicas bolivianas, a través de una red social. Pero una discusión de este tipo no es nada nuevo en el mundo, de hecho es bastante usual.

En aquella oportunidad, Mesa y Llorenti no se dijeron de todo, pero tampoco les faltó mucho. Se recordaron y cuestionaron por el pasado, objetaron los papeles que ahora juegan y defendieron sus posiciones respecto al proyecto gubernamental de una carretera que cruzará por el TIPNIS.

Además de motivar al Ejecutivo a incursionar con más fuerza en este tipo de medios, la muy difundida disputa, trascendió el nivel político y periodístico. En las dos últimas semanas, se percibió un considerable incremento en la apertura de cuentas en Twitter por parte de periodistas de medios tradicionales.

“Esta experiencia ‘twittera’ ha sido notable para mí y creo que para la comunidad de las redes sociales. Quedé verdaderamente impactado por la repercusión, las centenares de participaciones, opiniones, puntos de vista, críticas, apoyos, etc.”, escribió Carlos Mesa en su blog personal.

El ministro Llorenti, por su parte, celebró el intercambio democrático de ideas.

Otras experiencias

En sus primeras semanas como twitteros, Delgadillo y Monje -además de Llorenti-, no pudieron escapar de la coyuntura y afrontaron los cuestionamientos de varios usuarios de Twitter que se oponen a que una carretera pase por el Isiboro Sécure.

Es habitual, por ejemplo, que Llorenti use su cuenta para rechazar algunas interpelaciones y explicar su posición y la política del Gobierno.

Es así que en los últimos días, la autoridad negó -Twitter mediante- las versiones de una intervención policial a la marcha de indígenas de tierras bajas e insistió en la voluntad del Ejecutivo por dialogar.

El diálogo no está en manos de una persona. Depende de la voluntad de los dirigentes de Yucumo y la CIDOB. Debemos evitar el enfrentamiento, respondió Llorenti a una dura crítica que le hizo el cineasta Marcos Loayza.

Lo mismo sucede con Delgadillo, que se vale de su cuenta para criticar algunos enfoques de medios de comunicación y hace poco salió a desmentir a la Defensoría del Pueblo.

Monje, a su vez, reconoció que las críticas son parte de la experiencia que tienen que afrontar como autoridades, en el ámbito común y también en las redes sociales.

He recibido comentarios muy interesantes sobre nuestro trabajo, críticas constructivas y preocupación sobre ciertos temas como los focos de calor en Santa Cruz, por ejemplo, apuntó la ministra.

Por tratarse de figuras públicas, los tres ministros reciben varios mensajes y alusiones. A pesar de que los tres valoran las observaciones que reciben y responden a los cuestionamientos, también existen usuarios que les envían mensajes malintencionados.

Twitter nos sirve como un elemento de comunicación directa, para anunciar conferencias de prensa, emitir declaraciones públicas y, también, hacer algún desmentido, sintetizó Medinaceli.

La futura irrupción

El balance de las experiencias es positivo y por eso el Ministerio de Comunicación alista un plan para que todos los despachos del gabinete tengan cuentas de Twitter, Facebook y canales de difusión en YouTube.

El objetivo es generar información gubernamental aprovechando que la web 2.0 ofrece espacios de difusión propios, más allá de los medios de comunicación.

La titular de Medio Ambiente y Agua anticipó a Ideas que presentará un proyecto sobre redes sociales ante el consejo de ministros.

Planeo proponer un proyecto en gabinete que incluya a las redes sociales para informar directamente a nuestra gente y escucharlos. Esto también incluiría ampliar el acceso a internet como servicio básico.

De hecho, Medinaceli informó que hasta fin de año se puede aprobar una disposición específica sobre el uso redes sociales en el Ejecutivo.

Como parte de nuestra política comunicacional general, vamos a normar, por así decirlo, el uso de las redes sociales. Inicialmente cada ministerio tendrá cuentas en Twitter y Facebook y material en YouTube. Es una meta muy importante para mejorar la difusión de la información institucional

Publicado en el suplemento IDEAS de Página Siete el 18 de septiembre de 2011.

martes, 13 de septiembre de 2011

¿Pasó de moda Evo?

1 opiniones
Pregunta: ¿pasó de moda Evo Morales como referente y esperanza de una nueva izquierda latinoamericana, como “mimado” de intelectuales y políticos progresistas en todo el mundo occidental? 

No hay una respuesta contundente, pero es evidente que hay varios aspectos que pasan factura: más de 68 meses como Presidente; medidas polémicas como el gasolinazo; su distanciamiento con algunos movimientos sociales, pueblos indígenas y referentes del proceso de cambio; el extractivismo al que apunta su Gobierno y su obstinación por una carretera que atravesará un territorio originario y reserva forestal.

