lunes, 13 de diciembre de 2010

La vida después del Cablegate

1 opiniones
¿Cómo queda el globo después de que 251.287 documentos de la diplomacia de los Estados Unidos son filtrados por Wikileaks y comienzan a ser publicados a través de cinco de los más grandes medios de comunicación del mundo? Respuesta fácil y obvia: distinto.

Sin embargo, es necesario descomponer la interrogante para entender la magnitud de lo que nos estamos cuestionando. Para aproximarnos, en la medida de nuestras mortales posibilidades, a la dimensión real de lo que la historia recordará como el Cablegate.



¿Qué hay con Wikileaks?

Los acontecimientos inmediatos al destape de la gran filtración pusieron en duda el papel de la fundación Wikileaks, la organización de hackers dedicada a recibir documentos filtrados para, después de una verificación, ponerlos a disposición de cualquier ciudadano.

El mundo (y particularmente la Interpol) volteó sus ojos a Julian Assange y a su ejército de guerrilleros de la web. Hay órdenes de captura internacionales, demandas por abuso sexual en el medio (contra el cabecilla de tropa) e incluso ofrecimientos de asilo provenientes de América Latina.

Una cosa es cierta, esta organización, que recibió calificativos que transitaron entre heroico y terrorista, negoció con un conglomerado mediático poderoso para dar a conocer los documentos de Washington y sus sucursales. Wikileaks eliminó la acción directa, bandera en esta clase de actividades hacker, y accedió a que un intermediario (cuatro diarios y una revista) medie en la difusión.

Una a favor de Wikileaks. Los poderes fácticos no admiten medias tintas o cuando menos tratan de anularlas. Si tienes una gran noticia y no llamas la atención del complejo mediático, no tienes una gran noticia. Acudir a El País, Der Spiegel, Le Monde, The Guardian y The New York Times aseguraban la trascendencia del Cablegate, pero a un costo que multiplica los cuestionamientos en todo el mundo.

Los cinco

¿Por qué son estos cinco los elegidos? Pensar que fue solamente por la necesidad de garantizar impacto se insinúa ingenuo. El panorama se enturbia cuando nos enteramos que estos medios comenzaron a filtrar lo filtrado. El primer cable que se conoció de la embajada norteamericana en La Paz reemplaza nombres de informantes por “xxxxxxx”.

El País de Madrid, al inicio de la oleada de revelaciones, informó que los cinco medios de comunicación acordaron proteger la seguridad de algunas personas y definieron a grandes rasgos el orden en el que publicarán cables y notas periodísticas. Y el panorama se enturbia un poco más cuando conocemos que, a través del The New York Times, este conglomerado conversó con el Departamento de Estado.

Dato no menor. Wikileaks ya trabajó antes, en la revelación de los papeles de la guerra de Irak, con The Guardian, Le Monde y el diario neoyorquino más poderoso. Desconfiamos de los cinco, sí, ¿y de Wikileaks?


Las portadas de Der Spiegel y The Guardian del día del destape

 251.287 cables


Del cuarto de millón de documentos, sólo 8,017 vienen del Departamento de Estado. Todo lo demás salió de las sucursales que tiene Washington en todo el mundo. Es un dato desalentador considerando que las decisiones se toman en edificios como el Pentágono y la Casa Blanca y no en los búnkeres que tiene Estados Unidos en La Paz, La Habana o Kuwait.

El 90 por ciento de los documentos filtrados proviene de capitales del mundo, ninguno de ellos tiene la máxima categoría de confidencialidad para EEUU “TOP SECRET”, y, por lo visto hasta ahora, la mayoría contiene consideraciones recogidas por diplomáticos estadounidenses en sus conversaciones con las supuestas “élites” políticas y grandes analistas de todo el mundo.

En realidad, estas informaciones y análisis que salen de las embajadas norteamericanas no son más que insumos básicos para que Washington defina su política internacional. La etapa más primitiva de la construcción de las relaciones exteriores de Estados Unidos.

Volvemos a la pregunta

Rayada la cancha, se distinguen tres escenarios que pueden redefinirse a partir del Cablegate. La política exterior norteamericana, en particular, las relaciones internacionales a nivel general y el universo de las informaciones.

La filtración de documentos más grande de la historia, algo que por sí solo tiene una significación importante, ya determinó que Estados Unidos instruya el desarrollo de un nuevo sistema de transmisión de información. Además, el presidente Obama ya designó a un “Zar Anti-infiltraciones” para evitar que se repitan fenómenos similares.

Los congresistas norteamericanos llegaron a pedir que el militar acusado de ser la fuente de la fuga de documentos sea fusilado mientras que el sitio web de Wikileaks soporta ataques informáticos que obligan a los activistas de la web a redoblar esfuerzos para mantener el sitio en la red.

La última propuesta que se debate es aprobar una norma para que se elimine Wikileaks.org del directorio de internet. La representante republicana Candice Miller graficó el sentir del ala conservadora de la política estadounidense:"Julian Assange y Wikileaks son criminales cuyas acciones son de gran ayuda para los terroristas y para los regímenes criminales de todo el mundo. Ya es hora de que el Gobierno cierre Wikileaks".



El destape de rumores crispó a Washington y ya provocó algunas reacciones furibundas en la comunidad internacional. En CNN, el primer ministro Ruso Vladimir Putin afirmó que las informaciones vertidas sobre su persona por diplomáticos estadounidenses son arrogantes, groseras y carentes de ética.

El ministro de Relaciones Exteriores de Italia, Franco Frattini, afirmó que el Cablegate equivale una transformación similar al 11 de septiembre, sólo que esta vez la transformación es en el mundo de la diplomacia.

Puede que las relaciones interestatales no se transformen radicalmente, sin embargo, a medida que se conozcan más criterios vertidos entre altas autoridades de varios países, las usuales sonrisas en las visitas protocolares serán más desconfiadas.

Todavía es prematuro, salvo Washington, los cinco medios elegidos y otras esferas de poder, nadie puede asegurar que entre 251.287 cables no exista uno que sacuda el tablero mundial. Si no sucede eso, quedará un capítulo más detrás del Watergate, Irangate, Sexgate y otros destapes. Como dijo la BBC, unos gates son más escandalosos que otros y es muy difícil medir cómo será la vida después del Cablegate cuando aún no se conoció el 1 por ciento de los documentos.

sábado, 4 de diciembre de 2010

El perfil del Presidente, made in USA (Evo visto con los ojos de David Greenlee)

2 opiniones
Publicado en Página Siete el 4 de diciembre de 2010.

Evo Morales es un experto en voltear historias a su favor, cooptar las plataformas de sus adversarios y dividir a sus opositores. Un líder con fuertes tendencias antidemocráticas, en los últimos años ha sido conocido por sobornar, amenazar, e incluso intimidar físicamente a cualquier persona que se ha interpuesto en su camino, incluidos funcionarios gubernamentales, políticos y sus compañeros cocaleros.

La descripción pertenece al ex embajador de Estados Unidos en Bolivia David Greenlee, quien envió a Washington un reporte que abunda en observaciones sobre el presidente Evo Morales en marzo de 2006, dos meses después de que el líder cocalero asumió la presidencia.


Este inédito perfil, firmado por el ex diplomático norteamericano, describe a Morales como un político pragmático y con gran habilidad para sobrepasar a sus rivales de turno, incluso mediante amedrentamientos. Grenlee aseguraba, en ese entonces, que el Presidente tenía tres círculos de confianza: políticos, intelectuales y asesores extranjeros de Venezuela y Cuba.

Morales es un astuto operador político a nivel local, pero carece de habilidades en economía y relaciones internacionales. Greenlee informó que el flamante Presidente de Bolivia era un político con gran flexibilidad táctica para derrotar incluso a sus más poderosos rivales.

El documento señala que Morales se forjó un reputación de líder social que acostumbra pedir consejo a sus bases antes de tomar sus decisiones; sin embargo, para el ex embajador, el Presidente es, en definitiva, “el experto, el consejero y el que toma la decisión final”.

David Greenlee fue el representante de la Casa Blanca en La Paz entre 2003 y 2007. Estuvo en Bolivia en la última etapa de Evo Morales como diputado y principal referente de la oposición.

El diplomático norteamericano fue uno de los testigos más cercanos a la caída de Gonzalo Sánchez de Lozada, al que incluso ayudó a huir del país. También estuvo en el país mientras los movimientos sociales, comandados por el actual Presidente, asfixiaron a Carlos Mesa y forzaron la sucesión constitucional hasta el adelantamiento de elecciones en diciembre de 2005.

Durante todo este tiempo Morales fue jefe del Movimiento Al Socialismo, diputado nacional y secretario ejecutivo de las Seis Federaciones de Productores de la hoja de Coca.

Grenlee contempló la transición del Evo que actuaba como dirigente sindical a su nuevo papel de líder político con discurso indigenista y gran respaldo y reconocimiento a nivel internacional.

En esta época, el líder cocalero prescinde de varios de sus lugartenientes de confianza. El más importante de ellos es el ideólogo de su proyecto político, Filemón Escóbar, al que expulsa de su partido en 2005.

Greenlee cierra su análisis señalando que Morales es “muy desconfiado por naturaleza”, y poco tolerante con consejeros que tienen proyectos particulares de poder y reconocimiento. El diplomático afirma que la relación con García Linera, por ejemplo, tuvo sus altibajos.

Círculos de confianza

Perros de ataque. Así califica el embajador al entorno político de Evo. Incluye en este grupo a Héctor Arce, ahora presidente de la Cámara de Diputados; Edmundo Novillo, actual gobernador de Cochabamba, y Santos Ramírez, detenido en el penal de San Pedro por supuesta corrupción en Yacimientos. Greenlee añade que este grupo accede a todo lo que plantea el Presidente sin cuestionar nada.

Los intelectuales locales son el segundo círculo. Éste tendría mayor influencia y estaría formado por académicos de universidades públicas como Álvaro García Linera, Juan Ramón Quintana y Carlos Villegas.

Sin embargo, para Greenlee, el círculo de confianza decisivo en el Palacio de Gobierno estaba compuesto por los cubanos y venezolanos que se reunían semanalmente con Morales y que tendrían mayor influencia que el entorno palaciego boliviano.

______________________

miércoles, 1 de diciembre de 2010

La Embajada de Estados Unidos hacía sus informes en base a rumores

0 opiniones

IMPRESICIONES. La embajada de Estados Unidos en La Paz realizó informes sobre el panorama político del país sobre rumores, datos erróneos y especulaciones de la oposición

Estados Unidos recibió informes de su embajada en Bolivia fundados en rumores, datos erróneos y especulaciones de la oposición, según se desprende del análisis de uno de esos reportes, filtrado por Wikileaks y dado a conocer ayer. La representación diplomática norteamericana solicitaba informes de líderes de la oposición y dirigentes cívicos.

Ayer se conoció un largo reporte sobre el panorama político en el país enviado desde el búnker de la avenida Arce dos días antes del referéndum constitucional del 25 de enero de 2009. Es el primer documento del cablegate en conocerse que fue redactado en La Paz.

El mismo contiene imprecisiones sobre la realidad boliviana, además de que se basa en varios rumores que circulaban en aquella época y que ni los medios de comunicación se animaron a registrar.

El supuesto fraude electoral en el plebiscito, las posibilidades de victoria del “no” a la Constitución, el posible cierre del Congreso, un eventual adelantamiento de las elecciones presidenciales e incluso el supuesto tumor del presidente Evo Morales son algunos de los temas nunca confirmados de los que habla el documento clasificado como “confidencial” y que fue enviado a varias oficinas en Washington y capitales de América.

