jueves, 20 de marzo de 2008

Armando a Maradona

Sigo siendo incapaz de juzgarlo con la misma vara con la
que juzgo al resto de los seres humanos. Y ojo que no sólo no es un pobre muchacho saturado de virtudes. Tiene muchos defectos. Tiene tal vez tantos defectos como quien escribe estas líneas, o como el que más. Para el caso es lo mismo. Pese a todo, señores, sigo sintiéndome incapaz de juzgarlo. Mi juicio crítico se detiene ante él, y lo dispensa.

Eduardo Sacheri – Me van a tener que disculpar

tengo que conseguir la edición impresa de este periódico

El lunes tocó madrugar pero valía la pena, definitivamente no era una clásica mañana de abrumadora lunpereza. El entusiasmo era irrevocable, irrevocable pese a que nos esperaba una mañana plagada de complicaciones, sol en la cara y los clásicos imprevistos de última hora. Nuestro Hernando Siles a las ocho de la mañana era una imagen distinta para mí, lo veía tan presto, tan expectante, como si supiera que lo que se viene es una jornada para recordar. Ingresamos por la puerta seis, la única por la que me faltaba pasar, directo a la pista atlética donde comenzó la planificación de un evento que finalizaría doce horas después.

Mañanita complicada nos tocó. Apareció la Repsol YPF jugando a ser la dueña plenipotenciaria del espectáculo y eso modificó todos los cálculos y previsiones. Ellos andaban de la mano con los de Fox Sports y por eso colocaron publicidad hasta en el mástil donde usualmente está la bandera de la FIFA, de mal en peor el pobre palo. Entonces tocó reacomodar a las otras empresas que también reclamaban por espacios supuestamente ya convenidos. Un escándalo monumental, la Aerosur se instaló un día antes detrás de los arcos, según el gaucho de la Repsol ese lugar era de ellos, luego apareció el Radisson con el mismo cuento y el Banco Bisa que decía que negociaron directamente con la gente en Argentina. También apareció un funcionario de Yacimientos, de los nuestros, que fue el primero en tratarnos amistosamente. Sin prepotearnos nos consultó por un espacio donde colocar su globo que tenía la forma de un foco. Con todos los demás la negociación era un parto por unos cuantos centímetros y para rematar apenas te descuidabas la Repsol ya había copado un nuevo espacio.

La mañana transcurrió entre esos correteos pero fue realmente al mediodía cuando comenzó el drama para todos nosotros. Luego de haber lidiado con las empresas estábamos esperando las vallas para instalar los anuncios y como tardaban decidimos notear un poco. Dimos la peor imagen en un segundo. Cuando llegó una funcionaria del viceministerio lo vio al Rubén (que estaba acreditado como prensa solamente) comiendo salteñas plácidamente con el Paz y con la Rosa a la sombra de un globo mientras el Leo y yo entrevistamos a Walter Queijeiro de la Fox Sports. Al mismo tiempo llegaron las vallas y obvio, los chicos que llegaron primero y que laburaron toda la mañana quedaron como los peores figurones del mundo. Por ella nos sacaba ese momento pero todos eran concientes de que en ese momento nos necesitaban en serio. Y no tardamos más de diez minutos en ganarnos otro enemigo, unos genios nosotros. Pusieron rostros de Pepelucho Paredes hasta en el escenario los de la prefectura y nos instruyeron sacarlos, Al primer intento apareció un viejo cruzando la cancha estilo Roberto Carlos, la funcionaria nos quería sacar nada más, este tipo nos mandaba presos si podía. Argumentaba que el escenario era de ellos, que cuando la prefectura sea del Evo podíamos hacer lo que quisiéramos pero que hoy por hoy el Siles es del Pepelucho, un tipo de lo peor. Todo el resto de la jornada cuando nos veía nos señalaba con el dedo y mandaba a todo el mundo a que nos saque. Obviamente no pudo, estaba más desubicado que el Tano Fontana jugando de nueve.

