sábado, 4 de septiembre de 2010

La peor sequía en cinco años castiga a los pueblos de Pando

Crónica final de mi viaje a Cobija de la anterior semana, con visitas a Porvenir, Conquista, Puerto Rico y El Sena. 622 kilómetros recorridos por tierra. Se públicó en Página SIETE el 31 de agosto.



DRAMA. La sequía redujo los ríos hasta ocho metros y secó gran parte de los arroyos de la zona. Indígenas y campesinos pagan las consecuencias, hay desesperación.


70 días tuvieron que pasar para que vuelvan a caer unas gotas en el cielo pandino. La peor sequía en cinco años en el departamento se ensañó con los pobladores de las áreas rurales del departamento amazónico, para los que sobrevivir se ha vuelto un sacrificio de todos los días.


Ceniza y carbón (y humo)
Foto: Gobierno Departamental de Pando

Página Siete recorrió 662 kilómetros por tierra para constatar las consecuencias del desmonte indiscriminado, la quema masiva de pastizales y la dramática ausencia de las lluvias por más de dos meses. El desastre ecológico que vive el departamento desnuda crueles realidades que atraviesa la población del campo pandino. La directora de Medio Ambiente y Desarrollo del Gobernación pandina, Ericka Navarro, confirmó que no existen registros de una sequía como la vivida en la actualidad desde agosto de 2005.

El aire que se respira seca la garganta y lastima los ojos, el polvo rojizo del camino se pega en la piel y mancha la ropa casi definitivamente, siguen las humaredas y lo que fue chaqueado se contempla como un mar de ceniza, todo devastado, muerto.

Las primeras manchas de ceniza, todavía humeantes, se divisan a los pocos kilómetros de salir de Cobija, hasta llegar a la altura de la tranca del kilómetro 19 ya se pudieron ver dos chaqueos de magnitud considerable. Porvenir, a 45 minutos de Cobija, es el último municipio que tiene agua potable, en adelante todos sufren cuando deja de llover.

Puerto Rico está a 138 kilómetros, el camino desde la salida de Cobija es de tierra y, como no ha llovido en mucho tiempo, la visibilidad queda comprometida porque el polvo vuela con el viento. La población tiene el privilegio geográfico de estar a las orillas del cruce que une al Manuripi con el Tahuamanu para formar el Orthon. Tres de los cuatro principales ríos del departamento (el otro es el Madre de Dios).

La población, tal vez la única, nunca ha tenido problemas de sequía por la cercanía de los tres colosos a solo unos escasos metros. Sin embargo, la directora de Medio Ambiente Navarro, confirma que en algunos puntos la altura del agua bajó hasta ocho metros en comparación del caudal normal.

Y es verdad, una imagen da elocuencia de la magnitud en la que descendieron los ríos. Los niños de Puerto Rico juegan en el Manuripi y pueden pararse en la mitad del mismo por el bajo nivel del agua.

Los chicos de Puerto Rico que caminan el coloso
Foto propia.

Esto está muy fregado, cuenta Abel ‘choco’ Ferreira, uno de los dirigentes de los pescadores de Puerto Rico. Añade que por la baja de las aguas el principal problema es que los peces han optado por ir al norte, en busca de refugios. Es así que el surubí y el paiche, un pez que puede pesar hasta dos kilos y medir más de dos metros de altura, ya no abundan en los ríos pandinos.

La falta de caudal ha provocado que las embarcaciones grandes, e incluso medianas, queden varadas en los puertos y en las riberas. Navegar es un peligro porque en cualquier momento puedes encallar con una montaña de piedras, un arenal o las ramas de árboles viejos que salieron a flote.

De acuerdo al relato de Abel, las poblaciones que están más lejos de los cuatro ríos principales son las que peor la pasaron en estos meses porque no sólo tuvieron falta de agua sino que vieron como sus cosechas se echaron a perder.

El platano y hortalizas como el tomate y la lechuga son productos que los campesinos pandinos producen no sólo para el comercio sino para la subsistencia familiar. La directora Navarro relató que en las anteriores semanas recibió visitas de productores desesperados pidiendo ayuda después de que se perdieron las cosechas.

La población siguiente es Conquista, a 232 kilómetros de Cobija, que también es de cultura pescadora aunque está lejos del Manuripi. Allí ya se siente con más fuerza la sequía y el calor. Este municipio se encuentra entre Puerto Rico y El Sena, precisamente el área en la que mayor cantidad de incendios se registró en las últimas dos semanas. De hecho el mayor de ellos sigue ardiendo desde el 14 de agosto, cerca a la bahía, amenazando a la reserva forestal y vida silvestre del Manuripi, la mayor de la amazonia boliviana.

En el camino se puede constatar la información que Jorge Asad dio a Página Siete la anterior semana, la gran mayoría de los arroyos que atraviesan todo el departamento se secaron o ahora son hilitos de agua que apenas abastecen a las poblaciones que viven gracias a ellos.

Antes de ingresar a Conquista se puede ver a Gladys Domínguez, que se identifica como miembro de la Federación de Mujeres Amazónicas de Cobija (afiliada a la CSUTCB). Carga dos baldes con agua rumbo a la misma parada de buses donde la recogerán para llevarla a una comunidad indígena de Esse Ejas. Casi sin detenerse, por el peso de la carga que lleva, comenta que hay familias que viven con dos litros de agua diarios “que tiene que alcanzar todo”, cocinar, lavar, aseo personal, regar los sembradíos y, obvio, beber.

En todo el departamento se repite la escena, viajes hasta de tres horas para cargar unos litros de agua y llevar a las comunidades. En las provincias pandinas hay indígenas Esse Ejas y Tacanas dispersos en puntos alejados de las carreteras. El acceso en movilidad es casi imposible y demora muchas horas. Informes de prensa señalan que en Beni atraviesan el mismo padecimiento.

Sequía
Foto propia.

En el recorrido, la temperatura no baja de los 33 grados y llaga hasta los 38, el sol no da tregua. Al llegar a El Sena, a 335 kilómetros de la capital pandina se contemplan los desiertos de ceniza que dejaron los focos de calor. 200 incendios se registraron en los días previos, sin embargo la Gobernación Departamental estima que la cifra se puede triplicar fácilmente en las próximas semanas dado que es en septiembre cuando los campesinos inician la quema masiva de pastizales.

Esta población sufre por falta de alimentos. “No es que estemos pasando hambre, pero no hay animales para cazar y casi no hay peces”, relata Alfredo Rodríguez, que vive de la recolección de la castaña. Las quemas y la falta de vegetación provocaron que las aves y mamíferos que se podían encontrar iniciaron una migración a espacios con más árboles y montes verdes. Algunos de los animales ya cruzaron la frontera con Brasil. “Todos los días la misma sopa, no hay derecho”, cierra con algo de humor.

Una empresa industrializadora de castaña que comenzó a construirse hace un par de meses se adivina como la esperanza para la mayoría de los habitantes de El Sena que, diariamente, reciben monedas por el difícil y peligroso trabajo de recolección. Si una castaña grande te cae en la cabeza te la parte. Pero mientras esa fábrica comience a funcionar a esta gente no le queda más que recoger fruto y agarrar sus salones (rifles cortos) para ver si por el monte quedó algún animal. “Se fueron todos”, insiste Rodríguez.

Ayer llovió en Pando después de 70 días y la noticia fue tomada con alegría por las autoridades del departamento. Navarro señala que es una especie de “tregua” para la gente que tiene que padecer anualmente estas inclemencias del tiempo. Ella reconoce que “lo peor” recién vendrá en septiembre mientras pide que las lluvias sigan.

Todo muerto, devastado...
Foto propia.

4 comentarios :

  1. ¡Qué fuerte! Ojalá un día sean estas las cosas que estén en las agendas de prioridades. Pero también que tengamos muchos periodistas como tú que nos ayuden a acercarnos entre nosotros en la vastedad del territorio con reportajes que antes que noticia nos plasmen realidades. Muchas gracias por el esfuerzo y compartir.

    ResponderEliminar
  2. Xime, te reconozco que este viaje y esté escrito me abrieron los ojos hacia un país que no sólo se piensa desde la plaza Murillo.
    Mi compromiso será buscar que mi trabajo sirva también para acercar a la gente y no sólo como registro de los avatares del tiempo, y eso te lo debo a vos.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Coker and Anderson both come back to the floor on Thursday, for final games with the regular season as Coker travels
    to Erskine and Anderson hosts Pfeiffer payday loans online
    the application procedure is straightforward so as to enable students
    to check out it easily.

    ResponderEliminar
  4. There are other member perks that this member taking the loan from theauto loan credit union http://Paydayloansonlinedurp.co.uk there's no telling in which the many the alterations inside the political, social, and environmental climate is going to take the economy.

    ResponderEliminar