lunes, 9 de junio de 2008

El Semanario que tuve

“Me siento obligado a entender que esta baja es, como dice el ururguayo, otro absurdo previsible”. Es lo que le escribía a Claudia después de que ella, directora de El Semanario, me confirmó que ya fuimos.

Yo me sentía parte de ese equipo, aunque mi participación se limitó siempre a 2700 caracteres con espacios cada quince días, yo lo sentía a ese periódico un poquito propio. Fueron valientes los compañeros de El Semanario en darle un espacio regular a un tipo como yo, joven, desconocido y de pluma calentona. Con eso y todo estuve en el primer número, hasta por casualidad se podría decir, y también en el último, horrible privilegio.

No se me ocurrió nada mejor hacer este testimonio hoy, un día lunes. Porque eran justamente los lunes cuando indefectiblemente a media tarde agarraba por El Prado, me metía al edif. 16 de Julio y recogía mi periódico, cada semana. Yo lo iba a recoger, porque cuando me dijeron que podían mandarlo a mi oficina les dije, mirando al piso, que no se preocupen, que estaba cerca. Oficina no tengo y esa vez la vergûenza le ganó a la honestidad.

la cámara del teléfono es pésima pero sirve para el recuerdo

Ya fue, fue lindo experimentar con tener una columna. Es distinto escribir con limitaciones de espacio, pensando en que la publicación será dentro de varios días después, que estarás al lado de otras ideas notables, que te imprimen, algo a lo que me habia deshabituado en estos años. Queda agradecerle a Claudia Benavente, a Hernán Argandoña, a Rafael Sagárnaga, a Gonzalo Jordán, con ellos me relacioné en estos 20 números. También por ser parte de este proyecto que, insisto, sentía un poquito mio, le agradezco a Ricardo Bajo, Ramón Rocha Monroy, Richard Sánchez, Julieta Paredes, al Papirri, a Chanel Colque, Oscar Vega, Marcelo Paredes, Maria Rene Barrientos, a la mano anónima que realizaba ese excelente espacio “El Obturador”, entre muchos otros. Ellos hacían, con su notable trabajo, que me sienta orgulloso de estar ahí, en El Semanario. Ya nos vemos.

Primera vez que lo logro sin recortar. 2044 caraceteres con espacios hasta aquí.

7 comentarios :

  1. No conocía esa faceta tuya hermano. Una lágrima el que haya terminado una etapa más en tu vida. Sin embargo si te sirve como cunsuelo podría darte unas palabras de aliento: "No es para tanto, además en este blog tienes más espacio que en esa columna" (entenderas que no soy el mejor alentador del mundo).

    Adelante mi hermano. Que experiencia el compartir un espacio con tantos grandes a solo unas letras de distancia.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. No conocía esa faceta tuya hermano. Una lágrima el que haya terminado una etapa más en tu vida. Sin embargo si te sirve como cunsuelo podría darte unas palabras de aliento: "No es para tanto, además en este blog tienes más espacio que en esa columna" (entenderas que no soy el mejor alentador del mundo).

    Adelante mi hermano. Que experiencia el compartir un espacio con tantos grandes a solo unas letras de distancia.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Alexis: Che, soy un llorón ¿no? Jajajajajaja. Entiendo que no eres el mejor alentador del mundo pero en este caso puntual fuiste el único y eso vale. Si fue linda experiencia, ya veremos si en el futuro se repite.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El Alexis no fue el único. La anterior semana me desayuné la noticia. Me da pena, mucha pena. Dos compañeros imprescindibles son "El Semanario" y una maestra. (El Richard, vos, la Claudia). Pero no podía quebrar la norma médica respondiéndote sólo a vos, me quedé con la respuesta en los dedos y la pena en la garganta.

    Yo si cumplí, no comenté, guardando reposo. Tú no: no nos vimos. Que sepas: si hay algo que no le perdono a la gente que quiero es que no me quiera.

    ¿Quién es la llorona ahora?

    ResponderEliminar
  5. Noo, querida, pará, que así no son las cosas.
    Querer es pa que lo quieran y es esa la única moneda con la que puedo pagar autenticamente. Llegaste el único fin de semana imposible para mí, no es más. Días antes o después no tenía líos pero ese fin de semana no había caso. Igual esos dos días me quedé con la garganta atravesada por vos.
    Que banda de tristones que armamos.
    Abrazos fuertes.

    ResponderEliminar
  6. The video was made by Americans for Limited Government payday loans online i am
    not only a parent myself, so i have not given
    an allowance.

    ResponderEliminar
  7. Sometimes we think of it as--well, it's mostly radio DJ's who
    refer to it as--"Sacratomato faxless payday loans why would you permit yourself to become weighed down with needs that require minor funds to satisfy.

    ResponderEliminar