miércoles, 16 de enero de 2008

Recordando estos días

11 de enero: Un año de distancia nos separa de la batalla cochabambina donde se apagaron tres vidas. Hace un año un grupo de jóvenes decidió que Cochabamba era exclusividad de ellos y se lanzaron con la consigna de sacar a los indios de su plaza. No me quedan dudas de que la violencia venía impulsada desde la prefectura aunque después de hablar con varios amigos cochabambinos soy conciente de que varios jóvenes de adhirieron espontáneamente. Estos jóvenes, la generación de los 'nacidos en democracia', que luchan por el statu quo han aparecido repetidamente en La Paz y en Cochabamba. Unos son extremo racistas, otros solamente ingenuos que piensan que las cosas deben seguir así; como Dios y el prefecto mandan.

la chakana en memoria a los caidos duró menos de 48 horas

12 de enero: Este sábado los Quimbando reciben amenazas telefónicas justamente por participar en la conmemoración del 11 de enero del 2007. Los invito a que pasen por su blog, se informen más del asunto y expresen apoyo y admiración por estos muchachos que les cantan las cuarenta a los fascistas. También es Gallinazo pero eso es harina de otro costal.

14 de enero: Arrancó la segunda semana del diálogo entre el Gobierno y los Prefectos. Estoy de acuerdo cuando dicen que si el diálogo no es sincero estamos en el horno pero de todas maneras aplaudo los encuentros como antesala de todo lo que se nos viene en frente. Como sociedad vamos a encontrarnos múltiples veces este año, mientras más amplios, democráticos y honestos sean estos encuentros mejor.

15 de enero: Para no olvidar, porque lo urgente muchas veces aplasta lo importante. Como hoy en 1981 se dió la masacre de la calle Harrington. NUNCA MÁS.

jose, luis, ricardo, arcil, gonzalo
ramiro, jorge y artemio

19 de enero: Encuentro por mi cumpleaños, en mi próximo post ya les iré avisando el plan, invitación extensiva.

21 de enero: En 1984 empecé a nacer. Soy de la generación de los 'nacidos en democracia', pero con el statu quo no me pienso alinear jamás. (disculpas por el egocentrismo)

22 de enero: Se cumplen dos años de gestión del presidente Evo Morales. Para quien lo culpa de todos los males de la patria es bueno recordarle; van dos años viejo, sabes que no es así. Para ese que piensa que el gobierno es continuista y que el cambio es insustancial le recuerdo lo mismo. Y para aquel que apoya a la gestión del gobierno creo que hay que reflexionar; mira que han pasado unos cuantos ratos feos en nada más que dos años, hay que evitar más quilombo.

Creo que varios tenemos que replantearnos las cosas ¿verdad?

3 comentarios :

  1. Mientras vos recordas a los hijitos de papá, hay otra mitad ( o menos por ahi) que recuerda a un grupo de cocaleros enviados por Evo Morales, quien todavía dolido por no haber obtenido la prefectura de Cochabamba para el MAS, ENVIÓ a este su ejercito a quemar, golpear, aterrorizar y lo que fuese necesario para que caiga el prefecto elegido democraticamente. O nos olvidamos de mencionar tambien, la anécdota del cambio de cabeza de la policía por hacer cumplir la Ley ( que hizo?, intentó evitar que los cocaleros continúen sus destrozos)
    O nos olvidamos tambien de la Diputada Zurita repartiendo alimentos y víveres donados para los dagnificados entre su ejercito, su milicia, hay muuuchas cosas que te estas olvidando y que vale la pena recordar tambien...

    ResponderEliminar
  2. Me quedo, mi estimado Boris Iván, con varias lecciones:

    1. Nunca más, NUNCA MÁS a "calles Harringtones".

    2. El diálogo, sincero o no, traslada el conflicto desde las calles a las mesas de negociación. Eso evita (o tal vez sólo posterga; no voy a pecar de ingenuo al respecto) el uso de la violencia con motivos sociales o políticos. Mejor los diálogos algo cínico que los violentos y sinceros enfrentamientos. Vita est prima...

    3. En dos años, como dices, no podemos sacar cuentas alegres... Pero tampoco cuentas trágicas... Pese a que los recursos económicos han sido utilizados como medios políticos, no se está arrasando con la economía boliviana. Un punto menos para la estrategia anti-allendista de la oposición económica. Pese a que algunas comunidades de ciudadanos incautos han sido usadas como carne de cañón para entorpecer procesos democráticos, el uso del monopolio legítimo de la fuerza, a pesar de los pesares, se ha reducido al mínimo. Me imagino la de ciudadanos bolivianos asesinados si los eventos del 24 de noviembre o el 15 de diciembre hubieran ocurrido antes de octubre de 2003.

    Muchos salud-os y un muy feliz cumpleaños adelantado...

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el debate.

    Yo nomás: Uno el rato de hacer una repasada histórica hace, a mi juicio, un rescate de elementos pero además efectua una valoración (no necesariamente objetiva) de lo acontecido. En mi formación he recibido diversas estrategias para entender eso que llamamos objetividad, yo creo que eso pasa por la honestidad, individual y metodológica, con la que afrontas un fenómeno.
    Ahora bien, tu estás en todo el derecho de rescatar elementos como a Leonilda Zurita y su administración de alimentos. Lo que yo encontré y destaqué en aquellos días fue una movilización racista en Cochabamba. Ojo, que reconozco que en cierto momento fue una movilización espontánea de los jóvenes cochabambinos. Lo que me interesa a la hora de esta clase de rescates son las motivaciones y acuerdos societales que se dan en esos casos. Por eso yo vi a jóvenes cochabambinos que deciden excluir a otras realidades de su ciudad.
    Siempre es bueno compartir estas visiones, así vos y yo ampliamos nuestros espectros de visibilidad.

    Ego Ipse: Vita est prima. Además estos diálogos en una realidad de urgencias representan un ejercicio donde, quiero creer, todos aprendemos un poquito cada vez. Creo que, más allá de los acuerdos, es vital para una sociedad heredera de tantos autoritarismos.

    Tu último punto es de mucha importancia. No quisiera imaginarme que pasaba si era al gabinete de Goni al que rodeaban en la Glorieta. Elementos que no se deben olvidar.

    Gracias por las felicitaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar