martes, 13 de enero de 2009

25 de enero

Abrimos mal el post. ¿Vieron este spot en TV?

video
La calidad es baja porque lo grabé de mi celular

¿El recurso es un desastre verdad? (el mensaje digo, no la calidad del video)

CONSIGNA
Un amigo me contó recién que parece que la cosa es de manual, porque en Ecuador la historia fue la misma semanas antes de que aprobaron su flamante texto constitucional. Aborto, tarjeta roja para dios, matrimonios homosexuales fueron las armas de la oposición. Yo le dije que estaba difícil, ante una Constitución de 411 artículos, no caer en la consigna en la campaña, no sólo para la oposicicón, para ambos frentes.
Pero, ojo, lo que pasa en la campaña es una cosa y los factores que juegan en el voto, la carga subjetiva que nos impulsa a marcar en una de las casillas es otra.

CONVICCIÓN
En octubre cuando la marcha de los movimientos sociales se acercaba para lograr la convocatoria a los referendos constitucionales vi a varios medios de comunicación entrevistando a los campesinos. A una amiga, que venía con la marcha, le cayó muy mal como abordaban los periodistas (tele, obvio) a los marchistas, buscando exhibir su desconocimiento de la nueva Constitución.

¿Tengo que conocer los 411 artículos de la nueva Constitución para que le des certificado de autenticidad a mi voto? ¿Y por casa cómo andamos, te los sabes? La elección consciente de una opción no pasa únicamente por esa ruta, el entendimiento del texto constitucional no es camino de una sola vía, el entendimiento no es un proceso unívoco. Y en ese sentido el texto constitucional que irá a consulta el 25 de enero es la versión impresa de una tonelada de experiencias, lleva una carga simbólica que difícilmente se podrá condensar en una enciclopedia. Es decir, no dominas el resumen ejecutivo vuelto libro de bolsillo, pero la historia la conoces porque ya la caminaste. Un proceso constituyente se lo vive, se lo recrea y retroalimenta. Los constitucionalistas y los "analistas" están en el último lugar de la fila.

No me quiero hacer el boludo, en 411 artículos existen elementos con los que no comulgo, elementos que destaco y otros que definitivamente no conozco o no he dimensionado correctamente. Y así pasa con todo el mundo (sí, con vos también). A lo que me voy es que un voto no es más ni menos consciente, auténtico o sincero por la cantidad de capítulos que te sepas de la carta magna. Por eso creo que no es un voto consigna, esa es la trascendencia de ir a las urnas el 25 de enero. El significado del texto que votaremos es distinto entre nosotros, tenemos historias distintas con el librito. ENTENDEMOS el librito de otra manera, desde otros enfoques, con otras manos, pero ENTENDEMOS.

¿Consigna o convicción? Esta no la respondo.

2 comentarios :

  1. Muy de acuerdo, es muy poca la gente que se ha tomado la molestia de leer el texto, aunque sea para decir que lo hicieron.

    Pienso que esta votación como las anteriores lleva la carga política del oficialismo vs oposición, es decir, más allá de decidir por el SI o por el NO está la de "A favor o en contra" del Oficialismo, la objetividad de lo que representa la constitución pasa a otro plano, y nuevamente se traza la línea para ver quienes están de un lado y quienes del otro, a ver cual es mayoria y punto.

    No debería sorprendernos, esta constitución nació mal, con demasiada sangre derramada, a empellones y cuasi clandestina, unos atropellando y los otros estorbando.

    Después cual va a ser la razón del próximo referendo?, porque van a haber más de seguro.

    Voyager.

    ResponderEliminar
  2. Voyager: Es distinto leer que entender, el voto por el Sí vino de una multiplicidad de motivaciones. Obviamente eso no quita que la pugna oficialismo - oposiciòn esté presente.
    Está constitución no nació mal, nació difícil, nació con un montón de cosas que no debieron pasar, pero nació. Eso no significa que esté satisfecho con todo lo que pasó, pero si estoy satisfecho con la Constitución.

    ResponderEliminar