lunes, 8 de junio de 2009

Tres Mujeres

5 opiniones
* Con este textito empezamos a hacer ejercicio de la Columna Sindical, "resucitada" vía decreto supremo por el Gobierno. El texto se publicó hoy lunes en La Prensa.
__________________________________________________________

El cotidiano es un desafío diario, un reto difícil de acompañar. Por estos días nos enteramos de una manga de desequilibrados que prefería reventarlo todo antes de ceder algo a los demás. Al mismo tiempo tenemos el ojo en el reloj para ver si llegamos a diciembre con padrón biométrico. Antes humillaron a indígenas y ahora golpean y amenazan con golpear a opositores. Y en el medio de todo este quilombo te topas con tres señoras, tres viejas que aguantaron 30 días de ayuno reclamando por información sobre sus familiares, desaparecidos durante las dictaduras militares. ¿Alguien les dio la hora siquiera? El terrorismo es un tema jodido y lo del biométrico es una irresponsabilidad de todo el campo político; pero la indiferencia con Olga Flores Bedregal, Martha Montiel y Hortencia Gutierrez basurea, duele.


Foto propia.

Si confirmamos que Branco Marinkovic, Rubén Costas y toda esa tropa de locos patrocinaban una banda de terroristas, que les caiga todo el peso de la justicia (y un poquito más si se puede), por traidores, por malparidos. El Gobierno, parece, va camino a neutralizar al bloque más peligroso de oposición que tuvo en estos tres años y monedas.

Cambio de escenario. Evo prometió nuevo padrón pero la anterior semana sus diputados ya aprobaron que en diciembre podremos votar con el antiguo. ¿Qué pasó? La oposición no se tragó sus derrotas y convirtió al biométrico en razón de patria. El MAS metió un proyecto de ley inaceptable, con filtro a su favor en las circunscripciones indígenas (El CONAMAQ y la CIDOB debían acreditar a los candidatos); se mandó un par de jugadas torpes en el Congreso y acabó aceptando el capricho más caro del último tiempo. 44 millones de dólares nos saldrá el chistecito. Y ahora, cuando esa exigencia loca está obligando a la Corte Electoral a hacer malabares, salen con la idea de volver al viejo y maltratado padrón. Volvemos a lo mismo. ¿Sesión congresal de una semana nuevamente? Este problema se lo inventaron solitos el oficialismo y la oposición. No da ni para disgustarse, es lo que hay.

Y en medio de tanto ruido asomó la huelga de las señoras. Un mes ayunaron por una causa que supo ser bandera de la administración de Evo. No les dieron ni la hora, toditos miraron al costado. ¿No se acuerdan que el Presidente pidió un minuto de silencio para los desaparecidos cuando fue posesionado? ¿Y ahora? Dijo que no hay nada que desclasificar y pare de contar. Uno de sus ministros se inventó una resolución para acceder a los archivos y al primer intento de un par de familiares de las víctimas nadie les abrió la puerta. Puede haber terrorismo, montaje, elecciones, padrón viejo, biométrico, biológico, lo que sea. En medio de todo eso aparecieron tres mujeres con una causa infinitamente más grande, una causa que interpeló, y fuerte, uno de los pilares del discurso del Gobierno. No lo supieron atender.


Publicar un comentario

viernes, 5 de junio de 2009

25 de mayo, 200 años después

3 opiniones
Y nos fuimos nomás, alistamos el bolso y encaramos para Sucre. En realidad a Potosí porque para la capital ya estaban reservadas hasta las carretas (por aire sólo se podía llegar en catapulta). Con el Paz (el amigo del Observatorio del Racismo) salimos a las ocho de la noche de La Paz y llegamos a Sucre (taxi de por medio) a las nueve de la mañana. ¿Descanso? Ni en pedo, media hora después estábamos en la inauguración del seminario "Racismo, Discriminación y Derechos Humanos en la Bolivia de Ayer y Hoy". Uno de los eventos que empalmaba el 24 de mayo de 2008 con el 25 de mayo de 2009. Sucre vivió intensamente su bicentenario, el Gobierno alistó su agenda paralela y para colmo la Alcaldía y la Prefectura se pelearon en la organización. Había actos y desfiles (mamita, como les gusta desfilar en esa ciudad) en todas partes y, en especial, un evento que había llamado la atención de todos en los días previos: la marcha de desagravio de los campesinos. De esa mañana, en la que cruzamos Sucre de cerro a cerro (creo), quedó está crónica y un videito.


video
Plaza 25 de mayo, los aplaudieron de verdad. El video es un caos, filmado desde mi celular.


La marcha del desagravio, crónica

Publicado originalmente en La Prensa (25/05/09)

Sucre festeja hoy el bicentenario de su grito libertario tratando de cerrar las heridas abiertas con los indígenas humillados el 24 de mayo de 2008. Ayer, los campesinos ingresaron en la plaza principal y fueron aplaudidos por la población y sus autoridades. Hoy se realizarán actos conmemorativos organizados por el Gobierno, la Prefectura de Chuquisaca y el gobierno municipal sucrense. Cada uno por su lado.


