lunes, 27 de agosto de 2007

Nos vamos rumbo al ENCUENTRO BLOGUIVIANO en Santa Cruz

0 opiniones

ENCUENTRO BLOGUIVIANO


Gran momento para visitar a Santa Cruz. Tanta familia y amigos que tengo allá que no me va a alcanzar el tiempo yo creo. Aunque dicen que el clima también está medio complicadito por allí (habló de que hay humedad y frío, no rebusquen). Yo creo firmemente que el sábado estarán óptimas las condiciones para un evento tan esperado por nosotros y por lo que se lee con bastante expectativa en el globo virtual. ... de lo virtual a lo real... gran consigna que escogieron para impulsar este Encuentro. Importante manera de romper con cercos mentales y tecnológicos sobre los cuales operan nuestros blogs. El Ventarrón asistirá con entusiasmo y ganas de intercambiar opiniones y saberes (prácticos y de toda clase). Es todo, les dejo el programa y unos cuantos enlaces para los que todavía no sepan bien de que se trata este Encuentro.
¡Nos vemos el sábado en Santa Cruz!
__
Fecha: 1º de septiembre

9:00 am - Inicio del encuentro, palabras de bienvenida a cargo de Sebastian Molina.
9:15 am - Presentación de reportaje “Blogs: Democracia Radical”.
9:30 am- Ponencia: “Estado de la blogosfera boliviana” a cargo de Miguel Esquirol, responsable de BlogsBolivia.
_
10:00 am - Mesa: Blogs y Literatura
Pablo Carbone – Moderador
Oscar “Puky” Gutierrez
Willy Camacho, el Estido
Claudia Peña
Mariana Ruiz
Roberto Cáceres (por confirmar)
-
11:15 am - Receso
-
2:30 pm - Ponencia: Presentación del proyecto Voces Bolivianas, a cargo de Eduardo Ávila.
-
4:00 pm - Receso
-
5:30 pm- Cierre: Conclusiones
5:45 - 7:00 pm - Charla abierta, tod@s con/contra tod@s.
___________________________
Lugar: Iyambae - Canal Isuto entre 2do y 3er anillo Zona Equipetrol
10:00 pm -Fiesta Digital, presentaciones musicales.
___________________________________
Si tienes un blog y te quieres inscribr click aquí
Sitio oficial del 1er Encuentro Bloguiviano click aqui

jueves, 23 de agosto de 2007

Nuestros fantasmas democráticos

2 opiniones
La democracia de las élites no significa lo mismo que la democracia de los subalternos. Eso queda cada vez más claro en las prácticas de ambos. Las élites la abrazaron por conveniencia, antes de la democracia actual ya eran clases privilegiadas. Abajo la gente no cesa de renovarla y la sigue reinventando. Para los acaudalados representa una garantía para conservar sus ventajas. En los pueblos poco se ha resuelto con su llegada pero la vienen expandiendo. Los clásicos beneficiados ven en ella sólo instituciones para sostener el aparato excluyente que ellos mismos implantaron. En los barrios ya hace rato aprendieron a sobrevivir pese a la sistemática exclusión y definitivamente quieren otra cosa. Por eso democracia de ninguna manera representa lo mismo para los aventajados históricos que para los excluidos.

Las definiciones son siempre arbitrarias pero no por eso democracia puede significar cualquier cosa. O más bien si puede pero pasa por otro lado el conflicto, por la lucha dentro del campo de las significaciones. En este momento yo creo que las élites defienden una visión de democracia. Algunos de ellos deben tener la firme convicción de que defienden a la democracia pura, absoluta (como si eso fuera posible). Los otros vinieron renovando las prácticas democráticas, echando mano de una riquísima acumulación histórica. De esos ampliados campesinos y obreros por ejemplo. Proponen una nueva visión, otra significación de la democracia. Visiones enfrentadas. Hasta ahí hasta podría insinuarse justo el enfrentamiento. Pero no, hay otros elementos que se despliegan. La trampa está en nosotros mismos.

La democracia de ellos siempre es mentirosa, jura igualdad pero por debajo se las arregla para mantener su sistema de privilegios. A nosotros nos vendieron su cuento desde hace tiempo, por todos lados. Por eso ahora superarla resulta un ejercicio mental muy complicado, como sociedad estamos en eso. Por eso tuvo tanto eco el lío de los dos tercios en su momento y se está dramatizando tanto el problema del tribunal constitucional actualmente. La trampa de la democracia liberal representativa pasa por la legitimación de sus aparatos dentro de nosotros. Entiendo que el oficialismo deba mantener una conducta relativamente congruente al marco normativo existente, después de todo entraron al juego de las reglas del Estado. Lo complicado es ver como a nosotros, sociedad, nos cuesta tanto desimpregnarnos del orden burgués en el que crecimos. Sabemos que el cuerpo jurídico de la democracia actual viene beneficiando sólo a ciertos sectores hace ya mucho tiempo y luego nos convertimos en defensores del mismo. Ojalá que este problema de los tribunos pase sin mayores consecuencias, pese a los dramáticos discursos de la oposición y los medios. La verdad no es que nos falte imaginación para pensar otra cosa, eso siempre está. Nuestro conflicto pasa por romper con esos cuentos de tolerancia, respeto, etc. que siempre han defendido a la desigualdad. Desigualdad democrática pero desigualdad al fin.

¿Y qué dicen del lío de Sucre? No pasa por el mismo lado acaso. Aquí ingresan elementos históricos y sensibilidades regionales pero el discurso es extraordinariamente parecido. Las pancartas de los diputados de Podemos en La Paz dicen lo mismo que las de los constituyentes en Sucre. ‘Asesinato a la democracia’ dicen los apologistas de la crisis, ‘por la democracia’ los manipuladores. Los apologistas andan por ahí haciendo su show, tratando de magnificar los problemas del país (medios incluidos). Ellos lo quieren reventar todo, a la constituyente, al gobierno, a lo conseguido en 8 años de movimientos sociales. Los otros, los que empiezan cualquier frase invocando a la democracia andan por lo mismo, son igual de irresponsables con el país. Manipulando la democracia y fomentando odios pusieron a Sucre en pie de guerra contra el gobierno. Cuando Sucre y todo el sur del país sienten el atraso por culpa de las élites nacionales (no sólo paceñas o cruceñas) que siempre excluyeron. Pero de ellos mejor no hablar más, ya se ha dicho mucho de ellos. Yo no puedo decir mejor que cualquier otro cuan mezquinos son los intereses de los comités cívicos por ejemplo. Por eso mejor concentrarnos en nosotros y nuestros fantasmas.

Fue error nuestro aglutinar a los constituyentes en Sucre como es error ahora proponer otra ciudad para la asamblea. Pero forma parte de nosotros concentrar y ya vemos las consecuencias, manoseo a la población de Sucre. Un manoseo que se ve legítimo en la gente, es cierto pero insisto, Sucre se merece más que los tres poderes. Si estábamos para refundar un Estado porque no se nos ocurrió hacer una constituyente extendida en el país, como una red. No se nos ocurrió, porque seguimos acostumbrados a los representantes y a la exclusión. Esto de la red habría salvado algunos problemas, pero nos cuesta salir de los viejos formatos. Y mientras no salgamos de aquellos viejos formatos y creencias le seguiremos dando argumentos a las élites. Miren lo que vienen haciendo estos dos años.

Esto no es de ninguna manera imposible, de no haber roto con el peso del presente impuesto no habríamos avanzado tanto en estos años. En serio, hoy pasan cosas que hace diez años habrían sonado a locura. Pero se avanzó y cambiaron las cosas, porque las cosas cambian desde abajo y no desde arriba. Superar este encantamiento ‘democrático’ que viene frenando el cambio es un pendiente. Se vienen abandonando poco a poco algunas cosas, superando nuestros fantasmas. Ya quedó claro lo fundamental, la democracia de las élites no es bajo ninguna circunstancia nuestra opción.

sábado, 18 de agosto de 2007

Los hinchas del Bolivar y la crisis

2 opiniones
Hace unos meses me consolaba pensando que a la mañana siguiente del siete a cero de Boca a Bolivar no habían menos bolivaristas en el mundo. Creyente a muerte de la lealtad del hincha, veía una esperanza en ese argumento. Y ahora otra vez, cuando la mano se pone dura a la hora de ser hincha, pienso en el patrimonio nuclear de un club de fútbol. Quedamos nosotros y por más que le doy vueltas al tema no encuentro otra tabla de salvación en momentos tan feos. Ya no queda el peso de la camiseta, no están más los jugadores consagrados, menos la trascendencia en el mercado de transferencias. El capitán Borja recuerda que antes era un privilegio ir al Bolivar y ahora es todo lo contrario. Lo desvirtuaron todo, ya sabemos quienes. Pero sobrevivieron los hinchas, el patrimonio vivo.

Y estoy hablando de los hinchas a secas, no pienso en los socios. Puede que no se reduzca el número de hinchas pero la masa societaria activa tampoco debe crecer regularmente. El club está tan distanciado de la gente que hablar de socios, de una comunidad bolivarista, es ir demasiado lejos. Terrible escuela deja esta administración. Gastos irresponsables pensando únicamente en armar equipos que garanticen torneos internacionales y que nada le dejan al club. Esa línea está dejando un mal recuerdo de los años más ganadores del Bolivar en el último tiempo. Bolivar ganó tanto que pudo crecer como club en Sudamérica, si hubieran hecho sólo la mitad de lo que hizo la Liga de Quito por ejemplo. La chance la dejamos pasar por ahora.

Además tampoco es un logro insólito, Bolivar siempre fue un ganador y no en estas condiciones. Con deudas escandalosas y jugadores tratando de irse lo más rápido posible. Tufiño lo dijo después del subcampeonato de la Sudamericana: todo muy lindo pero aquí no juego más. Así fuimos perdiendo jugadores y respeto. Lo que pasó con Pachi es otra muestra, colgado seis meses cuando ese chico era el conductor que le faltó a la selección en Venezuela. Nada contra Joselito pero Pachi tienen mayor autoridad en la cancha y, a mi juicio, mejor panorama. Ahora al equipo actual nadie lo reconoce y no porque los jugadores sean malos sino porque es el producto del improviso. Así y todo habían esperanzas de ganar en el último clásico. Eso porque últimamente el bolivarista se ha acostumbrado a soñar a pesar de todo y no gracias a algo.

Todavía, después de ese panorama, se animan, descriteriados, a culpar a los hinchas del fracaso. Justo en estos días salió un dirigente en los medios a decir que los hinchas no apoyamos con presencia. Que al partido contra Boca solamente fueron veinte mil. Cuando subieron las entradas una barbaridad, a nombre de combatir la reventa castigaron al público. Deberían estar agradecidos más bien. Con entradas a precios más realistas y en la peor de las lluvias llenamos la cancha contra el Santos un par de años antes. Esa subida irracional de las entradas, en pleno carnaval además, era una muestra y esta última declaración confirma que a los hinchas nos tienen en pésima consideración.

Ahora, lógico, todo se ve desolador. De los hombres del Bolivar ya no queda casi nadie. Y los que están deben querer irse y bien por ellos. No creo que les guste a los jugadores y al cuerpo técnico estar en un club autoritario, mentiroso, sin visión de futuro. Y como tampoco han estimulado la integración de la comunidad bolivarista el Bolivar se va sintiendo cada vez más vacío. ¿Triste verdad? Ahuyentan jugadores y se acuerdan de los hinchas solamente para subirles las entradas o recriminarles. La diferencia es que el lazo del hincha es infinitamente más fuerte, el jugador tiene unos pocos años de carrera y no debe desperdiciar.

Después de tanto capital dilapidado quedamos nosotros. Los clubes de fútbol le pertenecen a los socios por acuerdo y a los hinchas por naturaleza. Y antes de que salga un inteligente que proponga privatizar el club con el cuentito de la eficiencia tecnocrática hay que recordar a los hinchas. Los bolivaristas pueden reapropiarse del club, no hablo de la barra, hablo de todos. Está dentro de nuestras posibilidades. Esta última experiencia me convence aún más de que son los hinchas los que mejor pueden administrar sus clubes. Una privatización o cualquier otra manera de expropiación traería gente que no le tendría el mínimo cariño al club y lo terminaría de distanciar de la comunidad celeste. Ese es el miedo que tengo ahora, que por salvar al equipo terminen perdiéndolo todo.

Un amigo, que de ninguna manera es un futbolero apasionado, me prestó una película y yo nunca se la devolví. Se llama Luna de Avellaneda y yo se la recomiendo a todo el mundo. Tal vez este alegato por recuperar nuestro club de fútbol se vuelva más creíble después de verla. Yo creo que es posible, porque siempre fue posible. Porque nada de lo que propongo aquí es nuevo, son ideas de hace más de un siglo en el mundo. Así crecieron los clubes. Ideas desvalorizadas, dicho sea de paso, por los mismos agentes que luego llegaron a privatizar los clubes volviéndolos mero negocio especulativo. Quedamos nosotros, porque hasta los dirigentes actuales se están desentendiendo, mejor. Yo lo que pienso es que la salida pasa por recuperar al club, devolverlo al cotidiano de la gente. No puede ser solamente un improvisado equipo de fútbol.

martes, 14 de agosto de 2007

La querella por la capital

2 opiniones
modificado el 14 de agosto para el diario Liberación

Es propia e incluso saludable a la democracia la tensión que se genera entre la emergencia participativa y el poder instituido. Es en el forcejeo entre el carácter social de la cuestión pública con las formas privativas de la administración donde se profundizan o no los procesos democratizadores. ¿Qué tan propia a esta clase de tensiones es la actual batalla por la capital? ¿Alguien cree que juntando los tres poderes en Sucre le estamos dando un espaldarazo a la descentralización, a las capacidades autorganizativas de la sociedad? Yo creo que el punto es acercar el poder a la gente, no alejarlo de La Paz o llevarlo a Sucre.

Si concretamos está polémica al ámbito de la problemática de la democracia encontramos que tiene una naturaleza reduccionista. Democratizar pasa por extender el espacio público, no es pugnar por espacios creados en el pasado. Ampliar el espacio público saliendo, además, de la esfera de lo estatal representa una multitud de posibilidades para desconcentrar el poder. Autonomistas, descentralizadores, etc. deberían entender que luchar por el traslado de los poderes del Estado va contra sus supuestos originales. Ellos, en estos momentos, deberían estar por encima de estas cuestiones. Es más, al pelear por la capitalía plena están afirmando la prevalencia del poder central frente a la emergencia de poderes locales. Los autonomistas de la media luna que salieron a hablar a nombre de Chuquisaca están revalorizando justamente aquello a lo que dicen repudiar. Y da la impresión que esta polémica no pierde fuerza con las semanas precisamente por el fomento de parte de algunos de los conocidos de la media luna. Eso es manoseo, un descaro con la gente de Chuquisaca y además un acto de vergonzosa irresponsabilidad.

En este tiempo de tan alta sensibilidad regional haber sembrado discrepancias por la sede de los poderes roza lo imperdonable. Esto va para los constituyentes y otros personajes públicos que cometieron tal irresponsabilidad con el país y que se mantienen obstinados en tal posición. Si ellos piden a gritos descentralización porque alientan odios con la excusa de la sede. Desatan viejos rencores justamente ahora, cuando la construcción es tan débil. Manipulando a la población chuquisaqueña siendo que ellos no tienen la culpa de nada. Porque además el rencor que puede tener la gente de Sucre con La Paz no es un sentimiento permanente y constante venido de hace más de un siglo. Es el devenir de años de violencias estructurales, de maltrato, postergación y olvido producto de gobiernos excluyentes. De ese rencor, legado de gobiernos mezquinos, también los puedo responsabilizar a ellos. Si puedo, porque del Banzer ministro de Barrientos al Podemos 2007 ya pasaron unos cuantos años pero hay muchos amigos comunes.

Por eso hay que tener cuidado en no quedarse solamente en la consigna. Se deja notar que viejas elites están dispuestas a echar mano de cualquier causa para mantener sus beneficios. Estamos viendo como en este tiempo donde todo parece tan frágil se dedican a resaltar diferencias irresponsablemente. Ahora, cuando están coincidiendo tantos conflictos en el país, debemos estar más atentos. Como sociedad hemos dilucidado y discriminado alternativas dentro de coyunturas complejas. Ese ejercicio es altamente necesario en este momento. Estoy de acuerdo, debatamos absolutamente todas las propuestas. Sobre la democracia, la descentralización, la visión de país, lo que quieran. Pero reconociendo la pertenencia al proyecto político que se encuentra por detrás, si algunos no son sinceros nosotros no seamos ingenuos.

Es real, se vienen acumulando focos conflictivos. Algunos más duraderos y molestos como este por la capital y otros más pasajeros. ¿Por qué en este tiempo justamente? Porque estamos tratando de reconocernos con ojos nuevos, si. Porque en los últimos años se ha recuperado la vinculación colectiva sobre la supervivencia aislada, también. Es correcto que la sociedad se cuestione a si misma para encontrarse, para conocerse, así tenía que ser. Pero en medio de tan complicado ejercicio que realiza el país se deslizan intenciones menos honestas, egoístas y desestabilizadoras. Además que no faltan los malintencionados que ya empezaron a hacer apología de la crisis. Muestra clara de la mezquindad de algunos, soltando informaciones irresponsablemente para agigantar el escenario de incertidumbre.

Creo en el buen proceder del gobierno, de los constituyentes y del resto de nuestros representantes a la hora de actuar ante tal coyuntura. Creo en ellos pero apuesto por la gente, eso es mucho más importante. Apuesto a la memoria, a la solidaridad, al cariño. A la memoria, para que los que siempre se olvidaron de Sucre no vengan a pretenderse justicieros de la historia. A la solidaridad que tanta falta hace entre regiones. Apuesto al cariño. Muchos reclaman tolerancia, como si de eso se tratara, pero que poco se invoca al cariño. Apuesto a esas muestras de generosidad que ya se han visto en estos años. Una conducta que no piensa en lo que puede hacer el proceso de cambio a favor de uno, más bien piensa en que puede hacer uno por el proceso de cambio.

Superaremos este entredicho por la sede, que definitivamente no nos merecíamos, sin mayores traumas. Eso es nada más, un malentendido alentado por intenciones nefastas que sabremos resolver. La gente de Sucre merece más que aspirar únicamente a tener los tres poderes. Todo el sur de Bolivia merece más, es un buen momento para inventarse nuevas esperanzas. Así, creo yo, podremos superar tanta susceptibilidad que se ha creado entre regiones. Entiendo que es una construcción muy difícil la nuestra y este tal vez sea su momento de mayor vulnerabilidad. Por eso corresponde al oriente, occidente y sur del país articularse para que el desarrollo lo sientan todos. Esto no significa centralismo. Sin paternalismos y mucho menos separatismos, tratemos de consolidar un país que piense a todos.

lunes, 13 de agosto de 2007

CONTRAFERIA DEL LIBRO Y ENCUENTRO LIBERTARIO

0 opiniones
Este es el programa completo del Enkuentro Libertario y de la Kontraferia del libro "Crispín Portugal". El Ventarrón participará el día jueves 16 en el Bar Paleolítico (Calle Héroes Km 7. esq. Av. 6 de marzo, cerca terminal El Alto, cerca Ceja). En el conversatorio: Resistiendo desde las publicaciones independientes, copyleft, software libre, wikis, blogs, myspace, etc. Esto será a las 21:00.
ENKUENTRO LIBERTARIO
15-26 DE AGOSTO

CHUQUIYAWU-EL ALTO
!SALUD Y ANARKIA!


Domingo 12
10:00:00 a.m. Plaza San Francisco, concentración para ir a la Feria 16 de Julio: aktivismo (resp:Plapla y Maya)

Lunes 13
15:00-17:00. TALLEREANDO ANDO Taller serigrafía. Casa de Junta de vecinos Villa Copacabana. Frente Plaza prinicipal Villa Copa. (Resp. Bismarc)

Martes 14
15:00-17:00. TALLEREANDO ANDO. Taller serigrafía. Casa de Junta de vecinos Villa Copacabana. Frente Plaza prinicipal Villa Copa. (Resp. Bismarc)
17:00-19:00. TALLEREANDO ANDO. Taller títeres. Expres teatro, México. Casa de Junta de vecinos Villa Copacabana. Frente Plaza prinicipal Villa Copa.

