miércoles, 28 de noviembre de 2007

La trampa regional y la altura

10 opiniones

Días complicados para creer o para entender, por igual. Asistimos a una puesta en escena con papeles de antemano confusos. Parece que todo anda al revés. Pretenden que creamos que nos convertimos en aquello contra lo que luchamos, falso. O sea, la constituyente está malograda pero los jodidos de verdad son los de siempre. Buscaron inviabilizarla a toda costa los enemigos del cambio pero los muertos salieron de las calles otra vez. ¿Son héroes de la democracia? Eso dicen los oligarcas y sabemos que a ellos les vale un pito la democracia, ergo… Yo sigo viendo a los saqueadores dueños de todo por un lado y a los que queremos/necesitamos el cambio por el otro, no es un simplismo. Ahora, es complicado entender o creer no solamente por el miserable regocijo mediático de estos días o el descaro de los operadores contrarios clamando democracia y libertad. Es difícil mirar porque sabemos que así no tenían que salir las cosas, es complicado porque no nos resignamos –como mal dijo un ministro –a creer que ese dolor era necesario en este parto.

¿El dolor es de todos verdad? Pero los que salen indignados son los que armaron la jugada para que Sucre marche al matadero. Nunca vamos a resignar una sola vida pero hay que reconocer que Sucre se compró ese paquete y terminó pagando. Barrón, Cava, y etcéteras que quieren ser paladines de la democracia cuando no pasan de fichas de segunda línea de la conspiración. ¿Creían que trabando/secuestrando la constituyente iban a frenar el ejercicio popular desatado hace años? Imbéciles legalistas que solamente piensan en la soberanía del papel cuando por detrás van más de diez años de andar. Ahora por el otro lado tampoco podemos estar del todo orgullosos. Hace rato que les venimos haciendo el juego al caer en innecesarias rencillas regionales. Estalló en Sucre y no duden que puede estallar más feo en el oriente.

La responsabilidad del gobierno en los muertos es innegable, nosotros también le llevábamos la cuenta a Banzer, a Goni y a Tuto. Dicho sea de paso, Tuto ya tiene unos cuantos en muy poco tiempo. De ahí a la tiranía con la que quieren pintar al gobierno queda mucho trecho. Mucho descarado este Manfred pidiendo la renuncia de Evo cuando él se alió con Goni un mes antes del quilombo y fue el primero en bajarse del barco. Claro, con lo recién sucedido todos están envalentonados. Branco, Costas, los del comité interinstitucional. Si hasta Tuto Quiroga, que siempre aparecía en otro país en días de crisis, ahora sale a dárselas de reserva moral y defensor de la vida. Error nuestro, obvio. No pudimos salir de la trampa de la lucha regional, no fuimos más grandes que ellos. Por eso la reconciliación era y es tan necesaria.

Vamos a tener muchos sofocones todavía si queremos que una nueva constitución sea. Lo que debe sobresalir ahora es la altura nuestra para superar esta trampa, con o sin constitución. Este gobierno debería saber como ninguno que el cambio empieza por abajo y nunca desde las cumbres. La reconciliación es posible entre las poblaciones, porque enemigos del cambio tenemos en todo el país. Para que las reivindicaciones de un lado no representen amenazas para el otro. Y me parece que así ven a una nueva constitución en el país, como a una amenaza más que como esperanza. Es una amenaza, cierto, pero contra los privilegiados dueños de todo. Ahora cualquier iniciativa se encuentra muy condicionada por la región de donde proviene y no por los intereses que representa.

No se puede arriesgar una vida más, si la violencia es necesaria debe ser para desmontar las estructuras de exclusión del país. Muchas broncas nos comimos los que estamos al lado del cambio viéndonos caer en este jueguito de las regiones. Yo si creo que el gobierno piensa en el bien de todos pero no niego que entre otros afanes reivindicativos da pie a que la oposición logre atrincherarse en varios departamentos. Presenciamos declaraciones desafortunadas, intervenciones militares y otras manifestaciones que han profundizado sensibilidades. Faltó el esclarecimiento necesario para poder superar la trampa regional que plantearon las elites. Y parece que el fin de semana pasado terminamos de trazar el mapa de confrontación. Es decir, la oposición a la nueva constitución es clara en determinados espacios. Interesa más reencontrar al país que una nueva constitución, la verdad. Y no es por ingenuo o por buen tipo, es porque a cualquier cambio lo van a seguir trabando en un frente y en el otro por esta confrontación irresponsable que utilizaron las elites para sobrevivir. Con toda humildad, yo creo que vamos a superar a los del statu quo jugando con mucha más altura que ellos. Eso es superando este cuento de las pugnas regionales.

martes, 20 de noviembre de 2007

El equipo que no quiere ganar

4 opiniones
¿Alguna vez vieron algo así? Que horrible mantener los ojos en la tele viendo el quinto gol y el regocijo del rival que se regodea con más ganas porque se sabe claramente inferior. Rompen sus propias marcas de bochorno estos muchachos que cuando tienen que empujarla la pisan y cuando la tienen que pisar la revolean mal.

¿Por qué ese cambio rarísimo de Joselito Vaca por Lima? Vaca no estaba jugando tan mal por primera vez y meten a un hombre de marca. Si hubiese sido por lesión lo mejor era que entre ese atrevido del chico Campos. Ahora el DT puede argumentar que quería administrar el partido para liquidarlo de contra. ¡Si lo teníamos nosotros! Tres de marca en el medio y aún así la pauta era boliviana, jalados por Martins que le tapo la boca a todos los 'planificadores' del cuerpo técnico que no lo ponían de titular.


¿Qué habrá dicho Martins desde afuera de la cancha viendo el desastre? Pobre chico, tanta entrega y tener que irse a dormir con tanta bronca. Que defensa más desastrosa, siendo que nuestro cuerpo técnico llegó con el discurso de la planificación y el tacticismo, todo mal. Gatty Ribeiro no tiene fútbol ni despliegue, obvio, si casi descartamos al 50% de los jugadores nacionales por jugar ese hexagonal. ¿Se acuerdan la historia del retorno del hexagonal? Clubes cruceños luego de que se quedaron fuera de la libertadores teniendo cuatro clubes armaron ese escándalo del hexagonal para asegurar a equipos suyos en instancias decisivas. Ahora solamente juegan del oriente en la selección. ¿Se imaginan el conflicto si fuera netamente occidental el equipo de Sánchez?

En cancha algunos desempeños fueron destacables pero a otros había que matarlos. Especulando en momentos en los que se podía desequilibrar para siempre. No se si es tanto por las instrucciones de nuestro estratega o por la costumbre de celar las miserias. Ya acostumbrados al desastre en cancha, el equipo cuando lo tenía todo para ganar bien empezó a derrumbarse. Luego vino el desastre, no le faltó nada a la pinturita de un equipo que provoca lástima. Sin arquero, sin piernas, sin coraje y un arbitro que no lo acababa nunca. Pocas veces se ha visto un revés de tales magnitudes, siempre rompemos nuestras marcas en eso. De las perspectivas, el cuerpo técnico, dirigencia y otras barbaridades habrá que hablar más tarde, todavía duele mucho.

lunes, 19 de noviembre de 2007

San Cristobal vale más que River

0 opiniones
En el gallinero todos se quedaron con ganas de un gol más, basta con mirar la cara de Messi después de mandar el último tiro libre a la gradería. Nosotros también porque un gol nuestro en Núñez, más allá de la estadística, podía haber cambiado la historia en Venezuela. Para Bolivia meter el primer gol es equivalente a parir después de meses, por eso el descuento habría sido importante.

Los que dicen que la actuación fue decorosa, que hubo amor propio están en lo correcto. Gran parte de los jugadores entendió su situación: no tenían nada que perder y todo por ganar. Otra cosa muy distinta es aplaudirlos por eso, en la Copa América y en los amistosos se resaltaba el cambio de actitud y llegado el momento la producción no ha mejorado.

Los argentinos ganaron sin despeinarse (lesionamos a Cambiasso) pero ese no es un drama por si solo. Forma parte del drama más grande, un cuerpo técnico terco en la formación del equipo y que además es en extremo sumiso a la dirigencia. Todo apunta a que tendremos que vivir con eso. Otra vez Joselito Vaca en cancha los noventa minutos, ya es desesperante. ¿Gatty Ribeiro está lesionado? Porque Hoyos es uno de los responsables del primer gol y es el único responsable del tercero. Tan mal no creo que juguemos en el occidente, no me gusta hablar de regiones en la selección pero ya es sospechosa esta cerrada obstinación por los jugadores de tierras bajas. Como sospechoso también es lo que pasó con el arquero de San José, el puntero de la Liga. Estrenando pasaporte sólo para la ocasión pegarle de esa manera una hora antes de viajar. No pasó pero imagínense lo que habría sido si en River nos lesionaban al arquero, en Venezuela el suplente sería uno de los muchos dirigentes que se plegaron a la delegación porque Marcelo Torrico era una desgracia aun siendo joven.

