jueves, 1 de mayo de 2008

Días de Mayo

No hay evidencia de que las relaciones sociales se han modificado en esta ‘era’ (de la información). Este espacio sostiene que el trabajo sigue siendo lo primordial.

¿Qué ganan los trabajadores con esto?

Así apuntaba hace unos cuantos meses cuando lanzaba al ruedo a mi blog y siento que bien vale la pena recordar la idea por estos días. Sólo que en aquellos días establecía una postura frente a las lecturas en torno a la era de la información como una posibilidad para eliminar las asimetrías sociales. Ahora toca un vistazo al rol del trabajo a la hora de producir valor y como este mismo determina las relaciones de subalternización de la sociedad. Reflexionar donde queda el trabajo en nuestro conflicto político. Parece que no tuviera cabida en nuestro conflicto, aparente, regional ¿verdad? En algún lado quieren que así parezca, vamos a ver. Justo entre el primero de mayo, el día de los trabajadores, y el cuatro, día del referéndum.

Dijeron que el afterparty del voto es la negociación con el centralismo. Entonces, el día cuatro ¿se vota por la Autonomía o por los Estatutos Autonómicos? El juego político, en gran parte responsabilidad cívico/prefectural, ha establecido esta ambigüedad. Por eso yo les creo a varios que van a ir a votar el domingo, a varios, no a todos. Puede que este proceso represente una vergüenza continental, que venga de la mano de gente que prefiere reventarlo todo antes que perder unas hectáreas y puede que manosee nuestro voto, la figura más acabada de nuestra voluntad ciudadana. Con eso y todo yo les creo a muchos que van a votar por el SI. Yo no soy quien para cuestionar cuan fieles son las generaciones a su época, qué tal si la cabeza te dice algo pero tu subjetividad te manda a otra cosa. Es bravo meterse con la voluntad de la gente y más en este caso. De todas formas esa ambigüedad por la que apostaron es una carta abierta para que la bandera autonómica sea reapropiada por la gente y así resignificada de acuerdo a sus necesidades.

Vamos más allá, por el lado de Autonomía como alternativa al centralismo. De aquí se desprende otro debate importante, la visión de construcción estatal que sostenemos. Yo no creo que la sola aplicación de modelos participativos más o menos democráticos venga a resolver las principales contradicciones del país. Y yo no digo que estén mal pero, al igual que la autonomía que se vislumbra, se desenvuelven en un marco donde no transformas relaciones de poder, en el mejor de los casos se realiza un traslado exitoso. ¿Relaciones de poder? Eso pasa por los roles que devienen del trabajo, no veo por donde más pueda pasar. El cuatro de mayo modificará la correlación de fuerzas dentro del campo político, puede ser, pero de eso no vive la gente. Las modernizaciones al Estado, hasta la fecha, no han alterado los sistemas de distribución/exclusión. No la han alterado porque vienen de afuera, vienen de arriba, rimbombantes, con todo el ruido de la visión tecnocrática. Esos estatutos tienen menos calle que Venecia.

¿Cuándo se ha revolucionado algo desde arriba? NUNCA, antes de cualquier discontinuidad política en la historia todo el subsuelo político ya estaba en llamas, ya todo había cambiado sin importar que algún tipo llegue al poder. Nuestro proceso constituyente, no hablo de la Asamblea, debe seguir con o sin cuatro de mayo. Corrimos el riesgo al embarcarnos en este proceso que a gritos pide continuidad y corresponde jugarse por él. Qué ganan los subalternos votando por los Estatutos, que dan vía libre a la libre contratación, a la explotación y al latifundio. Más temprano que tarde veremos como nadie podrá encontrarse en esos Estatutos pero sí deberán reflejarse en nuestro proceso constituyente. Proceso constituyente que deberá incluir las autonomías de la gente. Las pertenencias regionales, al igual que las lealtades generacionales, están bien, muy bien, pero la reproducción de la vida y la producción son las que establecen como viene la mano en este planeta. La autonomía es de los trabajadores, de los subalternos que están postergados en Santa Cruz como en La Paz. Nuestros problemas tienen harto de regional pero en el fondo la contradicción vuelve a ser la más fundamental, élites que se oponen a la irrupción de los subalternos. Hoy es el día de ellos y mañana también.


Yo estuve ahí, Plaza de la Revolución, 1º de Mayo del 2003.
Y estoy orgulloso de haber estado.

4 comentarios :

  1. Me saco el sombrero. Por qué (y aunque me digas luego que me pasé con las flores) eres un maestro de la palabra. No dejas de enseñarme/recordarme cosas. Gracias.

    Efectivamente, querido amigo, no debemos bajar el ojo a nuestro proceso Constituyente, que, sabemos, no pasan por la Asamblea, no pasan por Evo. Y tienes mucha razón, no creo en las casualidades; el 1 y el 4 están cerca por algún motivo, pero creo que lo descubriremos más adelante, cuando el resultado de los cruceños hable por si solo. No necesitaremos más hablar por él los detractores del mismo.

    Qué los primeros de mayos se multipliquen por todos los años y se repitan siempre. Qué los 4 de mayos no se repitan nunca más.

    Un abrazote

    Pd. Tan emocionante el video del Fifo y La Habana de "sábanas blancas" :)

    ResponderEliminar
  2. Bien por vos que estuviste en La Habana. Pero me pregunto: qué diablos tiene que ver eso con la realidad boliviana?.
    Querés un sopapo lleno de realidad?. Mirá los resultados del referéndum de hoy. Eso es lo que pasa en este país.
    Mientras por un lado nosotros queremos autnomías en paz, progreso, dignidad y democracia...por otro lado los de siempre que nos llenan de violencia y hablan de "separatismo" de manera irresponsable e ignorante. Unidad nacional?. Claro que sí.

    ResponderEliminar
  3. kijar: neeet

    VeroV: ¿Se respira distinto, no? Ya fue, son las primeras horas del lunes y por ahora el único ganador indiscutible hoy domingo es Boquita. Como vos dices, otras cuestiones las descubriremos más adelante, está bueno estar pendientes. Vamos a encarar de aquí en adelante para ese sprint imprescindible que requiere nuestro proceso constituyente.

    Javier: Querés siquiera leer lo que escribí antes de revolear sopapos irresponsablemente. Hace rato que me di cuenta de que te pones como loco con el tema Cuba pero como vos dices, bien por mi que estuve, entonces estoy infinitamente más autorizado para hablar ¿verdad?
    Te juro que esperaba que se contagie un poquito más el espíritu con el que puse este post. Pero minga, vos seguís siendo unilateral hasta las últimas consecuencias. Regalale diez centavos de credito a los demás amigo, así todos estaremos mejor. Y ojo que esa crítica yo la hago a todos los frentes eh, tengo varios posts que lo demuestran. Una pena, la realidad de la que hablas en tu sopapo fallido no sale de tus ojos solamente.
    Y respecto a tu postura, vos puedes querer paz, progreso, dignidad y democracia. Pero lo tuyo suena bastante al Orden, Paz y Progreso del banzerismo setentero te diré. Yo ya no creo en el progreso como alternativa lineal de los estados modernos (vid. Vattimo) y está cada vez más claro que la democracia que yo quiero y practico no tiene nada que ver con la que vos profesas y practicas.

    ResponderEliminar