Evo Morales ya no es el invitado seguro a foros internacionales, ni el consentido por la intelectualidad progresista del mundo. Al igual que sucede dentro del país, los detractores y críticos del evismo aumentan tras las fronteras; aunque el MAS y el Ejecutivo lo nieguen. 

Las voces van sumando. En las últimas semanas, dos pensadores harto conocidos por la izquierda mundial hicieron conocer sus observaciones al proyecto del Jefe de Estado: el economista y ex presidente de la Asamblea Constituyente de Ecuador, Alberto Acosta, y el prestigioso sociólogo portugués Boaventura De Sousa Santos.

Sin embargo, no todo va en contra. Además de la defensa de sus copartidarios, la nueva figura de las luchas sociales en la región, la estudiante chilena Camila Vallejo dijo que Evo es su preferido, por encima de Hugo Chávez y los demás.

Las voces críticas
Le recomiendo y alerto, para que no sacrifiquen lo andado, que busque otros caminos, escribió Alberto Acosta en una carta abierta al presidente Morales hecha pública la anterior semana. 

La misiva del aspirante a la presidencia de Ecuador observa fundamentalmente las actividades de exploración petrolera en la Amazonia y la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. 

El ecuatoriano le recordó a Morales sus intervenciones en defensa de la Madre Tierra y el papel de relevancia internacional que jugó en las cumbres sobre cambio climático.

Es indispensable, señor Presidente, que abramos las puertas a diálogos amplios y respetuosos que nos permitan la transición plural y democrática hacia un modelo postextractivista, centrado en la vida y no en las demandas del capital, dice parte de la misiva.

Además del rechazo a la carretera que pasará por el TIPNIS, los indígenas de tierras bajas cuestionan las actividades hidrocarburíferas en sus territorios, como en Aguaragüe. Ambas causas han ganado mucho espacio en foros internacionales sobre medio ambiente o derechos humanos.

La problemática en torno a los derechos colectivos de los pueblos originarios también llamó la atención de Boaventura de Sousa. En un diálogo con Página Siete, el sociólogo, que realiza un seguimiento sistemático del proceso de transformaciones en Bolivia, también advirtió de un desvío peligroso en el rumbo de la administración Morales.

Es muy importante que la marcha por el TIPNIS siga su camino hasta que haya una negociación porque Evo tiene que saber que si va a vencer a los indígenas, es su derrota, y el movimiento también sabe que finalmente no puede vencer todo, dijo.

En un análisis sobre el supuesto “cambio de orientación” del Gobierno, De Sousa habló de un “campo de lucha entre quienes todavía quieren seguir reproduciendo el tipo de Estado anterior y los que avalan el Estado plurinacional”.

Se puede decir que el Gobierno ya no es de izquierda, es un campo que lucha, Evo mismo es un campo de lucha, es una contradicción viva de este proceso en curso, agregó.

En la misma línea, el argentino Pablo Cingolani, ex asesor de Morales, señaló que lo que pueda suceder con la vía que cruzará el Isiboro Sécure marcará un antes y un después en el Ejecutivo. 

Está más claro que el agua que la carretera que arrasará con el TIPNIS se constituye en el punto de inflexión para un Gobierno que ya no tendría que tener más aire para seguir proclamando que defiende los derechos indígenas y de la naturaleza, cuando los viola a cada momento.

La mexicana Raquel Gutiérrez, ex pareja de Álvaro García Linera, o el sociólogo francés Hervé Do Alto son otros dos impulsores del proceso de cambio que ahora se anotan en la línea crítica. Ambos firmaron el manifiesto “Por la reconducción del proceso de cambio”, que fue ideado y rubricado por ex ideólogos y autoridades del MAS.

Algunos ejemplos...


Los foros
La preocupación por el TIPNIS y la relación del Ejecutivo con los originarios se manifiesta también en diversas cumbres internacionales. 

Evo Morales no ha cesado de recibir distinciones, como el Honoris Causa de una universidad argentina en reconocimiento a su lucha por los pueblos indígenas; sin embargo, ya no es intocable en los encuentros de la izquierda mundial.

De hecho, en las últimas citas, fueron los indígenas del Isiboro Sécure los mayores protagonistas. 

En la cumbre climática de Tiquipaya, en 2010, Evo tuvo que aguantar un gol en su contra jugando de local; la problemática del TIPNIS acaparó buena parte de la atención de los asistentes. 

Adolfo Moye, ex presidente de la Subcentral de Pueblos de esa región, fue protagonista en otros tantos encuentros internacionales como en el Foro Social de Asunción, a finales del año pasado, cuando fue entrevistado por varios medios y especialistas extranjeros.

Los defensores
Más allá de este panorama, para los copartidarios del Presidente, su liderazgo como defensor de la Madre Tierra y del cambio social no está en duda, sino todo lo contrario.

Así lo manifestó la diputada Betty Tejada, una de las principales operadoras del oficialismo en el Legislativo. “El tema del TIPNIS no puede tener la perversidad de provocar que Evo pierda las banderas que ha levantado. Es una perversidad decir que los del MAS no queramos parques. Nosotros reivindicamos los derechos de la Madre Tierra y el Presidente ha llevado esa bandera a nivel mundial”.

Otro asambleísta del MAS, Eugenio Rojas, ha repetido insistentemente que el Jefe de Estado es el líder de los pueblos del mundo en la defensa de la naturaleza. Dos parlamentarios oficialistas, sin embargo, se excusaron de opinar sobre los cuestionamientos de intelectuales y de la imagen internacional de Evo.

Abecor
Síntesis
“Es obvio que hay una contradicción entre un discurso de defensa de la Madre Tierra y las practicas desarrollistas cruzadas por lógicas capitalistas. Como se resuelva el conflicto del TIPNIS, marcará en cierta manera la percepción del Gobierno”, manifestó el analista Katu Arkonada.

Para el experto en derechos sociales y culturales, la merma en la popularidad de Evo Morales podría reflejarse entre ambientalistas e indígenas y no tanto en su imagen en el exterior. 

Sin embargo, el presidente del colegio de politólogos, Marcelo Varnoux, señala que el episodio del TIPNIS va a dejar en entredicho la legitimidad del papel del Presidente como líder ambiental.


Puntos de vista

KATU ARKONADA - Analista político
Evo es un aliado fundamental
Creo que hay varios factores que se entremezclan. Primero, el hecho de que Evo surgió de los movimientos sociales, de las luchas contra el neoliberalismo, de que es indígena de nacimiento y sindicalista de formación; una combinación de etnia y clase que representa a los sectores subalternos y la resistencia al colonialismo.
Por otro lado está el hecho de haber liderado la convocatoria a la Asamblea Constituyente que dio una Constitución tan rupturista (social, política y epistemológicamente). Además, está el hecho de que Evo se convirtió en vocero de las demandas de los movimientos sociales  y los pueblos indígenas en foros internacionales y las Naciones Unidas.
 Probablemente entre los pueblos indígenas amazónicos y organizaciones ambientalistas, el Presidente  vea mermada su influencia y popularidad. Pero no olvidemos que hay muchos movimientos sociales a nivel internacional que apoyan las políticas de Evo.
 Los propios pueblos  indígenas en la región andina saben que el Presidente es un aliado fundamental para lograr posicionar debates favorables a sus intereses.


MARCELO VARNOUX- Politólogo
Evo queda en entredicho
 

La imagen del Presidente ha quedado desgastada por la información del conflicto del TIPNIS que ya ha llegado a Estados Unidos y Europa. Esto tiene que ver fundamentalmente con el doble discurso entre la defensa de la Madre Tierra y el capricho de hacer una carretera por un parque nacional.
Yo creo que la imagen internacional se viene desgastando por el cuestionamiento de estos puntos. Las situaciones que estamos viviendo ahora están minando la imagen que el Presidente se supo ganar en el pasado, y ya se habla de una impostura en el discurso de Evo Morales.
 Va a ser difícil que el Presidente recupere la legitimidad en sus discursos y en foros internacionales en los que, con seguridad, le van a observar sus antecedentes.
En un futuro, si vuelve a promover referendos mundiales u otras medidas, los países le van a reclamar por lo que hizo en el TIPNIS. Imagino que se le va a observar por qué no cumple en su país con lo que predica en el exterior.  En ese sentido, el Presidente ha reducido su margen de movilidad en diferentes escenarios internacionales.



Publicado en el suplemento IDEAS de Página Siete el 11 de septiembre de 2011.

lunes, 12 de septiembre de 2011

A 25 años de Huanchaca, la primera herida del narcotráfico

5 opiniones
El montaje es de Marcelo Mamani, los diarios son del archivo de mi viejo. Usé los reportajes que él escribió hace 25 años para elaborar esta nota.

Nosotros somos personas de paz, venimos en misión científica y no somos policías”. Fueron ésas las últimas palabras del profesor Noel Kempff Mercado, segundos después una ráfaga disparada por un brasileño acabó con su vida.

