martes, 26 de febrero de 2008

de parte de Selva Libertad Velarde

3 opiniones
Rompo con uno de los códigos de las bitácoras, mas no del blogueo general al postear unas palabras que esta tarde, horrible tarde, llegaron a mi correo para devolverme el
calor y la esperanza.
Pertenecen a mi amiga Selva Libertad Velarde y llegan para mi en el momento menos esperado. Llegan enteras cuando yo nunca habría reunido las fuerzas para tan continental esfuerzo. Esfuerzo por echarle un guiño a la nostalgia y por ganarle de mano así al mandato de una realidad infinitamente irrevocable.
Gracias


Selva, dueña de la palabra, Cochabamba 2007




Doña Asunta Rojas, a sus 84 años,

me pregunta cómo es que el cielo se derramó tanto y no hubieran encontrado angeles ahogados en medio de los peces muertos, arrastrados por el agua....

ella, que reza cada noche, que ha criado hijos, nietos y bisnietos;
que ha vivido tantas y repetidas inundaciones,
creyó que con la luz eléctrica, la tele y los aviones, el mundo habia cambiado...

Dónde esta el rio y sus dos orillas que lo diferenciaban de los mares?
Dónde quedaron las lagunas encantadas y sus jichis milenarios?
Dónde esta Camiaco, Boibo, San Bartolo, Marsella, La Fortuna, El Rosario, San Mateo, Los Puentes, Santa Rosa del Paraķso, Loma del Amor, Loma del Masi, la Gran Cruz, Nueva Esperanza, Ibarecito, Puerto Geralda?

Dónde estan las mas de 40 comunidades indigenas asentadas a orillas del Rio Isiboro y las otras cientos mas, del Sécure, el Ichoa, el Chimimita?

Sólo quedan figuras geométricas de lo que antes fueran techos de las casas,
y en ellas, parecen dibujados los seres que se aferran a estos unicos refugios.

Los que antes fueran mortales enemigos: los animales de la casa y los del monte, conviviendo en generosa tregua por la vida.

Junto a ellos, las mujeres, los hombres y los nińos,
vaivenean en canoas solitarias...
en el fondo del agua quedaron platanales, las yucas, los camotes, arroz, maiz y todos los frutales...

No sabemos de ellos, no portan documentos;
sus nombres no figuran en ningun libro o registro;
y alguno que tenga un papel que demuestre nombre y apellido,
lo perdió junto a la tierra que era su único sustento.

En el pueblo la gente se apretuja en improvisados campamentos,
los hombres son brazos extendidos de las maquinas,
luchando metro a metro contra la fuerza liquida que implacablemente avanza...

Empieza otra larga noche para todos.

El miedo acecha a los que dormiran abrigados y a los que sólo tienen por techo las estrellas...

De los mosquitos, las hormigas y serpientes venenosas, las grandes sicurices, las enfermedades epidémicas, el calor y la falta de agua en medio de las aguas,
el hambre con tantos peces muertos y vacas que flotan infladas como globos;

de eso nos ocuparemos mas tarde, después de vivir un dia mas; eso es bastante.



por este camino se podía ir a pescar al río Grande
pero la inundación no ha cedido casi nada en más
de un año (Don Juan, Cuatro Cañadas, 2007)


REQUERIMIENTOS NECESARIOS PARA LA EMERGENCIA

1. Combustible: Diesel

Gasolina

Aceite

2. Carpas: Toldos (tipo tapa camión)

Cuerdas para amarrar los toldos

Estructuras (lona y armazón)

3. Agua: Tanques 500 litros

Tanques 1000 litros

Tanques 2000 litros

Cisternas 5000 litros

Filtros de agua (de vela)

Bidones de 20 litros

Electro bombas sumergibles portatiles de 4 o 5 pulgadas, con volumenes

de evacuación mayor a 80 litros/seg.

