jueves, 24 de junio de 2010

Ganó la diplomacia, Karpov le pidió tablas al Presidente

1 opiniones
Publicado en Página SIETE del jueves 24 de junio de 2010

EMPATE El ex campeón mundial no le quiso ganar a Morales, quien ensayó una agresiva ofensiva en pocas movidas.



Morales - Karpov, "La batalla final"

Boris Miranda / La Paz

Ganó la diplomacia, tablas entre un ex campeón del mundo de ajedrez y un Presidente de Estado. El ruso Anatoly Karpov le pidió el empate a Evo Morales después de 12 movidas en cuatro minutos.

Al que le faltó diplomacia, en el tablero, fue al Jefe de Estado boliviano, quien en las primeras movidas plantó delante de su rey a uno de los caballos, un p
eón, un alfil y la propia reina. Una salida agresiva con la que cerró varios caminos al gran maestro de la ex Unión Soviética.

Su rival, en cambio, hizo movimientos más inofensivos al principio. Sacó a dos peones y a dos caballos como una señal de pacto de no agresión inicial. Sin embargo, ante el planteamiento de Morales, Karpov prefirió cerrar el tablero antes que iniciar el fuego cruzado con el mandatario.

A las 09:45, el primer ajedrecista del mundo entre 1975 y 1985, y de nuevo entre 1993 y 1999, cruzó los dedos índices —la señal para pedir tablas— y le extendió la mano al Presidente para decretar el empate diplomáticamente.La partida, que se desarrolló en el Salón de los Espejos del Palacio de Gobierno, arrancó cuatro minutos antes. Evo Morales jugó con las fichas blancas, otra muestra de la diplomacia del visitante y consecuentemente movió primero.

El escenario estaba dispuesto como para un partido entre dos profesionales. Una mesa cuadrada sobre la que se colocó el tablero, las banderas de los países de los contendientes y un técnico que debe anotar las movidas.

Una pantalla, detrás de Morales y Karpov, mostraba el tablero y registraba todos los movimientos de ambos jugadores. El boliviano y el ruso tenían sus propias comitivas. A Karpov lo acompañaban dos miembros de su delegación, mientras que el Presidente tuvo al lado al vocero presidencial Iván Canelas y al viceministro de Deportes, Miguel Ángel Rimba, junto a otros funcionarios palaciegos.

Durante los cerca de 240 segundos que duró la partida sólo se escuchó el sonido de los flashes de las cámaras de los fotorreporteros, sin embargo, en ningún momento hubo tensión como la que se contempla en las partidas entre profesionales.

El Presidente demoró más en elegir sus movimientos, sin embargo, plantó una estrategia ofensiva que es conocida en el circuito ajedrecístico.Por su parte, el ex campeón del mundo no dio ninguna muestra de sentirse más que Morales durante el desafío, no quitó los ojos del tablero y lució concentrado todo el tiempo.

El silencio se interrumpió con las risas de Karpov y Morales, una vez concluida la jugada. El gran maestro aprovechó el tablero para mostrarle un par de jugadas al Jefe de Estado.

En el cierre, Morales recordó que aprendió el ajedrez gracias a un diccionario Larousse en su natal Orinoca. “Nunca habría soñado jugar contra un campeón del mundo”, aseguró después de saludar a Karpov.

Campeones...
Foto: Marco Chuquimia (gracias viejo!)


El ex campeón del mundo también recordó sus orígenes y aprovechó para bromear. “No creo que ningún campeón del mundo haya llegado tan alto”, dijo en referencia a La Paz.

Al gran maestro ruso le alcanzaron cuatro minutos para conocer al Morales ajedrecista, algo desprolijo en la salida y dubitativo antes de decidir qué ficha mover. Optó por no buscarlo y con un diplomático apretón de manos quedaron en tablas.

Publicar un Comentario