miércoles, 29 de julio de 2009

Descolonización, el debate está servido

Tres visiones de esta apuesta jodida que encaramos. Primero una entrevista que le hice a Enrique Dussel (que no necesita presentación), luego una suerte de respuesta al argentino de un columnista de Los Tiempos que encontré y finalmente una visión provocadora que rescata a Walter Mignolo de Ramón Rocha Monroy. Lo dicho, es una apuesta jodida, el debate está abierto porque esto da para largo.


Bolivia es colonial por herencia y neocolonial por defectos propios
boris miranda

—¿Qué representa descolonizar un país como Bolivia?

—Desde afuera pareciera que es un arreglar cuentas de una larga historia. Es decir, cuando Pizarro y Almagro llegaron a Perú y luego se vinieron acá, no creo que hayan pensado nunca que 500 años después uno de esos indígenas sería Presidente de un país. Éste es un país con un Estado colonial por herencia y neocolonial por defectos propios. Así son nuestros países, éste es un mundo colonizado. Pero aquí se está viviendo un fenómeno inédito en América Latina y consecuentemente los problemas son inéditos. Los actores mismos que están produciendo este hecho, por eso, no tienen una visión clara de todo lo que están haciendo, así pasó en la historia. Es un cambio distinto al de 1952 con el MNR, es mucho más profundo. Es un proyecto populista en el mejor sentido de la palabra.

Pienso que la situación de Bolivia, donde un miembro de un pueblo originario pasa a ser Presidente y donde los pueblos originarios indígenas empiezan a pensar que por primera vez en su vida son ciudadanos iguales, es un hecho muy alentador para la historia de la humanidad y, lógicamente, esto repercute en la cabeza de la gente.

—¿Es algo así como replantear nuestras pautas civilizatorias?

—Es lo que se pretende; pero a veces, claro, hay corrupción. Pero ¿cómo le podemos pedir al nuevo Gobierno que no sea corrupto cuando la corrupción llegó con Pizarro y Almagro? Las estructuras coloniales por naturaleza son corruptas. Los virreyes, que nunca fueron elegidos aquí, vinieron a vigilar los robos. No hay más. Pero la historia no muestra eso. La política latinoamericana está contaminada por cinco siglos de corrupción. No le podemos pedir a un gobierno que ahora sea limpio cuando hay algo tan complejo e incierto.

Criticar es fácil. Yo me pregunto siempre: ¿cómo hacemos para formar políticos honestos? Y se lo pregunto a la Universidad y no me da una respuesta. Se lo pregunto a la Iglesia y tampoco. Le pregunto a la escuela militar si forma uniformados que defiendan al país y me vienen con un golpe en Honduras. Es muy fácil criticar, pero tenemos que ver quién forma a los nuevos hombres.

—¿Tiene Bolivia la respuesta?

—Todo esto es complejo, pero yo creo que Bolivia está viviendo una refundación. La Constitución que han hecho no es como las otras constituciones, porque hacer una, desde la de 1825 a la fecha, era estudiar las mejores del mundo. Entonces tomábamos la norteamericana y veíamos una Cámara de Senadores y una Cámara de Diputados. ¿Por qué hicieron dos cámaras los norteamericanos? Para arreglar un conflicto interno. Porque en la Cámara de Senadores los estados chicos iban a tener la misma representación que los grandes. Estas dos cámaras no son porque sí. Las colonias se reunieron, vieron sus conflictos y negociaron artículos de la Constitución. En Estados Unidos no copiaron ni estudiaron otras constituciones y les viene durando ya un tiempo. Cuando nosotros copiábamos la mejor Constitución. no teníamos la menor capacidad de realizarla porque no arreglaba conflicto alguno. En 1825 podían arreglar ese conflicto, pero copiaron otra cosa, y así pasó en toda la región. Es muy artificial todo lo que se ha hecho, nunca emos resuelto nuestras propias contradicciones internas.

—¿Cómo influyen la Constitución y la emergencia de la “subalternidad” en el ciudadano boliviano?

—La Constitución recoge la realidad del país. Es la radiografía más fiel que se ha hecho. Tuvimos tres siglos de colonia convencional. Luego vino la emancipación, pero nos emancipamos en algunos aspectos nomás. No dependíamos más del Rey de España, pero pasamos a depender de una minoría criolla.

Inmediatamente después de la salida de España, llega Inglaterra. Los ingleses dieron un préstamo a Argentina. Cuando apenas estaba desayunando su nacimiento, ya había una deuda que se pagó por mucho tiempo. Inglaterra sabía muy bien que ella reemplazaba a España en el sur, y Estados Unidos sabía lo que hacía en el norte. Fue un cambio del contrato colonial para sacarnos todos los bienes. Lo de la emancipación es relativo, persistió y persiste la colonización mental y seguimos en la dependencia de otro.

El MNR y los gobiernos populistas dijeron que iban a luchar contra el imperialismo con un proyecto burgués. Pero a nivel de la ciencia, seguimos siendo coloniales, porque no teníamos ciencias sociales latinoamericanas. Hasta los diagnósticos sobre cómo teníamos que avanzar los sacaron de Europa con instituciones políticas que imitaban el liberalismo. Como no era nuestra creación, seguíamos siendo coloniales. Descolonizar es algo mucho más profundo, falta un montón.

—¿Qué políticas se pueden aplicar en este sentido?

—Ahora Bolivia tiene litio. Y aun un Gobierno tan nacionalista como éste propone que lo explote una corporación extranjera. ¿Cuál sería la actitud descolonizadora? (Aquí Dussel se entusiasma, cambia el tono e incluso se pone en los zapatos del país) Vamos a hacer en la universidad un instituto de ingeniería del litio y vamos a dar 200 becas a eminentes estudiantes bolivianos. De esta forma, en cuatro años tendremos doscientos ingenieros de litio.

Como ni siquiera tenemos profesores, vamos a pagar tres veces más que al Presidente a algunos profesores que sepan de litio en cualquier lugar de la Tierra. Con cuatro nos alcanza. Hacemos un instituto y después vamos calculando la tecnología que compraremos y que manejarán los profesionales y así seguimos creando, seguimos inventando.

Podemos, ciertas cosas, encomendarlas a alguna empresa extranjera, pero nosotros tenemos el control completo y no vamos a pagar dividendos. Descolonizarnos es que el litio sea completamente nuestro.

Hay que cambiar la mentalidad. Es un proceso muy difícil y lento. Hay que cambiar las ciencias. El viernes hubo una reunión de rectores, pero ellos mismos no entienden el problema. La universidad que hay en Bolivia es como una norteamericana, pero sin ningún profesor norteamericano ni ningún estudiante de los Estados Unidos. Imitan el cascarón y después aquí no funciona.

—¿Es la descolonización una alternativa que se opone a la visión de país que tienen otros sectores internos?

—¿Quién puede estar en contra de eso? Solamente alguien que esté montado sobre una gran injusticia y que explote a la gente. En Santa Cruz hay gente que tiene tierras del tamaño de provincias alemanas. Con esa tierra puedes producir para toda Alemania si aplicas tecnología. Pero no, tienen unas vacas tiradas. Si yo le doy mil hectáreas a alguien que produzca en serio, va a producir más que el que tiene 10.000. No es asunto de acción, es modo de saber producir.

Hay gente con una mentalidad prehistórica que se opone porque quiere seguir siendo rica, pero rica del neolítico. Los que hablan de modernización son los más antiguos. Eso ya no se concibe en el siglo XXI. Actúan como los Picapiedra.

______________________



Dussel y la descolonización

Luis Cristian Rivas Salazar


Bolivia es realmente un laboratorio político, social y cultural enorme. Son las palabras de Enrique Dussel, argentino nacido en 1934, doctorado en filosofía en la Universidad Complutense de Madrid y doctorado en historia en La Sorbona de París.

Este pensador latinoamericano estuvo en La Paz en marzo para presentar las ponencias: “Hacia un Marx desconocido”, “El Pueblo, lo Popular y el Populismo” y “La política de la liberación” y el 19 de julio presentará su nuevo libro: “20 Proposiciones de Política de la Liberación”, lanzamiento que contará con los comentarios de Luis Tapia, Juan José Bautista y Raúl Prada.

El filosofo argentino en una entrevista realizada por Boris Miranda para La Prensa, titulada: “Bolivia es colonial por herencia, y por defecto, neocolonial”, manifiesta que: “La nueva Constitución recoge la realidad del país, es la radiografía más fiel que se ha hecho”. Este fenómeno inédito busca la descolonización de un país que por defecto se convirtió en neocolonial, al tener una elite los privilegios de los cuales la gran mayoría de bolivianos no tiene.

Dice Dussel que Bolivia es un acontecimiento volcánico y trascendente tanto para la región y para las ciencias sociales en el sentido de que Bolivia dejará de ser un país colonial.

El hecho de que un miembro de un pueblo originario pase a ser presidente, es un hecho alentador para la historia de la humanidad y eso repercute en la cabeza de la gente. ¿Y la corrupción del gobierno de Evo Morales? Dice Dussel: ¿Cómo podemos pedir al gobierno que deje de ser corrupto, si la corrupción llegó con Pizarro y Almagro? Las estructuras coloniales son corruptas por naturaleza.

Pregunta: ¿La descolonización de Bolivia comienza por pensar por uno mismo o seguimos trayendo intelectuales de otros países? Personalmente no me hago ningún problema por escuchar las ideas de un individuo extranjero. Es más, a quienes más admiro intelectualmente hablando son griegos o anglosajones. Lo que sí me llama la atención es que la pretendida descolonización surta efectos en algunos ámbitos y en otros no. Esto demuestra el doble discurso de dicha filosofía, su impostura y su hipocresía.

El transmodernismo de Dussel, y su filosofía del reconocimiento del otro, se asemeja al pensamiento multiculturalista, criticado por otro neomarxista como Slavoj Zizek, para quien: “el multiculturalismo es una forma de racismo negada, invertida, autorreferencial, un ‘racismo con distancia’: ‘respeta’ la identidad del Otro, concibiendo a éste como una comunidad ‘auténtica’ cerrada, hacia la cual él, el multiculturalista, mantiene una distancia que se hace posible gracias a su posición universal privilegiada. El multiculturalismo es un racismo que vacía su posición de todo contenido positivo (el multiculturalismo no es directamente racista, no opone al Otro los valores particulares de su propia cultura), pero igualmente mantiene esta posición como un privilegiado punto vacío de universalidad, desde el cual uno puede apreciar (y despreciar) adecuadamente las otras culturas particulares: el respeto multiculturalista por la especificidad del Otro es precisamente la forma de reafirmar la propia superioridad”.

Este asunto de la colonización solamente puede ser asimilado por mentes que se sienten colonizadas, algo así como un profundo: “complejo de sentirse esclavo o haber sido utilizado como una prostituta mal pagada”, después de 500 años de emancipación, esto ya no se justifica. ¿Cuántos siglos más se sentirán las cadenas? Sin duda, este síndrome de sentirse colonizado sirve para justificar el propio fracaso.

A diferencia de Dussel para Zizek la “autocolonización” es la relación entre el universo del Capital con la forma del Estado-Nación, en nuestra era de capitalismo global, esta relación se da con: “el funcionamiento multinacional del Capital, que ya no se halla frente a la oposición estándar entre metrópolis y países colonizados. La empresa global rompe el cordón umbilical que la une a su nación materna y trata a su país de origen simplemente como otro territorio que debe ser colonizado… luego sigue la relación de colonización, en la cual el país colonizador subordina y explota (económica, política y culturalmente) al país colonizado. Como culminación de este proceso hallamos la paradoja de la colonización en la cual sólo hay colonias, no países colonizadores: el poder colonizador no proviene más del Estado-Nación, sino que surge directamente de las empresas globales”.

A la larga, no sólo terminaremos usando la ropa de una República Bananera, sino que todos viviremos en repúblicas bananeras, las nuevas multinacionales tienen hacia el pueblo francés o norteamericano exactamente la misma actitud que hacia el pueblo de México, Brasil o Taiwán.

A las transnacionales les conviene la conformación del Estado plurinacional, porque se puede “negociar” ventajosamente con naciones indígenas que con un Estado-nación. De esta manera, si se quiere referir a la descolonización mediante la constitución boliviana que divide a Bolivia en 36 naciones defendida por Dussel, se establecería una nueva especie de microcolonización de las naciones indígenas por causa de la tierra y los recursos naturales.

Después de este intento de de-struir el discurso dusseliano, como el mismo recomienda, como una forma de descomponer lo fundamental de lo que se quiere criticar. Me sorprende cómo se pretende honrar el bicentenario de la fundación de la República, cuando ésta ha muerto, gracias a ideas destructivas como las ideas de la filosofía de la descolonización dusseliana, que ahora representa la forma de pensar oficial y burocrática de este laboratorio, donde científicos sociales manipulan con ratones y festejan la destrucción de las ideas opuestas a las suyas.

_______________________

El Pensamiento Descolonizador

Ramón Rocha Monroy

Un elemento central del pensamiento descolonizador es el de sus orígenes. Walter Mignolo ha sido profesor de la Universidad de París, y hoy, de la Universidad de Duke. Él postula a Waman Puma de Ayala como el precursor del pensamiento descolonizador junto a Ottobah Cugoano, “el menos conocido de cuatro ex-esclavos (Egnatius Sancho, John Marrant y Loudah Equiano) que, en Inglaterra y en la Segunda mitad del siglo XVIII, lograron llegar a la página escrita”.

Cugoano habría llegado a Inglaterra hacia 1570 luego de haber sido esclavo de un tal Alexander Campbell en las plantaciones inglesas del Caribe. Había nacido en Ghana alrededor de 1557, capturado a sus trece años y vendido como esclavo a mercaderes europeos.

En su “Nueva Crónica y Buen Gobierno”, Waman Puma le dice al soberano español que sea rey del Tawantinsuyo, y que abandone las prácticas de Occidente para sumarse a una cultura más armónica, mejor organizada y superior. La última y extensa sección del “Buen Gobierno” está dedicada a la descripción de “los trabajos y los días” en el Tawantinsuyu. El ritmo de las estaciones, la convivencia en y con el mundo natural en la armonía del “buen vivir”, en contraste con lo que ocurría en Europa a principios del siglo XVII, bajo las duras condiciones de la acumulación primitiva de capital, que despreciaba la vida humana y consideraba desechables a indios y negros sometidos a las más duras condiciones de trabajo, despojados de sus tierras y testigos de cómo la antigua armonía con la naturaleza se convertía en explotación indiscriminada de sus recursos, y cómo sus hijos no conocerían más la sociedad de que habían disfrutado sus mayores.

Era bien cierto que la economía en Europa no contemplaba ni por chiste la armonía del vivir y el movimiento de las estaciones, sino que concentraban todos sus esfuerzos en el aumento de la producción (oro, plata, café, azúcar, etc), muriera quien muriera. Explotar los recursos naturales usando sin piedad los recursos humanos, y todo para acumular riquezas, tal era la filosofía de vida en Europa.

Según Mignolo, la teoría política de Waman Puma es producto del pensamiento fronterizo crítico, es decir, pensamiento descolonial. “La teoría política Waman Puma se contrapone a la teoría política europea; es una alternativa al régimen monárquico y capitalista-mercantil”, dice Mignolo. Ese modelo capitalista-mercantil triunfó no sólo en Europa sino en la mentalidad de los intelectuales de los países periféricos, que relegan el modelo del Tawantinsuyu como la utopía de “un indio desorientado e inculto.” Esta actitud frente a la obra descolonizadora de Waman Puma es un “caso ejemplar de la colonización del ser mediante la colonización del saber”, agrega Mignolo.

La organización del Ejecutivo emergente de la Nueva Constitución incluye una cartera de Descolonización que despierta la sorna y el desconcierto de los viejos intelectuales anclados en el pensamiento de Occidente. ¿A qué se refiere este tema? ¿Qué nuevo antojo es? ¿Tendrá fundamentos filosóficos?

El profesor Walter Mignolo (ver caosmosis.acracia.net) señala valiosos desarrollos del pensamiento descolonial, que tuvo su origen en la obra de Waman Puma, pero alcanzó notable desarrollo en la India, en otros países asiáticos y en África.

Lo indígena originario

La palabra indígena tiene un significado escueto: “nacido aquí”, no importa dónde ni la raza a la que uno pertenezca. El significado de la palabra originario se ha relativizado por obra del mestizaje. Ambas palabras generan desconcierto en quienes tenemos una identidad dudosa, pues a ratos somos españoles y a ratos indios, para no hablar de otras sangres que vinieron a sumarse a esta mezcla: un poco negros, un poco chinos, quizá un poco arios o eslavos o nórdicos…

Pienso que una buena forma, no sé si exacta pero útil, de superar el desconcierto es la de considerar las palabras indígena y originario en términos culturales, en términos de adhesión cultural. Así uno puede ser blanco, rubio y de ojos celestes pero al mismo tiempo cultor de una herencia intelectual y moral andina o amazónica. Esta adhesión es un acto de pertenencia que fabrica una identidad colectiva: nos sentimos orgullosos de pertenecer a una tradición andina y amazónica respetuosa de la naturaleza y del ser humano y queremos rescatar sus valores para convertirlos en nuestra filosofía de vida.

Esta es una actitud central de la descolonización del saber y del ser: interesarnos por los mitos, la historia, la técnica, los usos y costumbres de la civilización andina y amazónica, y hacerlos parte de nuestra concepción del mundo y de nuestra forma de vida.

Quizá entonces percibamos que, junto al prejuicio de clase, nos enturbia la visión el perjuicio de etnia, porque hay gente que se resiste a conocer sus raíces y prefiere ocultarlas en un gesto de bipolaridad o de esquizofrenia colectiva. Carlos Montenegro, otro valioso descolonizador del conocimiento de nuestra historia, fustigaba a esos “chulupis con tongo”, esos mestizos de la Rosca, vestidos a la última moda de París, que despreciaban lo nuestro y ejercían una “furiosa autodenigración”, atribuyendo todos nuestros males a nuestra herencia racial andina y amazónica.

Chulupis con tongo hay en todas las épocas: tienen miedo de verse a sí mismos en el espejo de la raza y reconocer en sus fisonomías rasgos ancestrales.

Es curioso comprobar la facilidad con que admiramos otras culturas y la represión íntima que sufrimos al tratar de valorar las nuestras. El propio Octavio Paz, con toda su lucidez y su falta de prejuicios, ha dedicado reflexiones extraordinarias a la cultura brahmánica expresadas en ensayos y poemas, que no tienen una reflexión paralela sobre las culturas mexicanas.

Franz Tamayo, de raíces indias, era un habitante del Olimpo, aunque formuló los lineamientos de la pedagogía nacional. Elizardo Pérez tenía fisonomía europea, pero su adhesión a la cultura aymara era cultural, y por tanto genuina; por eso pudo dejar su legado pedagógico en la Escuela Indigenal de Warisata. Fernando Díez de Medina dirigió la atención de los jóvenes hacia los mitos andinos, el mayor de sus méritos. En fin, Fausto Reinaga formuló las bases del Partido Indio de Bolivia, prefigurando una coyuntura política remota, que sólo hoy ha hecho eclosión, años después de la muerte de su ideólogo.

No hay que tomar la adhesión a estos temas en un sentido natural. No se trata de una adhesión étnica sino filosófica y cultural. Ese camino está abierto para todos y en ello finca su grandeza.

Publicar un comentario


5 comentarios :

  1. [url=http://buyaccutaneorderpillsonline.com/#15625]buy cheap accutane[/url] - cheap accutane , http://buyaccutaneorderpillsonline.com/#6921 accutane cost

    ResponderEliminar
  2. [url=http://buyaccutaneorderpillsonline.com/#10949]buy accutane online[/url] - cheap accutane , http://buyaccutaneorderpillsonline.com/#968 buy accutane online

    ResponderEliminar
  3. [url=http://buyonlinelasixone.com/#4666]order lasix[/url] - lasix cost , http://buyonlinelasixone.com/#10708 order lasix

    ResponderEliminar
  4. This clearly implies that borrowers who failed to make past payments soon enough or defaulted on payments
    or have arrears and CCJ s,Low Fee Payday Loan Fast get payday cash advances which too instantly pay day loans this article also
    describes a non-profit group called "mobile voter," which, "supplies a service for website visitors to register via cell-phone text messaging.
    My webpage :: pay day loans

    ResponderEliminar
  5. People from time and energy to time need just a little bit of cash
    to have via a hard time payday loans buying
    real estate with poor credit or no amounts down continues to be a possibility; you merely have to
    be a bit creative and appearance in the bigger picture.

    ResponderEliminar