La que si nos podía sacar argumentando que ya habíamos cumplido con nuestras funciones era esa funcionaria que identificábamos a kilómetros por su gorra blanca. A esas alturas, onda dos de la tarde, nosotros rebuscábamos cualquier cosa que hacer para evitar la tarjeta roja. El Rubén ya había sido vilmente expulsado por tener credencial de prensa, las nuestras indicaban textualmente “acceso irrestricto a todos los espacios”. El globito de Yacimientos fue nuestra tabla de salvación, mientras lo sujetábamos el Leo hacía lo posible para que nos vieran laburar. El Paz entretanto decía, mierda a este globo no lo inflan desde la capitalización. Lo bueno de ese globo en forma de foco era que servía como el escondite perfecto cuando la policía peinaba el terreno sacando a los que no tenían parte en el evento. Y luego el horror, nuestro escondite se comenzaba a desinflar velozmente, alguien nos había robado la conexión eléctrica. Esos de Viva pensaban que porque tienen un hummer podían disponer de todo, había que defender la soberanía. Dos empalmes y listo, los dos globos a todo pulmón y nosotros a salvo. Ya no faltaba nada, estaban por ingresar los equipos mientras nosotros le declarábamos nuestro amor incondicional al globo de Yacimientos.

Comenzó el partido y nosotros sentados con los suplentes de Bolivia mientras la de la gorra blanca se perdía el show por controlar la puerta, se lo merece, ni siquiera le debe gustar el fútbol. Golazo de Evo, ¡qué amague! Evo dejo sentado al arquero y Diego Armando, más celoso que Tuto Quiroga, ingresó como en el gol que le hizo a los Belgas en México y la clavó al lado del palo. Gambetita Latorre demostrando que el talento no se pierde. El Diablo, celoso también, queriendo gambetear a todos el morfón. Melgar y el capitán Borja unos genios. Y Diego, corriendo para que todos los Blatter del mundo lo vean, intacto en La Paz. ¡Qué gusto que nos estaba regalando con su juego! Olé, Olé, Olé, Olé, Diegooo, Diegoooo. Cuando se retiró nos avivamos porque toda la prensa andaba en la cancha y nosotros nos fuimos a los camarines. Yo iba con un marcador y mi querida polera de Boca Centenario en la mano, no me la pongo más, ahora la pobre está atrapada en un marco en la pared de mi cuarto. ¿Foto? La Rosa andaba perdida queriendo fotear a un actor creo y perdí mi oportunidad.

Luego nos fuimos a comer unas hamburguesas molidos como pocos días con los muchachos. En un instante giro y zas, la bruja de la gorra blanca en la mesa del lado, ni nos saludó cuando salíamos. Se ve que la pasó mal, nosotros en cambio plenos, muertos pero encantados por haber participado. Al final de cuentas toda esta historia fue por una cuestión solidaria y la solidaridad es una satisfacción mayor. Cerré mi jornada en la noche literaria del EtnoCafé medio soñando y, como dijo la VeroVero, con una cara de miedo pero con una alegría que amerita este testimonio. Mi recuerdo particular del día que vi por primera vez al zurdo más respondón. Este fue mi recuerdo de un día Armando a Maradona.



Me van a tener que Disculpar - Eduardo Sacheri (Relatado por Alejandro Apo)
Me va a tener que ...

9 comentarios :

  1. El más grande de todos los tiempos, de lejos....

    El mundo no será igual sin él, nunca más. Tonto como el que más a veces (apoyar a Chavez y Fidel desde su Ferrari al volante y un Rolex en la muñecaaaa, el típico zurdo...) pero genial en otras, en la cancha, defendiendo a los futbolistas contra el monstruo FIFA, dando la cara por sus compañeros siempre (Pelé dejó morir entre arbustos a Garrincha), y solidario cuando se lo necesitó, el Diego de la gente...

    Sobre el Siles, bueee, ya nos tocaba al resto de los bolivianos tener el privilegio de ver a la selección. Quien les dijo a los paceños que el fútbol era exclusivo de Miraflores??

    Saludos AutoSÍmicos

    ResponderEliminar
  2. Graaaaande Diego.

    Como con gran expectativa pregunté ¿Cómo estubo la jornada? a tantos amigos asistentes, la verdad es que da un arrepentimiento muy grande el haber inasistitdo a la cita.

    No es por envidia, pero que te dure tu pelota firmada ejjejeje.

    Abrazos y felicitaciones por la agotadora jornada, pero para nada vanal.

    ResponderEliminar
  3. Compañero: !!!como me he reído!!! qué bárbaro para escribir. Aplausos para el globito de YPFB. La clara muestra de que el Estado vela por ustedes los periodistas y más cuando se los quiere censurar já! No digo más, por qué el resto me lo contaste.

    Eduardo: Tienes razón che! !Bravo por la decisión! !Ya era hora! !Y lo decimos desde Bolivia! !Blatter, gracias! Unidad, unidad, unidad.

    Abrazos futboleros

    ResponderEliminar
  4. Pues solo me queda decirte que tu relato lo puso, como si yo mismo hubiese estado ahí. Gracias por el nivel de detalle, y que lindo que lo hayas visto a mi tocayo, es sin duda el héroe de varias generaciones de fanáticos de ese deporte universal que despierta las sensaciones pasionales más escondidas!!
    Realmente que buen relato, me hiciste reir muchisimo, y le deseo todo lo mejor al Siles y a La Paz toda!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Un gusto los comentarios.

    Eduardo: Es un tipo de la gente, con o sin Ferrari. Mejor con Chavez y Fidel que con Blatter. En cambio ese Pelé-le nunca dejó caer un centavo de su bolsillo por nadie.

    Sobre el Siles ya comenté en tu blog.
    Un abrazo.

    Alessi: ¿Qué pasó viejo? La próxima no puedes fallar. Es más, llamame para que vayamos juntos y así no se te pasa, jajajajaja.

    No es una pelota amigo, es algo mucho más vital, más querible, es mi polera de Boca.

    Abrazos y charlamos esta noche en el Etno.

    VeroVero: Compañerísima, que bueno que te haya gustado. Escribir o leer sobre fulbo también puede ser satisfactorio. Aguante el globo!!!
    Vos me has hecho reir, periodistas!!! Un profano incorregible definitivamente.
    Abrazos

    utópico: La idea era esa, que lo disfruten y que el testimonio comparta esa experiencia memorable.
    Todo lo mejor para nosotros entonces, bienvenidos tus augurios!

    ResponderEliminar
  6. Cómo me encantaría encontrar algún recorte de prensa en donde el mismísimo Diego afirmaba, luego de que Boca cayó 4 a 0 con Bolívar: "Jugar en la altura es inhumano".

    Se despintará el ídolo?.

    jejejeje. Lo hermoso es que a Blatter (cuando defendía la altura) hasta una plaqueta le hicieron. Jajajajajaja.

    ResponderEliminar
  7. ¿Estamos hablando de 1991? Porque las últimas ocasiones acabó 1 a 0 y 3 a 1. No la tengo registrada esa declaración y mucho menos ese resultado, además el Diego que jugaba en Boca el 91 era Latorre y Diego Armando estaba pagando suspensión. Diego vino con Argentinos y jugó de lo más bien, no se quejo nada y de ese día si tengo los periódicos pòrque tengo hemeroteca del periódico Hoy de esas décadas porque mi viejo laburaba allí.
    El ídolo no se despinta nada porque a contramano del origen etimológico de la palabra ídolo yo no lo veo como una deidad. D10S(se lee y se entiende no?) puede cometer todos los errores, en la parte superior del post hago mias las palabras de Sacheri para reflejar lo que siento. Por cierto solamente a un gallina, en el sentido futbolero y literal, tipo Passarella le registro frases tipo "jugar en la altura es inhumano". A ese si lo tengo despintado desde el principio, para colmo símbolo de los millonarios (sentido futbolero nada más).

    Y si, Blatter tuvo su plaquetita sus buenos años en el Siles en eso te doy la derecha para reirte. La derecha nada más porque yo soy zurdo y esa es la buena. En unos años vamos a reirnos juntos por las barbaridades que le pusieron Costas y cia. al Tahuichi también, cuando la autonomía deje de ser el verso que maneja el prefecto y sea la autonomía de la gente, la que queremos todos.

    ResponderEliminar
  8. Queres que se quede Maradona en la selección Argentina? Votá acá
    http://www.eltermometro.com.uy/votar-149 y suma votos para apoyar al mejor de todos los tiempos

    ResponderEliminar