Ángel Vallejos Ramos es el alcalde del municipio de Mojocoya, provincia Zudáñez, y fue uno de los campesinos que el 24 de mayo de 2008 fueron obligados a besar suelo sucrense por activistas del Comité Interinstitucional y estudiantes de la Universidad Mayor Real y Pontificia de San Francisco Xavier. Aquella jornada, recuerda, tuvo que desearle la muerte a Evo Morales y vivar a “la capital” enfrente de la Casa de la Libertad.


Ayer, un año después, volvió a pasar frente a la fachada del inmueble donde se firmó el Acta de Independencia de Bolivia en 1825. Sin embargo, esta vez no entró en la plaza 25 de mayo como un rehén —“la ciudad está distinta”—, lo hizo acompañado de alrededor de 10.000 manifestantes que fueron recibidos con aplausos y expresiones de cariño de la multitud que se concentró en los alrededores para saludar a los marchistas.

La concentración en la plaza Tomás Katari. ¿Lo ven al Eduardo jugando a ser fotógrafo? Foto propia.

La columna estaba encabezada por el secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Isaac Ávalos, y la máxima dirigente de la Confederación de Mujeres Campesinas de Bolivia Bartolina Sisa (CNMCB-BS), Leonilda Zurita. El acto de desagravio, como lo denominaron los protagonistas, inició en El Abra, al pie de uno de los cerros que rodean la capital. Desde las ocho de la mañana se dieron cita organizaciones de casi todos los departamentos del país, sólo faltaron delegaciones de Pando y Beni.

A la misma hora, a varias cuadras de distancia, en el centro de la ciudad, las bandas escolares sucrenses atravesaban la calle España para llegar a la plaza principal. La víspera, los colegios también habían hecho el mismo recorrido. A las diez y media la Policía hizo un cordón en las cuatro esquinas de la 25 de mayo. Quince minutos después ingresó la marcha campesina y empezaron los aplausos, en el mismo lugar donde un año antes había ocurrido un capítulo que ocasionó que el Gobierno decretara que el 24 de mayo sea recordado en adelante como el Día contra la Discriminación Racial en todo el territorio nacional.

Las consignas entonadas por los manifestantes estuvieron relacionadas fundamentalmente con el rechazo al racismo y con los pedidos de justicia por la vejación acontecida un año antes. El alcalde Vallejos es uno de los principales impulsores de la denuncia interpuesta contra los autores del hecho. El proceso se ventila en el Ministerio Público, que tiene una lista preliminar de autores de los hechos.

Frente a la Casa de la Libertad se encontraban las autoridades de la región. La Prefecta de Chuquisaca, Savina Cuéllar; a su derecha, la alcaldesa Aydeé Nava con todo el Concejo Municipal e incluso la Miss Bolivia 2009, sucrense. La máxima autoridad departamental y la edil coincidieron en que se debe “superar la división y reconciliar a la población chuquisaqueña”. Realizaron las declaraciones al tiempo que Leonilda Zurita pasaba frente a ellas y la banda de la Policía Nacional ensayaba marchas para acompañar el paso de los marchistas.

Cuéllar se animó a saludar a algunas de las marchistas que pertenecían a las “Bartolinas” de Chuquisaca, organización campesina de la que fue dirigente por casi 15 años, la expulsaron después de abandonar la línea oficialista. En toda la movilización casi no hubo banderas del Movimiento Al Socialismo, se contaron a lo sumo cinco de ellas y anudadas con wiphalas. El dirigente de la Federación de Campesinos de Chuquisaca, Esteban Urquizo, explicó posteriormente que se tomó esa decisión “por tratarse de un acto de desagravio”, además indicó que no se buscaba provocar a la población sucrense politizando la movilización.

Foto propia. El mojón contra el racismo. En la 25 de mayo sigue el autonómico.

La marcha concluyó hacia el mediodía en la plaza Tomás Katari, en el otro extremo de la ciudad, donde Ávalos, Zurita y Urquizo hicieron uso de la palabra. Un mojón contra el racismo fue plantado en el lugar. La escultura en madera fue calificada por Ávalos como “un testimonio para que no se vuelva a repetir el 24 de mayo de 2008”. Varias de las agrupaciones presentes, finalizado el acto, se dirigieron a los buses que las trasladarían a la localidad de El Villar, donde hoy el Gobierno celebrará el “Bicentenario de los Pueblos”, tal como indica el programa oficial que distribuyeron a los medios. Participaron en toda la manifestación las Federaciones de Campesinos de siete departamentos, la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, las “Bartolinas” y personal del Instituto de Terapia e Investigación para Víctimas de la Violencia y Tortura Estatal (ITEI).

Comentarios finales: Más bien que fui a cubrir la marcha campesina con lentes oscuros porque, la verdad, una lagrimita se me salió al ver la magnitud de los aplausos en la plaza 25 de mayo. ¿De las autoridades? No, de la gente. Lo del año pasado me había basureado mucho y ese día constaté que no estábamos condenados a la mezquindad y que los hijos de puta habían sido otros. Castigaron feo a la ciudad por lo que pasó el año pasado, de hecho hay un decreto supremo que se encargará de recordarlo anualmente, por lo menos hasta que lo deroguen. ¿Cerró un capítulo? No sé, habrá que preguntarles a ellos. Lo que sí me queda claro es que desequilibrados tenemos en todas partes y son ellos los que aprovecharon un momento de sensibilidad regional para manosear a la gente y mandarse una de las historias más nefastas del último tiempo. Que se vayan a la mierda, yo me quedo con los aplausos de esa mañana. Ir a Sucre me hizo bien, en el fondo yo también me reconcilié con la ciudad.


Aprovecho para compartir una más, la del viaje a El Villar.

El bicentenario de los pueblos

inédita (25/05/09)

El presidente de la República, Evo Morales, acompañado de la segunda autoridad del país, Álvaro García Linera, el Consejo de Ministros, los movimientos sociales y diplomáticos de varios países festejó el “Bicentenario de los Pueblos” en la localidad de El Villar, reiterando que el proceso de cambio que atraviesa el país es “irreversible”. El Mandatario indicó que Latinoamérica va camino a su segunda independencia. En Sucre, la institucionalidad desfiló celebrando los 200 años de su levantamiento contra la corona española.

El Villar es una población ubicada a 235 kilómetros de la ciudad de Sucre, en la provincia Zudáñez, a más de cuatro horas por las peripecias del camino. Hasta ahí llegaron más de cinco mil personas incluyendo a toda la cúpula del Gobierno.

La actividad se inició alrededor de las once de la mañana con la entonación del himno nacional. El punto central del homenaje al Bicentenario del alzamiento chuquisaqueño fue la intervención de la primera autoridad de la nación. Morales afirmó que la historia olvidó a los indígenas y su participación en la gesta libertadora entre 1809 y 1825. “Este es un homenaje a nuestros antepasados, a los mártires de nuestra liberación (…) Esta es la demostración de que Bicentenario no lo celebra la élite sino el pueblo”.

El Presidente indicó que el proceso de cambio que atraviesa Bolivia y Latinoamérica representa una segunda y definitiva lucha emancipatoria. “No estamos solos ni a nivel nacional ni a nivel internacional. Los pueblos luchan ahora democráticamente para la segunda liberación de América, una segunda liberación para toda la vida”.

El Villar fue una de las republiquetas de resistencia a los embates de las fuerzas realistas que condujo Juana Azurduy, “la capitana de América”, en compañía de su esposo, Manuel Ascencio Padilla. Es recordado por ser una de las trincheras de la lucha independentista que más gestas heroicas y capítulos victoriosos aportó a la causa. Ahora es una población con grandes campos verdes, donde precisamente se instalaron las enormes tarimas desde donde se realizaron los discursos. En el fondo, detrás de las autoridades, se pudo observar un mural con las figuras de los protomártires de la República.

El embajador argentino, Horacio Macedo, en su discurso elevó la figura de Azurduy a liberadora del Continente y recordó que también participó en batallas que influyeron en la liberación de su país. Él -al igual que Morales, el Vicepresidente, los ministros y demás personalidades- llevaba puesto un poncho de Tarabuco, regalo que las autoridades de ese municipio entregaron a todos los que estuvieron en las tarimas.

García Linera realizó una intervención en la que ensayó una lectura histórica de la independencia de Bolivia resaltando el papel de las poblaciones originarias. Afirmó que su participación en este momento también es “decisiva” para “consolidar la liberación de los pueblos”. Cerró su intervención resaltando la unidad de Bolivia.

Cerca a las 14.30 la mayoría de las autoridades abandonó la población en dos helicópteros. El resto de los ministros, los parlamentarios oficialistas, y algunos medios de comunicación se fueron en vehículos (varios oficiales). Los movimientos sociales permanecieron en el lugar contemplando el desfile y los grupos musicales que participaron, entre ellos Tupay y la cantautora Jenny Cárdenas. Buses los aguardaban para iniciar el retorno.

Mientras, en Sucre, se realizó el tradicional desfile de la institucionalidad capitalina. Participó la Prefecta, Savina Cuéllar, la alcaldesa, Aidé Nava, el Concejo Municipal e incluso el Comité Interinstitucional. El desfile duró alrededor de seis horas y fue acompañado masivamente por la población sucrense. Cuando pasaron todas las organizaciones vivas del departamento ingresaron las Fuerzas Armadas desfilando como en una parada militar.

En la celebración se pudo escuchar varias veces exclamaciones por la capitalía plena y glorias a “los mártires de La Calancha”. Es el tercer día de desfiles ya que el sábado pasaron las escuelas, colegios y establecimientos nocturnos. Ayer fue el turno de universidades, institutos y técnicos superiores.


Publicar un Comentario