Hay que ganarle a Venezuela, eso basta para recuperar todas las posibilidades. Si cerramos el año con cuatro puntos habiendo jugado solamente un partido de local el balance es positivo. Mañana tampoco vamos a quedar fuera de Sudáfrica si perdemos pero vamos a caminar debajo de la línea de los tres puntos por partido local. Ahí si nos comienza a dejar el tren y cuando eso nos pasa generalmente no lo agarramos más (3 x 9 = 27 = 2010). Por eso la parada en San Cristóbal es fundamental. Las esperanzas, cada vez con menos sustento, quedan.

lunes, 12 de noviembre de 2007

Otro tiempo, otros pactos

0 opiniones
En la memoria boliviana medianamente reciente los pactos políticos traen imágenes poco gratas. El accionar de aquellos partidos que se cuartearon lo público –tornándolo privado en varios casos –será lo que muchos recordarán como el tiempo de la democracia pactada. Otros son algo más precisos y le dicen partidocracia a eso que tuvimos desde 1985 hasta el 2003. Ese fue el tiempo de operadores que pasaban por encima cualquier diferencia para entrar a la repartición. No confundamos ni un segundo eso con voluntad democrática, la voracidad partidocrática es una cosa muy distinta.

Hoy corren otros días, no quiero caer en exaltaciones a un nuevo tiempo pero es innegable que el escenario está modificado. No por claridad o desprendimiento de los partidócratas, todo lo contrario, muy a su pesar. Me parece necesario recordar aquellos años justo ahora que vuelan discrepancias tan peligrosas. A muy grandes rasgos ver como andaba el manoseo aquellos años y como viene la mano ahora:

Primero que nada el modo de participar en Bolivia no ha cambiado tan sustancialmente. Son justamente las lógicas de la política tradicional las que están tabeando un proceso que supo soñar con alterar la manera de decidir en el país. Segundo e importante, se pretende consagrar a los procedimientos partidocráticos como una visión acabada de democracia. Ahora claman por consensos cuando antes los consensos eran a cambio de ministerios o maletines. Lo trascendental de este punto es que aquí como sociedad estamos recién abriendo los ojos, consensos de/por las mayorías en lugar de consensos entre/para los representantes/miembros de una elite. Superar esa concepción excluyente es un camino que venimos andando pero todavía queda mucho. En tercer lugar es de lamentar como la impronta por sostener un sistema de privilegios –a título de demócratas, como en los viejos tiempos –viene alentando cualquier posible foco de confrontación. Y los intolerantes venimos a resultar nosotros, los que estamos con el cambio, eso ya es mucho cinismo. Obviamente no puede haber tolerancia, palabrita de mierda, con el entramado de desigualdades que padece el país. Cuarto e innecesario de explicar, vuelan discrepancias muy peligrosas en todo el país pero no vuelan con jet fuel venezolano.

Justo porque corren otros días corresponde agrandar la democracia, extender la política. Al revés también sirve, porque se ha agrandado la democracia es que corren y correrán otros días. Por eso empezamos hablando de cómo se daban los pactos, hay que replantearlos a la altura del cambio que buscamos. Algo hemos andado, ya se sabe, pero falta y lo peor es que aunque estemos por el cambio seguimos siendo presas de las lógicas que queremos abandonar. El pacto en democracia no necesariamente debe dejar de ser una negociación, lo que abandonamos es el carácter privativo de sus protagonistas y de sus beneficiarios. Extendemos la política innovando las formas de decidir y participar y eso inevitablemente pasa por la forma en la que arribamos a acuerdos.

Los retos que le quedan a nuestra democracia son varios. Justamente porque se han abierto el paso nuevos actores es que la agenda de pendientes está llena. Piensen en estas palabras que se vienen perfilando dentro de una futura constitución: descentralizado, autonómico y unitario. Un Estado democrático con esas características es el que se pone en tapete. Obviamente va a tener otros distintivos pero quiero detenerme en estos tres. Los peligros de esas atribuciones los estamos viviendo ahora mismo, prefectos egoístas, ínfulas autonomistas que buscan reestablecer el mando a viejos vividores de la partidocracia, intervenciones desatinadas del ejecutivo por desconocimiento de situación, etc. Si descentralizando alejas a la población de sus propios asuntos la democracia se debilita y si la descentralización se vuelve una argucia para poner en guerra poblaciones estamos peor que ayer. Ahora necesitamos reconciliación con pactos amplios para evitar esa clase de desastres. Ya vimos todos los daños que dejó la partidocracia y los pesares que estamos soportando en estos días por no lograr una actuación diferente a los días de la democracia pactada. Insisto, hace rato que venimos andando un proceso democrático distinto pero es ahora que necesitamos profundizarlo, ese es un acuerdo mayor. Un compromiso distinto a los tradicionales porque sabemos que necesitamos que el cambio sea.

viernes, 9 de noviembre de 2007

¿Se viene el santo campeón?