La masacre de Caparuch, todavía envuelta en un manto de impunidad, miedo y olvido, fue el primer episodio que abrió una época. Destapó, como nunca antes, que el narcotráfico tenía tecnología, armas, pistas clandestinas, aviones y, lo más importante, operadores y nexos dentro de gobiernos, policías y militares.

También dejó muy mal parada a la embajada de Estados Unidos y permitió que se cuestione, por primera vez, el papel de la agencia antidroga DEA y la CIA.

Claro que es una herida, la primera que nos dejaron los narcotraficantes, dijo Lorena Kempff    Saucedo, la hija del apasionado investigador y defensor de los parques nacionales que murió un 5 de septiembre de 1986.

Además de Noel Kempff Mercado, fueron asesinados el piloto Juan Cochamanidis y Franklin Parada Auclos, guía de la expedición científica por la serranía de Caparuch, en el este de Santa Cruz, muy cerca a la frontera con Brasil.

Vicente Castelló, un científico español, fue el único sobreviviente. Escapó esquivando las balas y se escondió entre las lianas del monte durante horas. El piloto hizo un similar intento, pero fue alcanzado por los dos sicarios brasileños.

El investigador hizo señales a una avioneta y logró que aterrice. Cuando subió a la nave pidió a los pilotos que despeguen de inmediato pues los sicarios podían volver.

Al pisar suelo cruceño informó de inmediato sobre la muerte del prestigioso científico boliviano y de sus acompañantes. Allí fue cuando el narcotráfico exhibió todo su poder.

Declaraciones sindican de lenidad al ministro Fernando Barthelemy”, titulaba el periódico Hoy de La Paz el 4 de octubre de 1986.

Una relación de las principales declaraciones prestadas por autoridades civiles y militares sobre los sucesos de Huanchaca ante la Comisión Mixta del Congreso confirma, una vez más, que la mayor responsabilidad pesa sobre el Ministerio del Interior por haber suspendido un operativo listo para rescatar a las víctimas y dar con los asesinos, conociendo que se trataba de narcotraficantes.

La investigación dirigida por parlamentarios permitió establecer distintas responsabilidades de militares, policías y miembros del Gobierno de Víctor Paz Estenssoro por encubrir el incidente en Caparuch.

Las mafias del narcotráfico parecen infranqueables, dijo el diputado Edmundo Salazar, presidente de la comisión que hizo las pesquisas. El 10 de noviembre de 1986, en la puerta de su casa, recibió cuatro balazos.

Él tenía información importante sobre los responsables, recuerda Lorena Kempff. La hija del investigador dijo que, 25 años después, ya perdieron la esperanza de que los verdaderos culpables de la masacre de Caparuch paguen por sus culpas.

Hoy la Fundación Noel Kempff Mercado realizará un acto en la plaza 24 de Septiembre de Santa Cruz para que el legado del profesor siga sobreviviendo a las balas de los narcos.


Testimonio

“El profesor estaba tranquilo”

Vicente Castelló - Sobreviviente de la masacre

Le sugerí al profesor (Noel) Kempff Mercado que no deberíamos aterrizar, puesto que yo trabajo en Bolivia hace dos años y conozco la actividad del narcotráfico. Tengo mi base en San Borja, departamento del Beni. El profesor Kempff me dijo que no tendríamos ningún problema porque éramos gente de paz. Aterrizamos y cuando nos dirigíamos a uno de los tantos caminos adyacentes a la pista de aterrizaje, noté en el suelo pisadas frescas de zapatos y una huella un poco más antigua de un tractor.

El profesor Kempff Mercado me manifestó que era conveniente que regresemos al avión, habiéndolos llamado al piloto y al guía que estaba adelantado a nosotros. Nuestros compañeros no regresaban. Cuando aparecieron venían acompañados de dos personas más. Al verlos el profesor dijo: “entraron dos y salen cuatro”. Al acercarse a nosotros vimos que estaban portando armas y encañonando al piloto y al guía. Al llegar se colocaron a nuestro lado las dos personas desconocidas. El guía llevó su mano a la cintura e inmediatamente uno de los desconocidos preparó el arma y pronunció unas palabras en portugués que yo no las entendí. El guía levantó las manos y el desconocido le disparó una ráfaga.

El profesor Noel Kempff Mercado, en ese momento, se levantó y se dirigió a los desconocidos, les dijo más o menos lo siguiente: “¿Por qué hacen eso? Nosotros somos personas de paz, venimos en misión científica y no somos policías”.

El profesor en ese momento recibió una descarga del arma que portaba el desconocido y cayó al suelo. El momento de la segunda ráfaga el piloto Cochamanidis emprendió una rápida carrera y al verlo lo imité. Como el piloto era más gordo y de más edad lo alcancé y me puse en la delantera. Corríamos en zigzag porque los desconocidos nos perseguían disparando sus armas.

Llegamos al monte, el piloto siguió la carrera por otra senda a la que yo había escogido. No pude ingresar más de 10 metros en el monte por lo tupido. Me escondí debajo de unas lianas. Ahí permanecí muchas horas hasta la madrugada.

Después traté de alcanzar otra senda. Vi que el piloto estaba en el suelo, posiblemente muerto. Lo reconocí por los zapatos. (Fragmento del testimonio de 1986).

Publicado en Página Siete el 5 de septiembre de 2011.

martes, 6 de septiembre de 2011

Cuando los mineros cumplieron su promesa... (crónica del final del gonismo)

2 opiniones
Video reporte de la primera sentencia sobre octubre de 2003 
elaborado para la edición digital de Página Siete.


Y ahora me voy,
y en mi pecho nace un grito...
todos juntos compañeros,
los mineros volveremos!
(Luis Rico-César Junaro)

Las columnas de mineros llegados desde Oruro y Potosí, anunciadas por estruendosos dinamitazos, llegaron hasta la plaza San Francisco y se plegaron a la multitud que ya festejaba la inminente caída de Gonzalo Sánchez de Lozada. Era el 17 de octubre de 2003, cerca a las 16:00.

Los mineros volveremos cantaron algunos de esos marchistas (o sus padres) mucho antes, en 1986, cuando retornaban a sus casas después de ser derrotados por los tanques en Calamarca. 

17 años después, esas mismas Fuerzas Armadas cedieron y los policías no estuvieron dispuestos a mantener el cerco a La Paz instruido por Sánchez Berzaín.

La columna minera superó la barrera y  en la sede de Gobierno cumplió con esa vieja promesa. Pasaron más de seis mil lunas con la noche neoliberal, pero los obreros de los socavones volvieron para derrotar a ese MNR que les trajo el 21060 y la relocalización.

Poco antes de que caiga el sol de aquel viernes, Goni abandonaba la residencia presidencial en una vagoneta blindada; abandonaba La Paz en un helicóptero, y abandonaba la Presidencia en un vuelo directo a Miami.

2003 fue bastante movido. Febrero fue la antesala de la revuelta definitiva de octubre. El detonante a principios de ese año fue un impuesto al salario que decretó la administración Sánchez de Lozada por consejo del Fondo Monetario Internacional. Bastaron unas horas para que se produzcan las primeras movilizaciones.

Un motín policial derivó en un enfrentamiento con las Fuerzas Armadas y la muerte de uniformados de ambos bandos. Mientras tanto la gente descargaba su bronca en las sedes de partidos políticos y la Vicepresidencia.

Ocho años después, la ex sede de ADN (fue expropiada por el Estado) en la avenida Montes aún tiene las paredes negras por el fuego de aquella tarde. Las oficinas de la UCS ahora son parte de un complejo de salas de cine y la casa del MIR se volvió un centro comercial donde venden empanadas tucumanas. La Casa Rosada fue reacondicionada a medias hace un par de años, pero nunca recuperará la opulencia que ostentaba en los días mejores.

El Gobierno del MNR apenas llevaba seis meses en Palacio de Gobierno cuando se produjo el levantamiento de febrero. Esos incidentes provocaron la salida de Carlos Sánchez Berzaín del Ministerio de la Presidencia. Volvería al gabinete unos meses después, nada menos que a comandar la represión contra El Alto, Sorata y Warisata.

La caída de Goni comenzó en el altiplano, en septiembre. Un bloqueo de caminos cerró el paso al retorno de turistas estadounidenses e ingleses, intervinieron sus embajadas y de inmediato se instruyó el operativo para levantar la movilización.

Muere una niña en Warisata, ella fue uno de los primeros caídos en la avalancha de violencia que duraría cerca de 30 días entre septiembre y octubre.

59 murieron en aquellas jornadas, otros nueve fallecerían por las heridas tiempo después. 400 resultaron heridos en esos días de represión dura. “El convoy de la muerte”, operativo de Sánchez Berzaín para asegurar el abastecimiento de combustible para La Paz, sembró la mayoría de las muertes en El Alto.

En los últimos días, un obstinado Sánchez de Lozada repetía que no convocaría a una Asamblea Constituyente y que no nacionalizaría los hidrocarburos. Mi mujer no quiere dejar de ser primera dama, llegó a decir. Un día después, volvieron los mineros.

Publicado en Página Siete el 31 de agosto de 2011, un día después de la primera sentencia por octubre de 2003.