Miércoles 15
Del 15 al 18 de agosto. Exposición y venta de cómics. Ex sabrosito, detrás de la casa de la cultura y en Pepe's Tatoo, Galería Luz, nivel 3, local 16 (chicheño)
17:00-19:00. TALLEREANDO ANDO. Taller títeres. Expres teatro, México. Casa de Junta de vecinos Villa Copacabana. Frente Plaza prinicipal Villa Copa.
20:00 INAUGURACIÓN ENKUENTRO LIBERTARIO. OJO DE AGUA. Yerbamala cartonera (el Alto), Elosisa Cartorena (Buenos Aires), Sarita Cratonera (Lima). Homenaje a Crisp{in Portugal. Kocierto: Ukamau yke (hip hop El Alto), Comuinidada Willkamayu, Saya de Chica Loma

Jueves 16
15.00- 17:00. TALLEREANDO ANDO. Taller de artesanía en alambre. Exsabrosito. (resp. Helan)
18-20:00 Teatro al aire Lbre (Cera de El Alto). LECTURA LIBRE DE POESÍA: Poetas indígenas, poetas paceños, alteños, de aquí y de allá, desde El Alto y de cara al Illimani.
21:00 Bar Paleolítico (Calle Héroes Km 7. esq. Av. 6 de marzo, cerca terminal El Alto, cerca Ceja). CONVERSATORIO: Resistiendo desde las publicaciones independientes, copyleft, software libre, wikis, blogs, myspace, etc. Koncierto: OKRU (rap urbano), Armaletral, Israel Badani.

17:00 p.m. Presentación de TEATRO EXPRESS de México. Plaza de las cultura. Tras casa de al cultura.

Viernes 17
10-12. Taller de cuento para niños/as. Ex sabrosito. Tras casa de la cultura (resp. Chino Barboza)
15:00- 17:00. TALLEREANDO ANDO. Taller de artesanía en alambre. Exsabrosito. (resp. Helan)
20:30. Carcajada. Presentación video "La Ñatita". Presentación No 3 fanzine "Zurda siniestra". CONVERSATORIO: ¿de la palabra su preste?: "de la teoría a la fiesta". La relación de nuestros colectivos con las y los subalternos. (Almatroste). Koncierto: Sergio ANtezana, MArco antonio, Isaac, Hans. Mesa de permiso y agradecimiento a la Pachamama

Sábado 18
09:00.TALLEREANDO ANDO. Taller Aktivismo. Grovich. Bolívar 994 a 3 cuadras de la Plaza Murillo
14:00-16:30. TALLEREANDO ANDO. Taller de miniteatro. Golpe de Teatro. Bajo Seguencoma
17:00. CONVERSTARORIO "La rebelión de las wakas (Puruma Libertaria-Cocha). Ex sabrosito.
19:00. Etnocafé (Jaén). CONVERSATORIO: konsumo y kapitalismo (Chiara, Desobediencia civil de Lima). Video: "La corporación". Música: Niko

15:00. AKTIVISMO y Banda basura. Bajo Seguencoma

Lunes 20
Del lunes 20 al viernes 24 de agosto. Exposición y venta de fanzines, revistas, libros, poleras, parches y demás de todos los kolektivos en el ex sabrosito, detrás de la casa de la cultura y en Pepe's Tatoo, Galería Luz, nivel 3, local 16 (chicheño)
16:00-18:00 TALLEREANDO ANDO. Taller de fanzines. Ex sabrosito (resp. Alexis)
17:30. CONVERSATORIO: Experiencias libertarias: Cultura en movimiento (Bolivia) y Pampa rebelde (Iquique-Chile). Restaurant Pasta Fresca. Plaza España
20:00. Ex sabrosito. Performance: "El estado agresor: crónicas grovicheanas". CONVERSATORIO. Los kolektivos que vienen de diferentes países, comparten: Desde los movimientos libertarios: situación política en Argentina, México, Perú, Chile

Martes 21
17:30. CONVERSATORIO. La dictadura de Bánzer y los desaparecidos. ASOFAMD
21:00. Bocaisapo (casa de la Cruz verde Jaén). "El chapaco alzao y el cunuimi letrao: resuistencia antioligárquica y antifacha de los cambas y los chapacos". Música, historia, video, tec. Música: René Alejandro. Cuentacuentos: Martín Céspedes

Miércoles 22
15:00-18:00. TALLEREANDO ANDO. Taller de tejido en telares."Cabracancha" o Nadya's taller. Jaén, lado Soho
18:00. Ex sabrorito. CONVERSATORIO: "¿género, feminismo, mujer, movimiento de mujeres?" a cargo de kolektivos Niñas Dinamiteras, manzanas y Chikas con ofizios extraños (El Alto).
21:00 Ojo de Agua (Illampu) Noche de teatro, música y baile. Wilani Teatro. Konzierto: Show del caimán, Nativa

Jueves 23
15-18:00. TALLEREANDO ANDO. Taller de tejido en telares."Cabracancha" o Nadya's taller. Jaén, lado Soho.
18:00-20:00 Ex sabrosito. CONVERSATORIO: PARTO Natural (manzanas)
22:00 Casaduende (Sagárnaga y Murillo). NOCHE DE LITERATURA. Presentación de fanzines, revistas, libros, lecturas: Gayingo, Gringo muerto, Editorial Pirotecnia, Desodediencia civil, Aforisnmos ratoneros. Koncierto: Vadik, Xime Martinez, Peskao (Iquique)

16:00-18:00 TALLEREANDO ANDO. Taller de fanzines. Ex sabrosito (resp. Alexis)
20:00-22:00. Ex sabrosito. CONVERSATORIO. Testimonios orales de las escuelas indigenales (Ana Pérez, sobrina Elizardo Pérez)

Viernes 24
15-18:00. TALLEREANDO ANDO. Taller de tejido en telares."Cabracancha" o Nadya's taller. Jaén, lado Soho.
16:00-18:00. Ex sabrosito. CONVERSATORIO. ANTIAKADEMIA (Resp. Exgams)
20:00 Apthapi (landaeta, 2 cuadras más arriba del cóndor). Presentación de todos los kolektivos participantes del Enkuentro. Feria de fanzines, parches, etc. CONVERSATORIO: "kolektivos liberatrios, autogestión, amplitud, etc") a cargo Niñas Dinamiteras, Tanke (cbba.) y Resistencia anarkopunk (cba). Konzierto: Ellaladrastico, Super polillas (cba), Ukamauyke (El Alto)

18:00-20:00. Ex sabrosito. CONVERSATORIO: MIGRANTES: NI VÍCTIMAS Y SIEMPRE RESISTENTES

Sábado 25 KONTRAFERIA DEL LIBRO "CRISPÍN PORTUGAL". Plaza de las culturas. 10:00-24:00

VIDEOKONTINUO, FOTOCOPIADORA LIBRE, APTHAPI

11:30. PRESENTACIÓN "LA SENDA:MÚSICA QAQACHACA" (NUESTRA KUATE ELVIRA ESPEJO- ALVARO MONTENGRO). PRESENTACIÓN: SAYA AFROBOLIVIANA DE CHICALOMA
Chichita kochala

14:00-16:00. TALLEREANDO ANDO. Taller de ludotecas. Plaza de las culturas. Educjactiva)

16:00-18:00 CONVERSATORIO. "Nuestra lucha antifascista y la situación nacional". A cargo kolektivos de kochabamba.

Konzierto!!: 22:00. BANDAS: Ellaladrastico-LxTx-Reciprocidad(Jujuy)-Babylon suburbian-Uchpa (cba)-Usuta (el Alto)-Superpolillas (cba)-Show del kaiman-Ukamau y ke (El Alto)- Armaletral.- Costra- Muñecas Rotas y maaaaaaas (no del MAS).