Mangueras de succión y descarga de 4 o 5 pulgadas

Bombas Potabilizadoras

Pastillas Potabilizadoras

4. Alimentos: Leche

Harina

Fideo

Azucar

Avena

Arroz

Cereales

Fréjol

Aceite

Galletas

Sal

Conservas y Latas

Alimentos secos (raciones secas)

5. Medicamentos: Antigripal (Comprimidos y Suspensión)

Sulfametoxazol + Taimetroxin (Comprimidos y Suspensión)

Loperamida 2 mg. (Comprimidos)

Floreston polvo (Sobres)

Multidermin (Cremas)

Pirantelina 250 mg (suspensión tabletas)

Noxon 500 mg – 100 mg. (Suspensión)

Vital Dia

Dolo Neurobieon 5.000UI

Amoxicilina 250 mg. y 1 gramo.

Diclofenac 50 mg. – 25 mg.

DG 6

Paracetamol

Sulfato Ferroso Polimaltosado

6. Enseres: Frazadas

Mosquiteros

7. Higiene: Kit Higiene Personal

8. Saneamiento Bįsico: Letrinas Portatiles


Información sobre centros de acopio: AhoraBolivia.com

domingo, 17 de febrero de 2008

Gol de Francescoli o El día que vi a Fidel por primera vez

7 opiniones
El domingo 8 de agosto de 1993 todos en mi casa se levantaron como a las siete de la mañana, cosa de no creer. Todos locos además puesto que el evento al que iríamos empezaría puntualmente y había que llegar con buena anticipación para conseguir buenos lugares. No habló de la iglesia, aunque es en esos días que yo comenzaba a vivir el fútbol como la misa dominguera más auténtica. Esa tarde jugaban Bolivia contra el Uruguay en el Siles y la cita era imperdible. Las semanas previas la selección pegó una goleada artística en Puerto Ordaz y regaló la victoria más emocionante de la que cualquier hincha boliviano pueda dar testimonio. Pero el partido era hasta las cuatro, porqué mi familia me sacaba de la cama –casi a patadas –a las siete de la madrugada y para qué carajos mi viejo estrenaba traje en domingo. Se suponía que ese tenía que ser un domingo enteramente dedicado a palpitar la tercera jornada de las eliminatorias donde la selección era el sueño más alucinante para un niño de nueve años como yo en esos días. Y en eso llegó Fidel.

Flor de equipo: Jamaica, Barbados, Santa Lucia, Cuba, Cuba
Italia, Bolivia y Perú

Bueno había llegado unos días antes en el marco del primer juramento de Goni como presidente del país. Eran tiempos de debilidad para el clamor popular y no creo que el gringo se imaginara por esos días la pueblada que lo despacharía diez años después. La cuestión es que esa mañana de domingo había un acto programado en el hotel Plaza donde mi viejo junto con otras personas le entregaron plaquetas, pergaminos, medallas e incluso un casco minero al Comandante. Yo no quería ir, para mi esa tarde todos los caminos conducían al Siles, no quería saber nada de ese Fidel Castro. Mi oposición fue un fracaso absoluto, ya estábamos en camino mientras mi viejo me repetía convencido que en unos años iba a apreciar todo eso. ¿Lo habrá dicho de boca para afuera? Es de esas historias que me hacen creer que la pasión militante más que deber ser es subjetividad permanente ligada a uno. Lo único que puedo afirmar es que iba con cara de velorio, me habían sacado de mi fiesta y para mi era la injusticia más grande del universo. ¿Otra vez Fidel? Si ya había ido a recibirlo a la Avenida Montes con banderita y todo y lo único que había visto eran tres autos con vidrios raybanizados acelerando a full. Se acabó la diversión, llegó el Comandante y mandó a parar, aunque ese domingo el damnificado no era Batista, era un chico que a las diez de la mañana ya quería ir al estadio.


¿De qué habló Fidel esa mañana? No tengo la menor idea, yo no entendía nada de lo que estaba pasando a mi alrededor. Sí me acuerdo que me aburrí como nunca en la vida yo creo. Mencionó el fútbol en cierto momento y pensé que tenía mal el dato de la hora porque no tenía la más mínima intención de acabar con su intervención. A esas alturas ya todos los periodistas en el salón me habían dicho que deje de acercarme a las grabadoras que estaban frente a los altavoces. Foto viene, plaqueta va, hay risas por un chiste indescifrable del Comandante, doy la milésima vuelta al salón, Patria o Muerte de los asistentes, la hora referí!!!! Todo acabó pasado el mediodía y parece que yo era el único que se alegraba de ya no verlo a ese tipo enorme. Quería ir directo a Miraflores y a mis padres se les ocurrió otra locura imperdonable, decidieron almorzar y luego ir a casa a cambiarnos de ropa. Total, las entradas tienen numeración y el Boris es conciente de que no sabe como llegar sólo al estadio.

Ya en la fiesta el primer tiempo acabó cero a cero. No odié a Fidel en las tres horas de su discurso pero me bastaron quince para desearle todas las desgracias posibles a Robert Siboldi, el arquero uruguayo que no había dejado pasar una. Luego del descanso llegó el primer gol, fue del actual DT de la selección. Sigo sin comprender su maltrato al público paceño en los últimos años siendo que acá le regalaban todo el cariño, sincero y solidario, que cualquier futbolista podría desear. Luego uno del Diablo que siempre soñé con imitar y que seguiremos intentando infructuosamente. Y el tercero de José Milton, del gran Melgar que es de los que más extraño en estos días de carencia de fútbol y criterio. Con el tres a cero los uruguayos ya estaban en el horno. Bolivia era una murga, túnel incluido de Platiní a un uruguayo que trató de hacerse al desentendido cuando por dentro debió haber deseado dedicarse a la gastronomía. Quedaban pocos minutos, nada realmente. Quedábamos con seis puntos por las tres victorias, Brasil lejos, ya derrotado con sólo dos y nos tocaban los equipos fáciles todavía. Faltaba poco.

Doce años y nada ¿será que la ganan de nuevo?

¿Y el gol de Francescoli? Sinceramente yo estaba en la recta bastante alejado del arco sur donde le clavó ese tiro libre a Trucco. Se podría decir que ni lo vi pero ese es el gol del uruguayo que nunca olvidaré. Con F de Fidel porque para mi así fue la jornada. Yo a Fidel le siento esa característica especial. La de ser, sino partícipe, componente de una cantidad abrumadora de sucesos definitivos para Latinoamérica, desde el Bogotazo hasta la clasificación boliviana al Mundial de los Estados Unidos. Gol del príncipe con F de Comandante y un montón de recuerdos, varios bastante lejos del fútbol, que disfruté compartiendo en estas líneas.

viernes, 8 de febrero de 2008

Diálogo, un rescate necesario

3 opiniones
Constaté en las noticias que después del entierro del pepino peligrosamente pueden volver a correr plazos fatales, ultimátums, amenazas y toda clase de alarmismos. Es, creo yo, para recordar, no muy lejanas, esas mañanas donde en el desayuno te aplastaban las amarguras. Esas jornadas que duelen como heridas, días que sabemos que no tenían que suceder. Y ahora, antes de que una nueva escalada intransigente agarre impulso, creo que hay que multiplicar los esfuerzos para frenar estas señales. Ese freno pasa, creo yo, por la fervorosa defensa del diálogo como plataforma para la resolución de nuestras diferencias. Fervorosa y entusiasta defensa frente a los usuales pesimismos que condenan al entendimiento a destino fatal.

Siento mucho que nuestras convicciones alimentaron, de una u otra manera, las confrontaciones del último año. Siento mucho que nuestra causa se nos escapó de las manos y jaló para donde no debía. Temo, ahora, que nuestros esfuerzos no sean capaces de garantizar mínimamente la vida en medio del conflicto político. Es por eso que siento la necesidad de apostar por el diálogo, por resolver nuestros problemas en la mesa y posteriormente en las urnas. Es urgente porque las señales de confrontación están ahí, a la vista de todos. Es importante porque en los días que corren la participación de la sociedad es fundamental. Si alimentamos a la violencia alguna vez ahora podemos alimentar a la democracia, al diálogo y a la vida, antes que nada a la vida.

