martes, 9 de octubre de 2007

Yo le debo unas cuantas cosas

“El Socialismo Económico sin la Moral
Revolucionaria no me interesa. Luchamos contra la miseria
pero al mismo tiempo contra la enajenación.
Si el Socialismo se despreocupara
de la conciencia, puede ser un método de reparto
pero nunca una moral revolucionaria.”
CHE
Hace tiempo que no lo recordaba como en estos días. Con esta frase arrancaba un ensayo que presenté para la 1ra Conferencia "La obra de Carlos Marx y los desafios del siglo XXI". Esto sucedió en el 2002 mientras vivía en La Habana. El ensayo era un desastre digno de los años que llevaba encima y siempre sospeché que la comisión académica lo incluyó en el evento porque yo les caí bien y listo. Nunca me pude responder porque arranqué ese trabajo con una frase del Che, en el texto no lo menciono más y tampoco tiene pertinencia con el trabajo.



cuando pude ver esta imagen en vivo casi me caigo del cocotaxi


A las cero horas del 8 de octubre programé unas cuantas canciones significativas (para mi) en la compu y por casi media hora estuve a gusto recordando. Recordaba años con "Aquellos soldaditos de plomo" de Heredia por ejemplo. La memoria es un deber pero a la vez un placer impresionante si uno le da su lugar. Anoche un par de amigos me lo recordaron de nuevo cuando pasamos tipo nueve de la noche frente a la universidad y vimos que el atrio estaba vacio. Cuando tenía 16 años armamos un lindo concierto ahí, yo ni siquiera era universitario en esos días y me mandaron de presentador. Haciendo honor a la verdad el Che me refresca la memoria. Son ya diez ochos de octubre que el Che comparte esa fecha conmigo. El primero en Vallegrande, donde siempre vuelvo por mi familia y por su carnaval (si alguien quiere ir tengo casa). Otros organizando actos conmemorativos, dos o tres veces nomás. Uno en Cuba donde usando credencial de periodista trucada me hice llevar a la Universidad de las Villas (Villa Clara) para observar el concierto conmemorativo y las palabras de los comandantes de la revolución y del Comandante en Jefe. El 2003 amigos organizaron un concierto en San Francisco pero la coyuntura nos cantaba otra agenda, no fui. Este último preferí no ver ni un reportaje alusivo, tampoco el concierto en Televisión Cubana. Luego de ver el atrio muerto nos tomamos dos botellas de ron, al final ya era nueve de octubre.

no me acuerdo que mensaje deje aquí, no debió ser nada original, es la lavanderia del hospital Señor de Malta, Vallegrande


No quería poner un post alusivo porque no tenía nada que decir. Siempre asumí que estaba alejado de mi cotidiano pero debo reconocer que le debo unas cuantas cosas. Con una organización guevarista, salida justamente del Encuentro Mundial hace diez años, empecé mis días de activismo. La primera fascinación fue por el Che, de ahí se originan mis actuales convicciones. Las primeras barbaridades que escribí y publiqué fueron para el Boletín Vive de la Fundación Che Guevara. Luego vino un maremoto de descubrimientos, ideas, personajes, lugares, etc. Lo que no puedo dejar de reconocer es que en los primeros pasos aparecía él.

Me entraron ganas de hacer justicia, reconocer y descubrir algunas cosas elaborando este post. Además me entró envidia ver como Joup, el Exeni y Ronaldo (compadre que conocí por aquellos años) la tenían más clara en el tema. Esquivé siempre el tema del Che y su relación en mis actividades, ahora estoy más tranquilo. En mi cuarto sigue la marca del poster que tuve colgado varios años. Todos mis amigos, le pregunté al Leo hace un rato, se acuerdan de ese poster. Yo no podía dejar de acordarme de tantas cosas que se suscitaron a través de él en mi vida. Lindo ejercicio fue hacer este post. Gratificante darme cuanta que después de todo sigo gritando venceremos con la misma convicción, sin poder dejar de estremecerme y sin dudarlo un segundo.

2 comentarios :

  1. A mi me pasó algo similar, pero si pienso postear algo.

    Y venceremos por supuesto, ya estamos venciendo.

    ResponderEliminar
  2. gracias por visitarme compañera. contigo en el equipo venceremos, no me quedan dudas.
    ¿ya han pasado unos cuántos años sin que hablemos verdad? ya nos estaremos encontrando.

    ResponderEliminar