viernes, 23 de enero de 2009

El domingo lo ganamos

13 opiniones
Ganamos porque lo ganamos, porque ya nos lo ganamos hace rato. Nos lo ganamos remando.

La venimos remando hace unos buenos años y este fin de semana nos jugamos la mano. El librito de 411 artículos, diez disposiciones transitorias, una disposición abrogatoria* y una disposición final que vamos a votar el domingo es la materialización de nuestro proceso constituyente, es la conclusión. A partir de allí viene otro partido, la etapa constitutiva del proceso, cuando comenzamos a delinear el nuevo país, que no es más que seguir viviendo el cambio que llevamos dentro.

hito

Votaré por el sí con toda la convicción del caso. Porque veo en el texto constitucional proyectos que van más allá de los impasses de la cuota étnica o las 36 nacionalidades reconocidas. Veo un proyecto de Estado finalmente, cuando no falta nada para que cumplamos doscientos años de existencia. Veo a la segunda República radicalmente distinta a la primera que nunca llegó a ser ni a determinarse por lo menos.

Yo no compro ese paquete de la ciudadanía diferenciada que tanto quiere vender Víctor Hugo Cárdenas. ¿Dónde dice eso? Podemos tener reparos respecto al sistema de representatividad plurinacional pero tampoco es para que hablemos de ciudadanos de primera y de segunda. Una de las primeras impresiones que me vinieron cuando escuché hablar a algunos de este problema de la diferenciación es que estamos completamente habituados a la invisibilización de los esquemas de vida que están más allá de nuestra nariz. Y este texto constitucional desinvisibiliza prácticas y saberes, no los inventa, ni siquiera los jerarquiza, solamente los expone. Y eso escandalizó a más de uno. El texto constitucional es una propuesta que no tiende a homogeneizar a los ciudadanos, no está hecha para uniformizar.

¿Y de los derechos qué dicen? Si hasta los convenios internacionales serán elevados a rango de ley (art. 410 - previo examen de constitucionalidad). Y dentro de esos convenios está la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA). El texto constitucional ha enriquecido derechos de primera generación; ha constitucionalizado derechos de segunda generación como los derechos colectivos de los pueblos indígenas reconocidos también por la ONU y ha incorporado los derechos de tercera generación reconocidos como derechos socialistas.
¿Sabían que la Constitución plantea la autogestión como una forma de recuperar el trabajo para los trabajadores?
Artículo 54 - Punto II
Las Trabajadoras y los trabajadores, en defensa de sus fuentes de trabajo y en resguardo del interés social podrán, de acuerdo con la ley, reactivar y reorganizar empresas en proceso de quiebra, concurso o liquidación, cerradas o abandonadas de forma injustificada, y conformarán empresas comunitarias o sociales. El Estado podrá coadyuvar a la acción de las trabajadoras y los trabajadores.
El 25 de enero Bolivia no va a modernizarse porque habrá decidido como tal dejar de tratar de constituirse en un Estado Moderno, será un Estado plurinacional, democrático, libre y con autonomías (entre otras atribuciones). El desafío que viene ahora es la siguiente etapa, cuando tengamos en vigencia el nuevo ordenamiento constitucional y comience la etapa constitutiva.

Evo ya anunció que se necesitarán al menos cien leyes para poner en circulación nuestra nueva Constitución. Allí podrán aclararse muchas dudas, pulirse muchas impresiciones, limitar varias figuras (si gusta puede leer aquí control social o justicia comunitaria) y así continuar encontrándonos.

Que siga la aventura, yo voto por el sí.


* Disposición abrogatoria. Queda abrogada la Constituciòn Polìtica del Estado de 1967 y sus reformas posteriores. ¡Vamos Carajo!

viernes, 16 de enero de 2009

Y llegaron los 25

2 opiniones

Y bueno, tenían que llegar un día. Hace diez años estaba por cumplir quince y me queda claro, como dijo Calamaro, que soy distinto de aquel pero casi igual.
Cumplir un cuarto de siglo merece la celebración, nos vemos el sábado.
Cualquier consulta por mail (que sofisticado).
miranda.ivanbor@gmail.com
boris

martes, 13 de enero de 2009

25 de enero

2 opiniones
Abrimos mal el post. ¿Vieron este spot en TV?


La calidad es baja porque lo grabé de mi celular

¿El recurso es un desastre verdad? (el mensaje digo, no la calidad del video)

CONSIGNA
Un amigo me contó recién que parece que la cosa es de manual, porque en Ecuador la historia fue la misma semanas antes de que aprobaron su flamante texto constitucional. Aborto, tarjeta roja para dios, matrimonios homosexuales fueron las armas de la oposición. Yo le dije que estaba difícil, ante una Constitución de 411 artículos, no caer en la consigna en la campaña, no sólo para la oposicicón, para ambos frentes.
Pero, ojo, lo que pasa en la campaña es una cosa y los factores que juegan en el voto, la carga subjetiva que nos impulsa a marcar en una de las casillas es otra.

CONVICCIÓN
En octubre cuando la marcha de los movimientos sociales se acercaba para lograr la convocatoria a los referendos constitucionales vi a varios medios de comunicación entrevistando a los campesinos. A una amiga, que venía con la marcha, le cayó muy mal como abordaban los periodistas (tele, obvio) a los marchistas, buscando exhibir su desconocimiento de la nueva Constitución.

¿Tengo que conocer los 411 artículos de la nueva Constitución para que le des certificado de autenticidad a mi voto? ¿Y por casa cómo andamos, te los sabes? La elección consciente de una opción no pasa únicamente por esa ruta, el entendimiento del texto constitucional no es camino de una sola vía, el entendimiento no es un proceso unívoco. Y en ese sentido el texto constitucional que irá a consulta el 25 de enero es la versión impresa de una tonelada de experiencias, lleva una carga simbólica que difícilmente se podrá condensar en una enciclopedia. Es decir, no dominas el resumen ejecutivo vuelto libro de bolsillo, pero la historia la conoces porque ya la caminaste. Un proceso constituyente se lo vive, se lo recrea y retroalimenta. Los constitucionalistas y los "analistas" están en el último lugar de la fila.

No me quiero hacer el boludo, en 411 artículos existen elementos con los que no comulgo, elementos que destaco y otros que definitivamente no conozco o no he dimensionado correctamente. Y así pasa con todo el mundo (sí, con vos también). A lo que me voy es que un voto no es más ni menos consciente, auténtico o sincero por la cantidad de capítulos que te sepas de la carta magna. Por eso creo que no es un voto consigna, esa es la trascendencia de ir a las urnas el 25 de enero. El significado del texto que votaremos es distinto entre nosotros, tenemos historias distintas con el librito. ENTENDEMOS el librito de otra manera, desde otros enfoques, con otras manos, pero ENTENDEMOS.

¿Consigna o convicción? Esta no la respondo.