De ninguna forma los invito a abandonar nuestras convicciones ni nuestros puntos de vista de antemano diversos. En lo personal yo aprecio de sobremanera a los compromisos en estos días de analistas imparciales plenos únicamente de ambigüedades. A lo que me voy es a la necesidad de elevar nuestras convicciones a compromisos más comunes a todos. En otras palabras, nuestras pasiones vitales no pueden pasar por encima de la vida misma. Militar en el diálogo no es renunciar a nuestras banderas, es un compromiso con la democracia y con la diversidad. En el momento en el que nos encontramos el riesgo está ahí, la violencia siempre ha estado presente en esta clase de procesos. No podemos jugar a la intransigencia cuando somos conscientes del peligro latente.

Estas palabras vuelan para ayudar, aunque sea un poquito, a rescatar el diálogo para nosotros. Creo que podría ser trascendental que el impulso al diálogo y al entendimiento venga desde la sociedad. El desafío es importante para nosotros que estamos tan acostumbrados a las medidas de presión y a los autoritarismos cotidianos. Tan acostumbrados andamos que nunca faltan los que salen a fundamentar nuestra incapacidad de entendimiento y se regocijan contando nuestras dificultades. Para todos los demás van estas palabras; para los que no renunciamos a nuestras convicciones, para los que no las empeñemos a la violencia. Desde nuestros diversos puntos de vista creo posible ese compromiso más grande, compromiso por el rescate necesario para que el diálogo sea.

viernes, 1 de febrero de 2008

Ciudad Cuetillo: ¡Y se va la segundita!

1 opiniones

Durante el último trimestre del 2007 Ciudad Cuetillo lanzó al aire una decena de programas realizando una apuesta significativa por la participación plural dentro del entorno en el que se desenvuelve. La intención inicial fue identificar las bases para construir puentes entre diversos campos de la sociedad y de esta manera multiplicar el alcance de los mismos. Así es que tuvimos el gusto de apoyar el lanzamiento de una decena de lanzamientos discográficos; conversar con los historietistas y dibujantes más activos del medio local; hablar con los apasionados del cine y del teatro entre otros. Los diez programas fueron transmitidos a través de la radio Contemporánea, 103.7 FM y siguen a la disposición del público por el blog del programa. Esa fue otra importante apuesta durante todo el programa, jugar en dos universos de comunicación buscando un entendimiento de los mismos. Buscando ese entendimiento compartimos con una cantidad importante de blogueros y radiodifusores con los que conversamos acerca de la vigencia, potencialidades y coincidencias entre ambos circuitos comunicacionales. Todo esto en constante retroalimentación con nuestros oyentes merced a nuestro permanente contacto con ellos en las calles y también a través de vías más propias del cyberespacio (correo electrónico, facebook, blog).

En este nuevo ciclo que estamos por comenzar queremos fortalecer los nexos establecidos y terminar de dibujar la estructura de un programa que cumpla con los objetivos anteriormente señalados. Para tal efecto hemos sistematizado los contenidos del programa y los tiempos de aparición en el ciclo. Para eso hemos decidido que los materiales estarán ordenados a través de sectores estables. Esto no significa que el programa tendrá un formato estático, todo lo contrario, cada semana habrá una distinta combinación de sectores determinados por la pertinencia, coyuntura y naturaleza del programa. De esta manera queremos que el programa tenga un concepto coherente en su totalidad, un formato entendible sin descuidar la frescura y el dinamismo. Esta sistematización está pensada también para que todo nuestro entorno perciba los objetivos del programa y que su participación se multiplique cuantitativa y cualitativamente.

La programación participativa va a ser una de las características fundamentales en el ciclo que empieza. Por eso también es que la oferta de sectores es diversa y pensada para abarcar múltiples expresiones de la geografía nacional. Rescatamos y proyectamos el viejo formato de revista radial; esto es algo que nos permitirá reportear sobre fútbol, cine, música, teatro, movida nocturna y urbana, blogs, entre otras manifestaciones. Si bien nuestro nucleo vital será la ciudad de La Paz se multiplicarán esfuerzos para lograr la presencia de materiales generados en otras ciudades, la invitación a subirse al carro de Ciudad Cuetillo es permanente y extensiva a todos los lugares donde tenemos acogida. Para lograr esta ampliación y la programación participativa vamos a fortalecer las vías de comunicación que tenemos con nuestra audiencia. Las vías de relacionamiento ya establecidas recibirán mayor atención a la vez que implementaremos nuevos mecanismos para que la programación participativa sea real. Así es que pensamos abrazar vías de comunicación más allá de las que nos otorga el mundo virtual; todavía estamos evaluando cuáles son los mecanismos más eficaces para este interrelacionamiento. Pretendemos una comunicación horizontal donde no distinguiremos entre oyentes y protagonistas puesto que son una misma cosa.

También es importante apuntar que la apuesta es por el desarrollo de un proyecto multidimensional. Primero que nada queremos SER un programa de RADIO aprovechando todas las potencialidades y encantos del universo radial. Queremos plasmar en el programa nuestra fascinación por hacer radio rescatando y proyectando elementos antaño notables. Así es que la revista no va a alimentarse solamente de reportaje callejero, tenemos pensado enriquecer el programa con otra clase de esfuerzos, digamos, más propios. Es de esta manera que queremos experimentar en un género sumamente apasionante como ser la radionovela, algo que en este momento estamos estudiando a fondo. También lanzaremos regularmente monólogos, editoriales, manifiestos, cartas abiertas, etc. ¿Pensaban que el reality es solamente frivolidad y miserias humanas? Tenemos una sorpresa importante en ese ámbito ¡Y por radio señores! Con estas producciones propias queremos asumir de lleno el lindo desafío que representa hacer radio, donde es fundamental involucrar al oyente para lograr una cabal descripción de la situación. En segundo lugar vamos a comenzar a pensarnos como participantes de todo el movimiento en el que se involucra el programa. Estaremos prestos a participar, apoyar u organizar distintos eventos justamente para efectivizar esos puentes de los que hablamos al principio. Prontamente estaremos anunciando la presentación de un galardonado documental en una de las salas de la ciudad, como puntapié inicial de nuestras actividades. Les doy una pista, el hijo de Carlos Mejía Godoy. Y en tercer lugar queremos aprovechar al máximo las posibilidades multimedia que nos brinda la revolución microelectrónica. Nuestra producción no se cerrará en los sesenta minutos del programa, pensamos añadirle un plus de un video semanal con diversos fines. En estos videos podremos incorporar refuerzos visuales para materiales que así lo requieran o enriquecer el proyecto con entrevistas más extensas cuando así lo amerite el caso. El video semanal es una alternativa abierta que acompañará al programa con idénticos fines.

Esa es, creemos, la descripción más cercana a lo que buscaremos lograr con la apertura de este segundo ciclo. Un programa bien estructurado, ensamblado para que no sea repetitivo o caótico (algo que nos criticamos del año pasado). Materiales generados en colaboración/consenso de nuestro universo de llegada. Democratizar la comunicación al considerar indistintamente a nuestra audiencia como potencial/vital integrante del programa. Un proyecto multidimensional que abraza con cariño a la radiodifusión. Una revista con mucha memoria que va a rescatar mucho de experiencias notables del pasado y que va a tratar, en la medida de nuestras capacidades, de renovar la oferta radial existente con novedosas producciones. Un proyecto que no renuncia a generar actividades para integrar a los componentes de nuestra audiencia y finalmente una propuesta multimedia de comunicación alternativa.

Queridos amigos, eso es todo por ahora. Solamente me queda hacerles la invitación para que nos acompañen permanentemente, que se involucren en el programa, que nos enriquezcan con sus iniciativas. Les mandamos un cordial abrazo como señal de arranque de este programa, ustedes son Ciudad Cuetillo.