martes, 24 de mayo de 2011

Vejación a campesinos acabó con aspiraciones capitalinas

1 opiniones
Publicado en Página Siete el 24 de mayo de 2011, tres años después.

CONSECUENCIAS El ex presidente del Concejo esta detenido, la ex Prefecta y dirigentes universitarios tienen jucios y el ex alcalde se vio obligado a renunciar a su cargo.

Sucre, tres años después. Pareciera que pasó mucho más tiempo de aquellas movilizaciones masivas que reclamaban el retorno de todos los poderes del Estado a la capital; acciones que derivaron en esa triste humillación a campesinos del 24 de mayo de 2008 y que significó el fin de las aspiraciones capitalinas.

Queda en la plaza 25 de Mayo el mojón autonómico que instalaron los del Comité Interinstitucional, patrocinados por sus pares cívicos cruceños. También se leen algunos graffitis en las paredes con mensajes contra el “centralismo paceño” y reclamando la “capitalidad plena”.

Sin embargo, todos los protagonistas de aquella lucha quedaron fuera de combate. Ese 24 de mayo de 2008 fue la última vez que pudieron movilizar a la ciudad y, por su obstinación, la situación se les fue de las manos.

Esa tarde se esperaba el arribo de Evo Morales. Estaba previsto un acto del Presidente con sus bases en el estadio Patria. Sucre seguía en pie de guerra por la decisión del MAS de ignorar el pedido del retorno de los poderes en la Asamblea Constituyente y la llegada de la principal figura del oficialismo fue la excusa para alistar una nueva movilización.

Morales nunca aterrizó en la capital, suspendió la llegada apenas se supo de los aprestos del Comité Interinstitucional. Sin embargo, los campesinos ya estaban en las puertas de la ciudad.

Las imágenes que siguieron dieron la vuelta al mundo. Los indígenas fueron perseguidos, golpeados y emboscados. Los llevaron hasta la plaza 25 de Mayo donde, desnudos de la cintura para arriba, tuvieron que arrodillarse y gritar vivas a Sucre.


24 de mayo de 2008 (Foto: archivo APG)

Universitarios y activistas del Comité Interinstitucional protagonizaron la humillación racista. El registro realizado por canales de televisión y periódicos los muestran quemando ponchos, wiphalas y banderas del Movimiento Al Socialismo.

Desde entonces, el 24 de mayo es recordado como el Día de la Lucha contra el Racismo.

Tres años después, todos los líderes de esa revuelta tienen procesos en su contra. Los dirigentes estudiantiles de la Universidad San Francisco Xavier son procesados por esos hechos, al igual que el ex alcalde de Sucre Jaime Barrón, quien tuvo que renunciar a su cargo.

Quien era alcaldesa por esos días, Aidee Nava, afronta procesos por presunta corrupción pública. La ex edil sufrió en carne propia el repudio por aquella jornada cuando en México se organizó una protesta contra ella por aquella vejación y se largó a llorar frente a una comitiva de bolivianos.

La ex prefecta Savina Cuéllar también tiene juicios abiertos y hace un año que anunció que abandonaba la política. Por un problema familiar, el ex concejalFidel Herrera, otro de los dirigentes del Comité Interinstitucional, lleva varios meses preso.

Aquel episodio fue uno de los motivos por los que se organizó un comité que elaboró los lineamientos principales de la actual Ley contra el Racismo y toda forma de Discriminación.

Hoy se realizará una marcha de desagravio a los indígenas que estará encabezada por Evo Morales y el gobernador Esteban Urquizo, antiguo dirigente de la Federación de Campesinos.

La movilización ingresará a la plaza 25 de Mayo, donde hace tiempo que los Cava, Barrón, Herrera y compañía perdieron su poder de movilización y arriaron las banderas de la capitalidad.

lunes, 9 de mayo de 2011

Sabato y el fobal

0 opiniones
Publicado el domingo 8 de mayo en IDEAS de Página Siete


En la tribuna. (Foto Olé)

Sabato, al fútbol le decía fobal; al descanso entre los dos tiempos jastain (halftime); al primer trabajador le cambiaba el nombre, para él era Verón, no Perón y a su uniforme le llamaba, con una mezcla de cariño y solemnidad, Estudiantes de La Plata.

El escritor, físico y pintor también supo ser futbolista. No era un talentoso como con la pluma ni tampoco colocaba balones con cálculo de precisión, no le pintaba la cara al rival con un firulete de genio, en fin. Más bien era jugador dientesapretados de correr toda la cancha, no dar un balón por perdido y matarse en cada jugada. Así le gustaban los jugadores a Bilardo.

Cronos permitió que Ernesto y su equipo cohabiten en el tiempo sus momentos fundamentales. El Estudiantes campeón mundial con Zubeldía como entrenador (que no DT), Bilardo, Madero y Verón (padre) en la cancha agarró a Sabato después de haber presentado Sobre héroes y tumbas.

Esa década brillante del sesenta fue distinta a la cincuentera. El escritor estaba peleado con el peronismo saliente y ya comenzaba a denunciar al gorilismo entrante. Mientras tanto su equipo estaba intervenido, roto, descendido y sin un peso.

Ya con Bilardo de DT (que no entrenador), Estudiantes fue bicampeón brillante entre 1982 y 1983.  Fue en el tiempo en el que Sabato producía Nunca Más en un año y ganaba el premio Miguel de Cervantes en el otro. Doblete para ambos.

En sus últimos años de vida iba a la cancha, poco pero iba. Le toco cerrar la vida con el periodo más brillante de su Estudiantes desde esos magistrales 60´s de Zubeldía y Sobre héroes y tumbas. En su última visita lo homenajearon desde la tribuna. ¿Con la 10? “Ernesto”, respondieron todos.

El diez...