miércoles, 26 de marzo de 2008

Aclamaciones

Obviamente preferiría hablar de las aclamaciones a Diego Armando de hace un par de semanas pero no hay caso. Y ojo que el Diez corrió en el Siles para que todos los Blatter del mundo lo vean eh. Qué clase de regalo le dejó a nuestras memorias y a la dignidad de los futbolistas. Pero como ni con eso nos basta ahora me toca regalarle esta columna a otra clase de aclamaciones, mucho menos espontáneas, mucho más abusivas.

cuidado eh, que podemos acabar mal

La verdad es que a estas alturas ya me provoca desconfianza hasta elegir al ganador de un concurso de disfraces a través del aplauso. ¿Qué tal si todos los piratas ya acordaron elegir a la japonesa? Se consuma la jugada y los demás fuimos, la niña cobra su premio, que no quepa la menor duda y que viva la democracia. De repente salen con que Sabina 2008 es una realidad irreversible y que siga el desfile de máscaras. Siquiera fuera el Sabina más famoso pero no, otro es el cantar. Un disfraz es una mentira –en el mejor de los casos un maquillaje –y en tales condiciones solo puede ganar un(a) oportunista. ¿No fue así en Sucre? Y en el frente solamente se les ocurre responder de la misma manera en Tarabuco. Sirvió solamente para poner en evidencia de que los interinstitucionales todavía piensan en ciudadanías diferenciadas.

Y por seguir en este plan es que el 4 de mayo se puede desatar una catástrofe monumental. A punta de cabildazo llegaron a decir “todos los consejeros departamentales han sido de una u otra manera elegidos democráticamente”. ¡Qué es eso! Y ahora resulta que los referéndums son legales y legítimos cuando no tienen el mínimo sustento legal como proceso y tampoco tendrían ninguna competencia ejecutiva al no tener marco constitucional. Entonces por dónde se hace la autonomía, al andar como dicen, atropellando y avasallando por mandato del soberano. Se avecina un terremoto, lamentablemente por una causa justa. Se han manejado abusivamente a las concentraciones populares y por eso ahora estamos ante apuro tan peligroso. Y en La Paz no están libres de culpa, por no haber leído correctamente el mapa de sensibilidades regionales.

Estoy convencido de que no es a través de concentraciones digitadas por donde deben fluir las necesidades de la gente. Estoy convencido también de que esas concentraciones son testimonio real de que esas necesidades existen y laten con fuerza. Ahí esta la irresponsabilidad, ahí está el manoseo, ahí está la trampa. Siglos de acumulación práctica de resistencia subalterna distorsionados hasta lo grotesco. No podíamos esperar menos siendo grupos conservadores los que han sacado ventaja de todo esto. Y el ejemplo se difunde, aclamación tras aclamación sobre las banderas del resentimiento. Tragedia que tenemos que saber como frenar.

3 comentarios :

  1. La tragedia de nuestra realidad, como bien observas, es el nivel de hipocresía y manipulación que destella en los otrora grandes señores del reinito que era Bolivia, pero bueno… que más vamos a hacerle, no podíamos esperar actitudes dignas, ni mucho menos… no podíamos esperar un poco de consecuencia en sus palabras. “un proceso ilegal ocurrido en Sucre” pero… “un proceso legitimo ocurrido en Santa Cruz” lo que me da mas lastima es que los hermanos cruceños, acérrimos defensores de una autonomía bien merecida y sin duda legitima, les creen a sus lideres de 2 pesos, en fin… que le vamos a hacer mi estimado Boris, no queda más que esperar y seguir viviendo, riendo y llorando con esta tragicomedia llamada realidad boliviana. Luchemos porque la violencia no nos acorrale y que nuestras calles no se vistan de enemistad, la verdad, lastimosamente, no es defendida nunca por los de arriba, y lo único que vemos es su verdad…
    Muy bueno el articulo.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. david santos: Gracias a ti por la visita.

    utópico: Ahí el asunto ¿nos hacemos a los pelotudos? ¿Borrón y cuenta nueva? Parece que no se quieren acordar de como se gobernó este país y sus protagonistas. Queda poco tiempo, ojalá que a esos líderes de a 2 pesos les terminen faltano cinco para el mango. Toca seguir viviendo con todo porque como cantaba Nilo: la vida es linda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar