domingo, 20 de julio de 2008

Un año sin el negro

A mi me vienen a decir esto
(acerca de dibujar en la camiseta)
y mi primer impulso fue decir
¿Cuánto tengo que pagar yo para hacer el
dibujo para la camiseta de Central?
Negro

Yo en Rosario soy de Central. No porque Raldes haya jugado allí recientemente, ni por Kempes, Aldo Poy o el Kily Gonzales (además, Diego jugó en Newells). Yo soy hincha de Central por el Negro, (no, el Negro Ibarra nunca jugó allá), por el Negro Fontanarrosa. Roberto Fontanarrosa.

Este post está resultando particularmente difícil por la abrumadora cantidad de cosas que considero imprescindibles para componerlo. ¿Coloco la portada del Todo Boogie o del 20 años con Inodoro Pereyra? A mi me gusta un poquito más Boogie, pero Mendieta me parece un personaje de otro planeta, superior a cualquier otro. Esos dos tomos grandotes son piezas imprescindibles, de colección, punto de retorno obligado, terapia de salvación en noches de insomnio, algo para heredárselo a los nietos, etc.
el homenaje de otro genio, este de Liniers (clickeá y agrandalo)

Primero y principal no tiene que ser un libro gordo. Un libro gordo me parece un abuso de confianza del autor hacia mi tiempo. Es como si aparece alguien y me dice: ‘Quisiera hablar con vos, tenés dos semanas libres...’. ¿Cuál es el lazo de confianza que me une a ese escritor para que durante dos meses yo me vaya a la cama con él y su libro?

El canaya, hincha de central dibujado por el Negro. Esta camiseta, aunque no la haya usado ningún jugador, ya es todo un documento

Que tipo para leerlo además, uno puede pasar horas. ¿Leyeron las crónicas futbuleras de Doña Rosa? Gracias a ella aprendí incluso qué significa una tendinitis rotuliana. De política internacional, semiótica o fútbol. Con la sapiencia de todo un ilustrado y con la soltura propia de un atorrante. Creo que esa es la mejor definición para él. Fontanarrosa es un atorrante ilustrado (obviamente yo no inventé esa definición).

Creo que las personas necesitamos espejos y unos de los mios es él. Con ser un poquito atorrante, un poquito ilustrado y un poquito Fontanarrosa me alcanza para toda la vida.

(...) la fuerza, está en la letra t. Analicémoslo —anoten las maestras—: está en la letra t, puesto que no es lo mismo decir zonzo que decir peloTudo.


Dibuje maestro

3 comentarios :

  1. Maestro, qué lindo post... ya te enlacé en pluriarquía... un abrazo, qué capo el negro, qué maestro. Realmente, se debe volver a él siempre... siempre que estemos "mal, pero acostumbraus".
    Que lo parió!!!!

    ResponderEliminar
  2. Mi querido Boris, no te sabía canalla... La lepra es un poco más contagiosa... Pero bue...

    En todo caso (y a lo que importa), para conmemorar el año de ausencia del maestro Negrazo, tu post está de lujo...

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. marco: Hermano, yo también te puse en mi feevy de seguimientos, reciprocidad manda como ya te dije en tu casa. Está bastante buena la idea de los mini posts para dinamizar el blog frecuentemente.
    No te enloquesá querido, porque el mundo ha vivido equivocado.
    un abrazo

    ego ipse: Yo, xeneize.
    Aunque coincidirás conmigo que Rosario y Argentina son historia distinta y mucho más en fútbol. Allí canaya, por el Negro y a pesar de que Maradona y Orteguita se contagiaron de la lepra.
    La lepra se cura.
    un abrazo

    ResponderEliminar