Domingo 26
TALLEREANDO ANDO. Taller descanso y reposo. Niñas dinamiteras. Plaza de las culturas
22:00 Subterránea. (Lado puente de las Américas). Konzierto de despedida para seguir luchando: Autorev, Kapital yote, etc.

lunes, 6 de agosto de 2007

¿Por qué un blog?

2 opiniones
Un saludo para todos
Este proyecto sale en medio de una contradicción importante, como tantas otras cosas. Por un lado pretende acortar distancias con amigos dispersos en el hemisferio, aprovechar las herramientas disponibles para interactuar y encontrar nuevos socios. No busca constituirse en arbitrario polo emisor, todo lo contrario más bien. Pero por el otro lado entiende bien que estas herramientas que levanta no son propias y tampoco son de un amigo. Sabe que esta en un territorio que ha generado nuevas formas de dependencia y que ha acelerado nuestra integración a los hábitos del mercado. Aquí, donde las tecnologías de la información suelen extender las lógicas de sus creadores es donde este espacio apuesta precisamente a todo lo contrario.
Entra a esta cancha, pero no porque sea la más linda y mejor cuidada. Si los mejores partidos son en el barrio con los amigos. No se cree el cuento de que este es el edén democrático, sabe que la cancha es propiedad privada y que los dueños no le van a dar ni la hora. Sabe que esta tecnología usada no es inocente, todo lo contrario, es intrínseca al capitalismo que la concibió. Entiende que la informática es la comunicación aplicada a la economía. Con todo esto pretende no caer en el juego y convertirse en vocero de la era de la información. No hay evidencia de que las relaciones sociales se han modificado en esta ‘era’. Este espacio sostiene que el trabajo sigue siendo lo primordial.
Quiere jugar, con toda la responsabilidad que implica jugar para los compañeros del equipo. Quiere jugar con los compañeros del equipo, expresión generosa de diversos talentos que confluyen en un momento. Pero no quiere hacerle el juego a la tecnología que pretende administrar las destrezas y diagramarle la cancha. Aquí la tecnología no será más que una auxiliar de nuestras habilidades, las de los amigos viejos y de los que quieran anotarse. Su razón de estar queda lejos de la revolución microelectrónica.
Este espacio no va a ser un refugio binario donde yo voy a desentenderme de otras realidades. Más bien aquí soltaré (y soltaremos en la medida que lo quieran los amigos) alegrías, broncas, charlas, noches, calle, cancha, viaje, etc. El mundo virtual nos acercará un poco, no hará nada más.
¿Por qué abro este espacio? En el contexto de una revolución tecnológica no es nuevo el hecho que se de una modificación cualitativa en las comunicaciones. No me creo el cuento, insisto, de que en internet se eliminan las asimetrías sociales. Quiero desimpregnarme de esa fascinación tecnológica que, admito, tengo y que es tan usual. Yo agarro las ventajas que me ofrece blogger por encima de opciones, a mi juicio, más enajenantes como hi5, facebook, myspace, etc. ¿La intención? Son varias y aun la lista no está cerrada. En este momento abro el espacio como un blog que le dicen y en ese formato comunicacional irá al principio, después ojalá encuentre sus rumbos. Quiero que sea diverso en temática y en recurso, que la informática no suprima nuestra naturaleza multidimensional. Para leer habrá desde fútbol hasta problemáticas nacionales, algunos a vuelapluma y alguno que otro más acabado y pulido. Edito videos en mi compu (de lo más básico) y son muy malos, de todas maneras los pondré. Ya veremos si agregamos imagen digital que algo hemos experimentado, dibujos propios imposible porque definitivamente no es lo mío. No soy amigo de jerarquizar así que no se ofendan si encuentran algún material intrascendente como el video de un gol con la mano de un desconocido.
Eso es todo, quedo larguita la presentación. Sólo falta decirles el nombre. Ventarrón, presente en cualquier calle, en cualquier clima, en ese tango, en cualquier cancha y ahora por aquí.

domingo, 5 de agosto de 2007

Yo también hice mi gol con la mano

0 opiniones



Le agradezco a mi amigo leonardo por haber filmado. Perdimos una pena en semifinales de un campeonato en el 2006 pero yo me di el gusto de meter ese gol. Y luego entre broma y broma dije que lo iba a editar para la posteridad, salió esto.
Puse la voz de otra persona, del mejor jugador del mundo de todos los tiempos (para mi no hay espacio para discusiones). Más allá de las connotaciones éticas que eso trae a mi juicio quedó simpático. Entiendo que para usted, ocupado cibernauta este video representa una pérdida de tiempo. Para mi es un lindo recuerdo, además algún día se lo podré mostrar a mi hijo.

Tecnología de última generación

0 opiniones

La madre de todas las dependencias. Artificiosidad, superficialidad ominosa, absurdo organizado (como los gallinazos). Es un reciclaje que se desmoraliza, deshistoriza y desrealiza; lucha contra sus anteriores exigencias de ayudar a comprender el mundo. La imagen de ahora ya no se refiere a un original situado en el mundo real, se refiere sólo a otras imágenes. En realidad, si todavía vale el término, refleja lo distanciados que estamos. Es otro esbozo de como ahora estamos mediados por el capitalismo tecnológico. Nuestra dependencia de la última generación.

sábado, 4 de agosto de 2007

Las autonomías y el olvido

19 opiniones
No deberían ser únicamente atribuciones y facultades. Un proceso autonómico no sólo significa transferir competencias a determinada región. Tendría que estar cargado de profundas transformaciones. Podría tener alcances todavía impensados. Formas organizativas, de deliberación y resolución. Esferas de gestión diferentes a las tradicionales. Promover nuevas aspiraciones e intereses para la comunidad. Para qué trasladar atribuciones y recursos si las regiones van a reproducir viejas estructuras en menor tamaño. Eso va en contra de lo que representa la autonomía. Esto no es nada nuevo pero sirve para observar ciertas expresiones ‘autonómicas’ del último tiempo.

Confianza es lo que esencialmente se desprende de esta clase de reivindicaciones. Las poblaciones producen/contagian confianza para tomar decisiones acerca de su futuro. Transmiten la idea de que son aquellas las que mejor saben que necesitan. Es lo más importante, el proceso adquiere contenido desde abajo. Esto va en contra de las tradicionales formas de administración de lo público. La autonomía debería ser a la democracia liberal lo mismo que un futbolista latino es a una defensa europea. Desobediencia, pura creatividad, expresión generosa, ruptura del molde. Sin embargo ahora aparecen entre las filas autonomistas los protagonistas de la antigua forma de gobernar en Bolivia. Entonces ya no parece tan honesta la cosa. Porque no creo que de repente tantas personas gustosas de mandar cambiaron y ahora quieren ver el poder en las calles, en los barrios, en los pueblos. Es difícil creer que desde los sectores privilegiados se impulse que la gente de a pie tenga posibilidades reales de decisión. Ahora, muy distinto es exigir atribuciones para volver a mandar. Para encabezar un sistema participativo excluyente en algunos departamentos. El discurso de la autonomía para aplicar una fórmula tradicional de gobernar no pasa de ser retórica aprovechando aspiraciones de la población. Por eso es central a la hora de evaluar el hecho de que los contenidos actuales de la autonomía los proporcionaron las elites.

Otra cuestión sospechosa es la notable fijación que se manifiesta por la cuestión recursos. Recursos naturales, plata por impuestos, cooperación internacional, etc. Los autonomistas indican en su discurso que administrarán los recursos con mayor sapiencia. No dudan un minuto en que su visión de la economía es superior a la de otras regiones. Discurso, dicho sea de paso, cargado de desprecio y desconfianza hacia el resto del país. Volvemos a lo de antes, no creo que antiguos defensores del libre mercado traigan innovaciones significativas a la hora de distribuir riquezas. Si ellos ya tuvieron su chance. Así es complicado creer en un alivio para los necesitados de las regiones autonómicas.

Para rematar del resto del país mucho no quieren saber. A partir del discurso económico se desprende que al resto de Bolivia no la tienen en muy alta consideración. En serio, es lamentable todo el egoísmo que brota de parte del autonomismo. Egoísmo desde la manera como se refieren a los recursos naturales del país hasta en su exagerada actitud de presentarse como las víctimas principales siempre. Ya lo dijimos arriba, quieren administrar los recursos de su región desentendiéndose de cualquier otra realidad. Administrar, además, con una fórmula que ya trajo malas experiencias a todos. Es visible que este proyecto, de manera sospechosa, es altamente excluyente y adverso con el resto del país a todo nivel.

Todo debería ser precisamente al revés. La autonomía debería ser un mecanismo que busque aminorar asimetrías, no que preserve privilegios. Ser una plataforma que despliegue solidaridad entre las diversas regiones del país. En este tiempo nos están presentando una autonomía que principalmente divide. Divide, si, eso hace. Porque unos cuantos se creyeron el cuento de que son superiores y ahora dicen que continúan por su lado. Eso no se hace señores, si las autonomías lo que deberían hacer principalmente es rescatar las diversidades y explotarlas. Pero, repito, los contenidos los generaron las elites y evidentemente hacia ellas apuntan la inmensa mayoría de los beneficios.

Todos queremos mejorar la situación pero tratemos que mejoren todos. Y esa autonomía de las elites no piensa mucho en los demás, más bien olvida bastante. Porque no le gusta dar una mano decide olvidarse de los demás casi por mandato. Se desvincula de otras realidades y se resigna, como en un mal querer, a que nuestras diferencias son irreconciliables. Por eso aun en el caso de que el proyecto autonómico de las elites resulte una experiencia administrativa eficiente es condenable. Condenable porque a nombre de la autonomía una región pretendió olvidarse del resto de su realidad. En un país como el nuestro la autonomía bien podría fundarse en la solidaridad entre diversos. Rescatar la multiplicidad y no prestarse a la división y al separatismo. Explotar las múltiples potencialidades que presenta el país pensando siempre en el desarrollo de la mayoría.

De cambio ahora hablan todos, incluyendo viejos conocidos. Hablen de autonomía con una verdadera transformación de las reglas de juego en la participación ciudadana entonces. Y si vamos a cambiar comencemos por nuestras prácticas, por los valores que conllevan nuestras acciones. Así presentar a la autonomía como una plataforma consagrada principalmente a reducir las diferencias entre las regiones del país, no como una instancia que prorroga ventajas. Es justo en este tiempo que corre, creo yo, en el que nuevas actitudes, más solidarias y desprendidas, tienen que primar a la hora de construir alternativas. Tanto para las autonomías como para cualquier otra controversia que llegue a situarse en la agenda pública. Además, con este frío lo mejor es andar todos abrazados.

El veto a la altura: Defendemos mucho más que una cancha

1 opiniones
Tierras de todas las latitudes han sido condenadas a martirio a nombre de un saber previo a cualquier memoria. Culpables desde antes de nacer, el orden decide e instrumentaliza a estas regiones según su necesidad y conveniencia. En el fútbol no hay gran diferencia. Aquí el orden lo mantiene la FIFA y hace ya bastante tiempo que viene organizando la geografía del fútbol según sus intereses.

La sentencia a las canchas que están a más de 2500 metros sobre el mar viene a ser muestra de lo salvaje del fenómeno. Importante, al veto no hay que tomarlo como una vejación exclusiva a unos cuantos países del continente, es otra medida de desprecio al continente en su integridad. Este diagrama actual del mundo fútbol viene desvalorizando al continente. Se han organizado las cosas en beneficio de los mercados fuertes y a Sudamérica le tocó bailar con una de las feas. Imaginen, cuatrocientos jugadores menos de la liga de Italia, España o Inglaterra: queda una liga desastrosa, con equipos dignos de cuarta división.

Brasil y Argentina exportan jugadores alrededor de esa cifra y aun así Boca o el Sao Paulo reivindican la habilidad triunfando contra milanes y liverpooles, los últimos finalistas de la Champions League. Otros países tienen cifras menores pero en líneas generales nuestra función es producir talentos y vender. Y así como le imponen a un continente la tarea de producir jugadores para enriquecer europeos, le imponen que no juegue más a 2500 metros sobre el mar. Otro dato: Sudamérica participó con cuatro representantes al último mundial por acuerdos electoralistas en el interior de la FIFA. Argentina le metió seis a Serbia y Montenegro mostrando que en términos de calidad existe clara descompensación. Pero como la región está desvalorizada Blatter logró su re-elección negociando con una – luego media – plaza nuestra. Por eso el tema altura debería conmover a todos en el continente, el potencial veto solamente iría en detrimento del fútbol de la región entera.

La justificación al veto está fundamentada en dos cuestiones. Un informe médico que piensa en la salud de los jugadores y la risible lucha de la FIFA contra la distorsión en la competencia. Sobre el primer elemento es complicado hablar puesto que no soy médico ni me acerco un poquito. Ahora, sirve recordar que desgraciadamente ya ha habido muertes en los campos de fútbol. Creo que la causa de estos fallecimientos no pasa tanto por el lugar donde se juega. Ahí mucho tuvo que ver la alta exigencia a la que fueron sometidos aquellos jugadores en su momento. Y eso también es impostura cruel del negocio fútbol. En La Habana con mis amigos jugábamos frente al malecón cuando llegaban los huracanes porque era muy aburrido quedarse todo el día encerrados. Jugábamos hasta que la bola se volvía incontrolable por el viento o se inundaba la canchita. Si algo nos pasaba no era correcto culpar al huracán o a La Habana por estar al nivel del mar. Era nuestra culpa por cometer la idiotez de salir a jugar en esas condiciones. De jugar uno juega donde sea, comprobado en todo el mundo; a mediodía con 40 grados, a 5.000 metros de altura o inclusive en la antesala de un huracán como nosotros.

Luego el comunicado habla acerca de la distorsión en la competición. Por favor, ese cuento es increíble viniendo de la FIFA. Recordemos, Joseph Blatter trabaja en la FIFA desde 1975 y en el mundial de México 86 ya era Secretario General, puesto poderoso. En ese mundial se jugaron partidos al mediodía para favorecer las transmisiones televisivas al resto del globo. Favoreciendo al negocio televisivo la competición se jugó a la 12, en la altura del Distrito Federal y con un alto nivel de contaminación en el aire. Ahí Blatter no dijo nada. Además, por qué no sancionan la distorsión que generan las multinacionales en plena competición. No recuerdan que Ronaldo jugó en la final de Francia 98 por exigencia de la marca deportiva que lo patrocinaba a él y a su selección, sacándolo de la clínica prácticamente. La FIFA no hizo nada al respecto y tampoco colaboró en el proceso legal que se abrió en el Brasil en ese tiempo. Ese cuento de la distorsión no es menos que irrisorio viniendo de una corporación dedicada a los negocios esencialmente y eso es la FIFA desde hace muchos años.

Sobran argumentos para defender el fútbol en nuestras alturas, argumentos sólidos desde varias dimensiones. Lo último que necesitamos ahora es hacer de la necesidad una virtud. Aunque el panorama del fútbol nacional sea gris no hay que salir a recordar que nos ganaron aquí y allá para que nos perdonen. No podemos defender nuestra causa rememorando desdichas y esperando clemencia. El ultraje es demasiado grosero y nuestra defensa debe ser sólida e inequívoca. La problemática del veto pasa por diversas esferas de interés, incluyendo a algunos sudamericanos. Creo, con toda humildad, que en este momento Bolivia no sólo va a salir a defender la posibilidad de que Brasil venga a La Paz a jugar eliminatorias. Se defiende la naturaleza misma del juego, como se originó y como se fue difundiendo en el mundo. No puede venir una corporación a decretar que determinada región ya no es funcional al negocio y por eso ya no juega más. Otra cosa sería si el Manchester jugará en Visp, la región montañosa a más de 4000 metros de altura donde nació Blatter. Claro que se jugaría, no por una cuestión nostálgica de Blatter sino porque el Manchester mueve millones. No importa que las alegrías que tenemos sean contadísimas o que exportemos pocos jugadores a Europa. Tal desprecio es intolerable, nadie va a venir a nuestra casa a decretar que es un ambiente poco menos que inhóspito. Se defiende mucho más que unas canchas, defendemos nuestros barrios, costumbres, historia y sueños. La historia nuestra y la del fútbol, el deber de la memoria. Basta recordar como empezó todo, como se contagió el fútbol en todo el mundo. En Bolivia y en todas partes.

Boris Miranda

jueves, 2 de agosto de 2007

Mi memoria de esos años: Rompiendo pautas de confrontación

0 opiniones
Mi memoria de esos años:
Rompiendo pautas de confrontación

boris miranda

"La historia es objeto de una construcción cuyo lugar no es el tiempo homogéneo y vacío, sino aquel pletórico de tiempo - ahora"
Walter Benjamín

Probablemente el título de este trabajo sugiera mucho más de lo que pretende. Y la verdad no me interesa agregarle mayor carga de protagonismo o relevancia a lo que hicimos esos años. Es un periodo que abarca, en mi caso, desde 1998 hasta el 2001 más o menos. Durante esos años participé en grupos compuestos mayoritariamente por jóvenes, grupos y redes de grupos. Primeros gritos de rebeldía, creo que eso era lo nuestro. Ahora voy a tratar de descargar mis memorias de ese lindo tiempo en estas hojas. Esta es mi versión del cuento de esos años, donde yo digo, sin ninguna pretensión megalómana, que rompimos nuestras pautas de confrontación.

1.- Existía, obviamente, una acumulación de saberes prácticos hasta ese momento. Y como nosotros éramos debutantes, aplicamos toda esa herencia. Sin duda, muchos de nosotros mantuvimos aquellos formatos de acción. Ojo, no responsabilizo a ninguna generación anterior por traspasarnos esa carga; si yo hago eso ellos podrían culpar a la precedente y todos pecaríamos de ver las cosas de manera muy estática. En aquel momento existían unas formas de hacer que se habían acumulado, en otro momento se tenía que producir una discontinuidad y así empezamos a hacer de otra manera. Pero para que llegue ese momento nosotros tuvimos que cometer todos los errores que se pueden imaginar; probábamos, nos equivocábamos, reíamos, nos “puteábamos” y volvíamos a empezar. Así era según recuerdo, íbamos descubriendo con muchísimo más instinto que con razón, aunque nosotros tratábamos de que suceda precisamente lo inverso.

Probábamos de todo para descubrirnos. Un día era la calle, ahí realmente entraríamos en acción. Otro día era mejor la formación, prepararnos. Luego decidíamos que había que buscar equilibrio entre ambos, entonces nacían las comisiones. Ahí complicábamos toda la cosa porque cambiábamos la calle y la formación por las reuniones largas de planificación. Todas nuestras inseguridades se reflejaban en aquellos intentos. Hicimos acciones callejeras, no más de quince buenos tipos que ni siquiera podían interrumpir medio carril del paseo de El Prado y por eso hacían su protesta en la zona peatonal. También pensamos pretenciosos talleres de formación política que empezaban con el Manifiesto de 1848, donde inclusive una vez recuerdo que pedimos a los mayores que nos armaran, muy al viejo estilo, una escuela de cuadros. De las comisiones mejor no hablar, las comisiones generalmente derivaban en otras comisiones.

Pero estábamos ahí, después de alguna experiencia negativa volvíamos a intentar. Llenos de inseguridades pero convencidos de que en algún momento lo íbamos a lograr. Y es ahora cuando recién voy comprendiendo lo que a mi me pasaba, y lo que probablemente le pasaba a otros que estaban allí. Porque en aquel momento estábamos convencidos de algo y eso era aparentemente lo que activaba nuestro espíritu combativo. Yo creía en eso de la certeza de la victoria, en que éramos parte de una etapa de lucha por un futuro mejor. Confieso que eso fue a lo que más fuerte me aferré. Y no era el único, no a todos les pasaba lo mismo pero estoy seguro que no era el único. Es que esa certeza lo volvía todo más fácil, te quitaba peso de la espalda. Me acuerdo de esa frase vieja, “el presente es de lucha, el futuro es nuestro”. A esa frase la tomamos como una promesa y no como un aliento. Era algo que venía del tiempo de nuestros abuelos y que nosotros reproducimos durante un tiempo. Ahora me parece difícil de creer, sentíamos que lo estábamos haciendo bien gracias a eso. Pero, lo más importante, no estábamos ahí gracias a eso. Y esto es lo que recién entiendo ahora. Estábamos ahí por algo que no entendíamos, o que negábamos. Digo negábamos porque la pasión estaba más desprestigiada que la historia o la conciencia. Creo que nunca nadie dijo pasión, conciencia si, todo el tiempo, y el manejo que le dábamos a esa palabra era totalmente desnaturalizado a nosotros mismos. Además por esos días sonaba mejor decir que uno está presente por un llamado de la historia que por un impulso apasionado. Y ese impulso sobraba en aquel tiempo.