2 opiniones

Yo creo que se lo merecen y me gustaría la verdad. San José es de esos equipos que te caen simpáticos, no tanto por su juego pero si por su entorno y lo que movilizan. Yo desde chico me acuerdo como llegaban los buses desde Oruro cada vez que el equipo de la V azulada jugaba contra el Bolivar. Estoy hablando de los noventa, donde cualquier clásico nacional representaba un estadio lleno y en ese tiempo se hablaba mucho del miedo que le tenía el Bolivar a los santos.

Yo los odié mucho el año 96, creo que era ese año. Donde nos sacaron el campeonato en casa, nos ganaron 2 a 1 creo. El gol nuestro lo hizo Baldivieso de penal, eso estoy seguro. Esa tarde había casi la misma cantidad de orureños en el Siles. Siempre fueron una barra que contagiaba, incluso a la barra rival la hacían gritar más. Además la banda era un detalle extraordinario en la cancha. Mis primerísimos recuerdos de una Copa Libertadores son los partidos de Bolivar y San Jose contra el Sao Paulo y el Criciúma. En ese año el santo logró empatarle en pleno Morumbí al último bastión del jogo bonito, el Sao Paulo de Tele Santana. Ahí jugaban Raí, Toninho Cerezo, Palinha y otros monstruos, ese Sao Paulo meses después ganaría la Intercontinental.

Me acuerdo también que había banderas de San José en recta el día que le ganamos a Brasil el 93. Que manera de movilizarse la de los hinchas, la mejor barra del país a mi juicio. Por eso me caen bien, una manera de adscribirse a la realidad del equipo que pocos hinchas sienten. Su retorno a la liga era imprescindible para pensar en levantar nuestro fútbol como espectáculo y están ayudando. Recuperando todo lo que se ha ido perdiendo en estos años de aburrimiento y mediocridad. Devolviendo a la hinchada toda una gama de prácticas y conductas que se han ido distorsionando con los años (vean a la barra de Oriente por ejemplo). ¿Y del equipo? Yo creo que les falta circuito y rodaje pero les sobra la entrega, como dijo angelcaido, es un equipo que les permite soñar.

Ojalá sean campeones, son un equipo que se lo merece en serio. Este hexagonal parecía a medida de los stronguistas, por suerte no se dió la lógica. Será bueno para todo el fútbol nacional, el retorno de un histórico a escenarios internacionales. Un grande del país que vuelve a dar la vuelta. ¿Será que la dan en la cancha del Rival con mayúsculas? ¿En el Capriles gritarán campeón?



domingo, 4 de noviembre de 2007

Toca reconciliar II

0 opiniones
Seguimos desde el Ventarrón buscando esa reconciliación de la que hablamos en el post anterior. Para que sigamos creyendo que es posible les dejo una composición* digital para testimoniar.




Los invito a recordar, a viajar o a imaginar. No ven que no podemos desentendernos aunque así lo quisiéramos. Ya hemos andado mucho juntos y definitivamente no es el tiempo de las distancias. Nos tenemos que llevar bien por eso y por muchas otras razones. Para poder dormir la siesta en hamaca después de un asado en Trinidad. Porque guitarrear es un placer mayor en Tarija con singani acompañando. Para que podamos entrarle a un pique o a una pailita apenas salgamos del aeropuerto de Cocha. La reconciliación es necesaria para visitar querencias en esas casonas de larga entrada y varios patios que tiene Sucre. Sin rencores tomarnos una chela mientras pasan los diablos de La Fraternidad en Oruro. Reconciliarnos y así poder ir todos a nadar al Piraí o a las aguas termales en el norte potosino. Para que puedan ver como se encienden las luces en la hoyada paceña y como duran hasta el amanecer y desde allí partir rumbo al norte a bailar en Cobija. Juguemos en el mismo equipo, compartamos la parrillada, levantemos la misma bandera, es posible. Amigos no renunciemos a tan extraordinarias posibilidades, el problema es con otros hace tiempo. Sigamos andando y mientras mejor nos llevemos mejor estaremos.

*Toca reconciliar, las fotos son mias de diversas partes del país.