Referéndum constitucional

El 25 de enero, el 61,4% de los bolivianos votó a favor de la aprobación del proyecto de nueva Constitución Política. Días antes, la embajada norteamericana sistematizaba en un informe las perspectivas de aquel proceso consultivo.

Si bien el documento reconoce que “lo más probable” es que se imponga el “sí” a la Carta Magna, se destaca que la oposición “mermó la ventaja del MAS” y se habla de una encuesta privada que encomendó la oposición, cuyos resultados señalan que la ventaja del “sí” sobre el “no” iba a ser de sólo cinco puntos porcentuales. Finalmente, 38,5% de los votantes rechazaron la CPE y la diferencia fue de 24 puntos.

Otras encuestas presentadas en el informe hablan de que el “sí” estaba por debajo del 50%, lo que habría impedido que la Constitución Política se ponga en vigencia.

Fraude electoral

El informe de la embajada norteamericana tiene como fuentes a líderes de oposición y a un dirigente del Comité Cívico pro Santa Cruz, cuyos nombres fueron tachados por los medios que divulgaron los cables filtrados por la fundación Wikileaks, en este caso El País de Madrid, para resguardar su seguridad.

El documento recoge las versiones opositoras de aquel tiempo que hablaban de fraude en anteriores procesos electorales, nunca comprobados, y deja entrever que en el prebiscito de enero se produciría una nueva defraudación.

El informe filtrado revela que, en la recta final, un sector de la oposición, resignado, decidió concentrarse en cuestionar la legalidad de los resultados como nueva estrategia. Además, ya en aquel tiempo, algunos opositores buscaban constituirse en el “candidato de la unidad” para las futuras elecciones de finales de 2009.

La “media luna”

La embajada dice estar preocupada porque una victoria amplia del “no” en los departamentos de la “media luna” podría provocar que sus líderes ignoren los resultados nacionales y apliquen la autonomía bajo sus propios términos.

La embajada conversó con un dirigente opositor cruceño que le confesó que el objetivo en el referéndum era lograr que el "no" triunfe en cinco departamentos, sin importar lo que suceda en el consolidado nacional. El informe ensaya algunas hipótesis sobre el ingreso del MAS en Pando y Beni, donde podría obtener buenos resultados. De hecho, el diagnóstico de la embajada sobre la situación de Pando esta basada casi exclusivamente en las denuncias, la gran mayoría infundadas, que hacía la oposición en los meses previos al referéndum.

Cierre del Congreso y adelanto de comicios

El documento redactado en La Paz perfila un escenario post referéndum en el que “el MAS puede cerrar el Congreso y gobernar por decreto”. A partir de esto, el representante estadounidense que redactó el informe apunta que las elecciones presidenciales podrían ser adelantadas (debían ser el 6 de diciembre) “para ayudar al MAS a evitar lidiar con una economía que se desmorona, algo que sería un problema a fin de año”. Los comicios se realizaron, sin postergaciones, en la fecha prevista en la Constitución Política.

El rumor de un adelanto del proceso electoral impulsado por Evo Morales fue una de las varias hipótesis que la oposición manejó en los primeros meses del año pasado. A partir de este análisis, que nunca fue sustentado en hechos o declaraciones oficiales, partidos como Podemos se empecinaron en el levantamiento de un padrón biométrico nuevo. De hecho, la oposición pidió varias veces que los comicios sean postergados.

El tumor de Evo


En el búnker de la Arce, al igual que en la embajada norteamericana de Brasilia, manejaban la hipótesis del tumor de Evo que, según la versión del documento de La Paz, afectaría la pituitaria, cerca a la silla turca, tras la nariz. El cable señala que, según una fuente cercana al oficialismo, Morales habría elegido a Cuba para operarse del mal, sin embargo la isla no podía realizar la cirugia. El informe acota que "varios" informantes "confirmaron" que el Presidente viajaría a España poco después del referéndum para tratarse el mal.

___________
Publicado en Página Siete el 1 de diciembre de 2010

Cable sobre el Referéndum del 25 de enero:

Cable sobre el tumor de Evo salido de Brasil: