martes, 22 de enero de 2008

Un clásico domingo

Como era lógico después de juntar a los amigos por el cumpleaños, el domingo la máquina andaba arrastrándose, un clásico domingo. La diferencia era la necesidad por levantarse medianamente temprano puesto que era fácil imaginar que las entradas al clásico paceño iban a agotarse rápidamente. El retorno de la misa dominguera en el 2008 y la aparición de los refuerzos en cancha representaban una excelente convocatoria. Yo no lo logré, de todos los que celebramos la noche anterior solamente uno pudo juntar las fuerzas y conseguir las codiciadas entradas. El único reto en adelante era comer algo y llegar al Siles, aparentemente fácil.



Antes de iniciar el partido ingresaron el Presidente y Jose Luis Chilavert para dar la patada inicial. En líneas generales el público estaba más metido en la previa del partido que en mostrar simpatías o repudios al Presidente Morales. Evo saludó a la preferencia al retirarse sin embargo yo estaba más interesado en identificar a Chilavert. No lo veía desde 1997, un partido en el que lo odié mucho por todo lo que atajó esa tarde. Esa fue una típica jornada paceña de frustración futbolera, donde el gris se apodera hasta de la ropa. Ahora me cae de lo más bien el paragua, no soy tipo de odiar prolongadamente. No me olvido de todo lo que hizo por Roa Bastos cuando estaba delicadísimo de salud, dicen que ahora tiene clínicas oftalmológicas gratuitas además. Y, obviamente, tampoco me voy a olvidar nunca de ese gol fantástico que le hizo a River donde el balón cruzó los cielos.

Volviendo al tema match, daba toda la impresión de que el Bolívar lo iba a pasar por arriba al atigrado. Creo que hasta el técnico del tigre lo pensó y por eso metió tres volantes de marca y solamente uno de creación en el medio. Viendo que Bolívar no le hacía justicia a la inversión realizada a mediados del primer tiempo Redín incluyó a Cardozo en cancha, buen aporte aunque sigue siendo un poco atolondrado. El que terminó pagando fue Angulo, que jugaba regularmente en su debut, mientras que Wilder Arévalo nunca apareció en el partido. El primer tiempo dejó el gol del tigre y el espectáculo del siete bolivarista. Pocos sabían el nombre de este muchacho, alguno llegó a decir que era Gatty Ribeiro pero todos notaron la velocidad y el desequilibrio que generaba. Abdón Reyes, la contratación menos pomposa de la academia, terminó siendo el refuerzo que mejor respondió el día del debut.

El segundo tiempo lo tuvo el tigre, lo tuvo. Yo le dije a mi amigo, el que consiguió las entradas, les van a doler al final tantos desperdicios. Salinas se comió varios y alguno Escobar también. Mientras tanto los refuerzos del celeste seguían sin conectarse entre ellos. Botero puso voluntad, le faltó todo lo demás. José Alfredo tuvo poquísima participación y varios resbalones. Fioretto, que era de los que más prometía, defraudó aunque le rescato un par de jugadas con un criterio que invita por lo menos a esperar. El paraguayo, no Chilavert, en la defensa tuvo imprecisiones pero salvó al equipo en varias ocasiones; para ser el cacique atrás tiene que llegar a entenderse con el resto de los del fondo. Carrario hizo un buen pase (acabó en gol del empate), un lujo y repetidas pérdidas de balón; creo que puede a mejorar. Valentierra es al que todos esperamos.

Y eso fue todo, otra vez el primer clásico del año acaba en tablas. Lo más destacable fue la gratísima aparición de Abdón Reyes, le falta criterio en instancias decisivas pero el talento y la voluntad son notables. Acabando el partido los Ciudad Cuetillo teníamos una reunión con los directivos de nuestra radioemisora donde terminamos de dibujar el nuevo formato del programa. El jueves 31, en plena Feria de Alasitas, cerrando el mes de enero y abriendo el Carnaval volvemos con una cantidad importante de sorpresas y eventos en carpeta. Saliendo de la reunión unas pizzas para terminar de resucitar, cosa que finalmente no logré, y así cerrar un domingo a todo clásico.

4 comentarios :

  1. que pena no?
    tu papá Bolivar deberia haber ganado pues....
    como no le va a sonar a su negrita...
    jajajajja
    saludos!

    ResponderEliminar
  2. En el clásicop de hoy algun od los dos va a cambiar el reslultado de las tablas. Espero pues que tal logro y merecidamente sea hecho pues por el papá Boliviar.

    Abrazos mi buen.

    PD.: Mi número de cel.: es el 70147074. Clasringo será si nos vemos con todos en el clásico y en pleno Carnaval de Oruro.

    ResponderEliminar
  3. Una buena crónica, con una imagen que está en la memoria de cualquiera que aprecie el fútbol de este lado del mundo.
    Gracias por tus palabras.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Bolivaristas y no bolivaristas, todos disfrutamos el fútbol de alguna manera. Además veo que todos saben quién es el papá!

    utópico: Al final ganamos para seguir con la costumbre.

    Alexis: Anotado tu cel, te llamo cualquier eventualidad. Qué lluvia ese miércoles, pero ganamos!!! En Oruro es una fija, un abrazo.

    ze pequeño: No tienes idea cuanto grité ese gol, una cosa de locos. Imagen para cualquiera que aprecie el fútbol en todo el mundo, porque Chilavert e Higuita, con 45 años y todo, son de talla mundial. Visitaré tu blog con frecuencia.

    ResponderEliminar