sábado, 4 de diciembre de 2010

El perfil del Presidente, made in USA (Evo visto con los ojos de David Greenlee)

Publicado en Página Siete el 4 de diciembre de 2010.

Evo Morales es un experto en voltear historias a su favor, cooptar las plataformas de sus adversarios y dividir a sus opositores. Un líder con fuertes tendencias antidemocráticas, en los últimos años ha sido conocido por sobornar, amenazar, e incluso intimidar físicamente a cualquier persona que se ha interpuesto en su camino, incluidos funcionarios gubernamentales, políticos y sus compañeros cocaleros.

La descripción pertenece al ex embajador de Estados Unidos en Bolivia David Greenlee, quien envió a Washington un reporte que abunda en observaciones sobre el presidente Evo Morales en marzo de 2006, dos meses después de que el líder cocalero asumió la presidencia.


Este inédito perfil, firmado por el ex diplomático norteamericano, describe a Morales como un político pragmático y con gran habilidad para sobrepasar a sus rivales de turno, incluso mediante amedrentamientos. Grenlee aseguraba, en ese entonces, que el Presidente tenía tres círculos de confianza: políticos, intelectuales y asesores extranjeros de Venezuela y Cuba.

Morales es un astuto operador político a nivel local, pero carece de habilidades en economía y relaciones internacionales. Greenlee informó que el flamante Presidente de Bolivia era un político con gran flexibilidad táctica para derrotar incluso a sus más poderosos rivales.

El documento señala que Morales se forjó un reputación de líder social que acostumbra pedir consejo a sus bases antes de tomar sus decisiones; sin embargo, para el ex embajador, el Presidente es, en definitiva, “el experto, el consejero y el que toma la decisión final”.

David Greenlee fue el representante de la Casa Blanca en La Paz entre 2003 y 2007. Estuvo en Bolivia en la última etapa de Evo Morales como diputado y principal referente de la oposición.

El diplomático norteamericano fue uno de los testigos más cercanos a la caída de Gonzalo Sánchez de Lozada, al que incluso ayudó a huir del país. También estuvo en el país mientras los movimientos sociales, comandados por el actual Presidente, asfixiaron a Carlos Mesa y forzaron la sucesión constitucional hasta el adelantamiento de elecciones en diciembre de 2005.

Durante todo este tiempo Morales fue jefe del Movimiento Al Socialismo, diputado nacional y secretario ejecutivo de las Seis Federaciones de Productores de la hoja de Coca.

Grenlee contempló la transición del Evo que actuaba como dirigente sindical a su nuevo papel de líder político con discurso indigenista y gran respaldo y reconocimiento a nivel internacional.

En esta época, el líder cocalero prescinde de varios de sus lugartenientes de confianza. El más importante de ellos es el ideólogo de su proyecto político, Filemón Escóbar, al que expulsa de su partido en 2005.

Greenlee cierra su análisis señalando que Morales es “muy desconfiado por naturaleza”, y poco tolerante con consejeros que tienen proyectos particulares de poder y reconocimiento. El diplomático afirma que la relación con García Linera, por ejemplo, tuvo sus altibajos.

Círculos de confianza

Perros de ataque. Así califica el embajador al entorno político de Evo. Incluye en este grupo a Héctor Arce, ahora presidente de la Cámara de Diputados; Edmundo Novillo, actual gobernador de Cochabamba, y Santos Ramírez, detenido en el penal de San Pedro por supuesta corrupción en Yacimientos. Greenlee añade que este grupo accede a todo lo que plantea el Presidente sin cuestionar nada.

Los intelectuales locales son el segundo círculo. Éste tendría mayor influencia y estaría formado por académicos de universidades públicas como Álvaro García Linera, Juan Ramón Quintana y Carlos Villegas.

Sin embargo, para Greenlee, el círculo de confianza decisivo en el Palacio de Gobierno estaba compuesto por los cubanos y venezolanos que se reunían semanalmente con Morales y que tendrían mayor influencia que el entorno palaciego boliviano.

______________________

2 comentarios :

  1. O sea que el tipo es un violento racista aprendiz de dictador vendido al imperio castro chavista, bueno; nada que los Bolivianos no supiéramos.

    ResponderEliminar
  2. añadiría que es un comediante hasta el encordio (tipo Mr. Bean), sólo que él no lo sabe (y Mr. no juega con un país entero).

    por un gran 2011 Boris, abrazos!!

    ResponderEliminar