miércoles, 5 de marzo de 2008

Salir al frente

El ejercicio pleno de nuestra ciudadanía es tomarnos en serio derechos forjados en la trayectoria de una república. Con tomarlos en serio hablo de aprovechar seriamente los espacios que el Estado ha cedido a favor de la sociedad. Muchas de las últimas batallas libradas desde el campo nacional popular más allá de gestas históricas son básicamente ejercicios de ciudadanía plena. Encuentro importante este punto para afrontar los retos futuros que cerca están de atropellarnos. Creo imprescindible este ejercicio pleno en las condiciones en las que nosotros nos encontramos luego de los últimos bochornos acontecidos, bochornos de todos los frentes. La convocatoria a la ciudadanía está hecha, nuestra participación conlleva riesgos pero también potencialidades imprescindibles.

ejercicio pleno de nuestros derechos, nuestra participación ahora es distinta

Ahora, esta es una práctica que, como cualquiera, puede sacar adelante la situación o tranquilamente terminar de enterrarlo todo. Hace rato que venimos acumulando irresponsabilidades y en estos días los costos de esas torpezas se multiplican. El ejercicio ciudadano tiene infinitas posibilidades de acción –dentro de un marco tolerado– en ciertos momentos unas son apropiadas y en otros días es mejor cambiar. Eso es lo que entiendo vital en este momento, no entender más nuestra participación como una progresión lineal que busca derribar al oponente. Hablo de no bajar la guardia en la práctica de nuestros derechos sin caer en nuevas exacerbaciones innecesarias. Esos arrebatos, propios de compromisos fuertes, se encontrarán en un nuevo escenario.

¿Dónde nos vamos a encontrar? En un recinto electoral muy probablemente, no veo motivos para seguir especulando al respecto. ¿Así debió desembocar todo esto? Yo me sumo a los que dicen que no pero también entiendo que la política se antepone, de lejos, a la jure. Ahora, las voluntades ciudadanas, que fueron avasalladas por tensiones cruzadas al extremo, deben mediar entre la correlación de fuerzas existente. Sí, así nos viene la mano, la ciudadanía jugando las últimas cartas porque los representantes no pudieron reconocerse un milimetro entre ellos.

Insisto, ya no hay motivos para especular más en el tema. Además soy el primero en aplaudir los compromisos, del frente que sean, en estos días en los que hartos tratan de esquivar el bulto que representa jugarse por una posición en este tablero. Por eso digo salir al frente, la mediación política no resulta suficiente y se vuelve necesaria la participación de la sociedad, para bien o para mal. Frente a tal reto me parece importante una adecuada lectura situacional más que un minucioso examen jurídico. Lectura situacional para que cuando se manifiesten nuestras voluntades lo hagamos para sumar y no para reventarlo todo. Por eso exhorto a que orientemos nuestros esfuerzos en relación a esta coyuntura puntual, tiempo de consultas. Si los representantes no pudieron salir de su trampa la sociedad debe desenvolverse con mayor altura, no desde la pasividad, todo lo contrario. Toca salir al frente plenamente, tomar posición atendiendo al escenario en el que nos encontramos. Así evitar nuevas heridas.

¿Qué haré yo? Recuerdo que cuando recién empezaba la gestión de Evo un amigo me preguntó qué haría el gobierno de Evo Morales por mí. Yo le dije que eso no era de mi interés, que a mi me preocupaba pensar en que podía hacer yo por fortalecer el proceso de cambio en el que se encuentra el país. Proceso del que deviene Evo, dicho sea de paso. Sigo pensando igual en estos días, esa sigue siendo mi preocupación en este cuento. ¿Qué harás vos?

AMPARO OCHOA - QUIÉN TIENE LA VOZ
Abril en Managua 1...

6 comentarios :

  1. me parece un buen análisis el tuyo, muy lúcido, puntal y equilibrado.
    pero más allá del análisis... yo me quedo con esa bella pregunta del final ¿qué harás vos?

    ¿qué harás vos, Boris?

    ResponderEliminar
  2. Que hacer...??? mmmmm

    Que debo hacer contra lo que juzgo una injusticia hacia mí región??

    Que debo hacer frente a tantas agresiones, físicas y psicológicas que vienen de quien debería ser la cabeza, la guia de este país...

    Que debo hacer ante la hostilidad que viene y va desd todas partes...

    Que se debe hacer frente a verdades a medias y mentiras escondidas...

    Que se debe hacer frente a odio y rivalidad azusada desde ambos bandos...


    aferrarme, hagarrarme a mi razón, a mi lógica, a mi juicio de bueno y malo, a mi idea de libertad, y no soltar nunca...

    Saludos...

    ResponderEliminar
  3. vero: Jugármela por el cambio que creo que se ha ganado a pulso en estos años. La identificación con determinadas consignas y con personajes no deja de ser circunstancial sin embargo es algo inherente al juego político. Por eso yo voy por el SI, por mi memoria y la memoria que les debo a los protagonistas de 18 años de ejercicio ciudadano buscando esta oportunidad.
    Creo que la declaración de convicciones no es suficiente, aunque es más de lo que veo en muchos espacios, y por eso me inscribo militantemente en cualquier espacio donde pueda levantar esas razones. Pese a que nos atropellan las circunstancias algo se va armar, más temprano que tarde.
    Un abrazo

    Yo nomás: Respeto mas no comparto algunos de los juicios de valor que tu emites. Sobre unos puntos elementales te invito al debate. Hace rato que se busca una oportunidad como está para que nos podamos reconocer en nuestro marco normativo, si no nos reconocemos ese marco vale gorro, y esa lucha arrancó allá por los noventa en tierras bajas. En el peor momento para el campo popular luego de la derrota en el cerco de calamarca en 1986. Se que las valoraciones son arbitrarias pero de todas maneras yo creo, porque de creer se trata este juego, que este es el proceso más inclusivo desatado en el país en harto tiempo.
    De lo otro no discuto, claro que tengo mis valoraciones, que están lejos de idealizar. Priorizo el debate en el marco de los procesos y no en el campo de los personajes y siglas. Tenemos convicciones más grandes que elementos tan puntuales y limitados.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Yo no vivo all� un poco lejos incluso, pero agradezco mucho que los de all� escriban de esa manera. (y sean consecuentes con ello) porque nada es perfecto, pero no por ello, el proyecto actual de uds deja de ser maravilloso, porque da voz y acci�n a muchos que antes no contaban con ello, para poder cambiar sus vidas.
    suerte y fuerza en su proyecto

    ResponderEliminar
  5. (qué linda la Nuris...)

    Compañero: bien dice el Serrat, evocando a Machado, se hace camino al andar. Hemos hablado varias veces de este tema, es más, creo que es lo único que hablamos jaja. El proceso cuando pasa de verdad le pasa a uno por dentro y hay errores que aprender, que nunca más hay que convertir, eso debe ser la historia no? Que le transversalice a un@ mism@ la vida propia.

    Eso es lo que hay que hacer, no dejar en, ningún momento, de hacer algo. No claudicar.

    Un fuerte abrazo...

    ResponderEliminar
  6. nuris: Gracias por el empuje y por la mirada. Mirada distante más no desapasionada que alimenta convicciones para seguir creyendo que la marcha vale la pena.

    Compañera, sí, que linda la nuris. Creo que fue Frondizi el que dijo que ser revolucionario no es un una línea o una tendencia política, es un estado de ánimo. Y claro, las pasiones superan cualquier clase de encasillamiento. Forma parte de todos nuestros universos, desde mis razones futboleras (contradictoria composición) hasta tus lecturas de los lunes en el Etno. No claudicaremos.
    Va otro abrazo querida.

    ResponderEliminar