Entre esas contradicciones se desenvolvía nuestra militancia. Porque eso era, militancia, aunque la palabra pertenezca al glosario de los términos de un trasnochado. En el marco de esas contradicciones es que pasamos por ratos feos. Como cuando tratábamos de forzar el compromiso, por ejemplo. Forzando el compromiso es que a ratos esa militancia se volvía en un oficio, en el mal sentido de la palabra. Nos presionábamos para lograr ese “compromiso” y nos amargábamos la existencia entre todos. Me acuerdo que por esos días hasta dejé de jugar fútbol por ir a unas reuniones inservibles los domingos en la mañana. Y al fútbol, para hacerle justicia, le debo, junto a la mititancia, lo que entiendo ahora por solidaridad, compañerismo y horizontalidad. En cambio cuando nos movíamos por convicción todo era distinto. Ahí es cuando gozábamos de las acciones colectivas, cuando mejor nos salían las cosas. Cuando era de oficio al final no teníamos ganas ni de tomar un vino.

2.- El 2001 era un año importante, significativo. En el 2001 se cumplían los treinta años del golpe de estado de Hugo Banzer, uno de los personajes a los que más satanizábamos. En aquel año ya existían grupos consolidados y coincidimos varios jóvenes de procedencias diversas. Era un compromiso ineludible, algo se tenía que planificar para ese 21 de agosto y tenía que ser grande. La planificación y el despliegue de actividades tenían que hacerse con meses de anticipación. Las dictaduras siempre tuvieron una carga simbólica enorme para nosotros, fechas como 21 de agosto, 17 de julio, 11 de septiembre o 24 de marzo eran parte de nuestro calendario cotidiano. Y otra vez aparecía esa idea del llamado de la historia entre nosotros.

Claro que durante ese periodo no se hicieron cosas por oficio, todos estábamos convencidos de lo importante del acontecimiento y participábamos activa y alegremente de las actividades. Muchas cosas se combinaban en aquel momento. Teníamos que ajustar cuentas con una parte de la historia. Éramos más de dos generaciones que se unían en repudio a un momento y a una persona. Y la verdad es que creo que me “jodía” más el hecho de que Banzer sea presidente en esos momentos. Me molestaba más que el tipo se jacte de ser un padre de la democracia y todo su cuento. Entonces me sentía confrontado con el presidente actual, dictador y todo lo demás pero lo más importante es que era un sujeto del tiempo que corría. Y yo siempre estuve en esa clase de cosas pensando en buscar construir una nueva sociedad y para lograr ese futuro tenía que pelearme con el representante de ese presente. Para que se note mi manera de ver el tiempo de manera mesiánica en esos días. Además, si Banzer se moría antes del 21 de agosto del 2001 yo creo que habría estado algo decepcionado, con el enemigo caído antes del día que le íbamos a dar el gran golpe. Me acuerdo bien que por eso no me agradó del todo la idea de que ceda el poder ese 6 de agosto.

Creo que ya antes de ese 2001, y no lo sabíamos en ese entonces, nosotros ya vivíamos ese ansiado futuro. Porque fue un tiempo en el que dejamos de orientar nuestros esfuerzos en buscar un futuro, el presente era un momento que disfrutábamos. Con la razón, a la que tratábamos de seguir, vivíamos el tiempo mesiánico, el calendario del futuro. Calculábamos la distancia del paraíso en términos de la acumulación de condiciones para su llegada. Con el instinto, en cambio, se vivía el futuro en el presente, el tiempo del aquí y ahora. Porque éramos lo que queríamos ser, el proyecto llevado a cabo en muy pequeña escala. La famosa nueva sociedad se dejaba ver entre nosotros, sus hábitos, valores, errores. Instintivamente construíamos eso que queríamos y yo ni me lo imaginaba. Yo estaba en otra, supuestamente luchando contra un tipo, pensando que ese era el camino. La convicción, la pasión y el instinto lograron esa configuración, una experiencia invaluable de aquel momento.

3.- Y también se acabó. En mi caso abruptamente porque me surgió un viaje muy largo por esos días. Pero ya antes de eso sentía que la retirada estaba cerca. Y no creo que fue un error dejar que muera ese grupo. Alcanzamos un momento excepcional donde, aparte de la trascendencia del acontecimiento, logramos eso que explicaba en el párrafo de arriba. Ahí nuestro medio era nuestro fin. El aprendizaje de esos días es lo que he tratado de explicar aquí, los años de esa militancia me cambiaron definitivamente. Luego de vivir esa experiencia sentí que ya no había necesidad de transformar al grupo en un referente de la sociedad, algo que muchos deseábamos en cierto momento. También el famoso llamado de la historia ya había perdido su contenido, sonaba vacío. Seguía, sigo, lleno de inseguridades pero en definitiva ya veía las cosas de otra manera.

Y también llegó octubre del 2003. Yo ya estaba lejos de cualquier clase de organización salvo mi grupo cotidiano. Y ante los acontecimientos de ese mes varios coincidimos en la calle, pero ya lejos de pretender organizarnos pasamos a la acción directa. Otra vez nuestro medio era nuestro fin, porque esa vez construimos junto a un grupo infinitamente más grande. Éramos parte de las movilizaciones, no todos obviamente, cada cual desde donde pudo. En octubre del 2003 no teníamos necesidad de asistir como grupo constituido, en el sentido estricto de la palabra. En octubre todo era muy distinto a lo que habríamos hecho años antes. Otra vez se vislumbraba la nueva sociedad en la lucha, pero esta vez con todos los sectores que se habían movilizado. Por eso ya no sentimos la necesidad de estructurar una organización como tal, y lo mismo pasó el 2005.

Eso fue lo que hicimos. Por eso aclaraba al principio que no tenía la intención de darle más trascendencia o protagonismo a lo hecho. Porque como nosotros rompimos nuestras pautas de confrontación desde la experiencia de esos años lo hicieron muchos otros grupos, a su manera. Eso lo comprobamos el 2003, cuando nos encontrábamos en la calle.

Eso es todo. Solo queda decir que haber dejado de participar en esa clase de grupos no significa haber renunciado, gracias a lo vivido es que ahora entiendo esos esfuerzos desde otro ángulo. Y también me resta pedirle disculpas a los que compartieron conmigo esos años y que se puedan sentir estafados u ofendidos por estos recuerdos míos. (La Paz, noviembre del 2006)

miércoles, 1 de agosto de 2007

Juicio a Goni (y a los demás)

0 opiniones


Lo hice en octubre del 2006, a tres años de la caida de Goni. La intención inicial era apoyar en la campaña en favor del juicio y orientar el video a tales fines. Luego el videito fue buscando su propio camino y ahora está dentro de otra coyuntura.

Lo encontré es día del cabildo paceño en un VCD que decía "La sede no se Mueve" Es un compilado con videos de las movilizaciones en este último tiempo y en el track dos apareció este video. Ignoro quién lo habrá puesto a la venta pero todo bien. Hice el video para que tenga difusión y lo logré en cierta medida. Superamos la esfera del internet con esto además. Es una clara muestra de que esto que sucede en la computadora puede dejar de ser una comunidad virtual aislada.

La canción es del gran Ignacio Copani. Obviamente el la hizo pensando en su país, pero se aplicaba justo al nuestro. Se ajusta a unos cuantos países más de la región además. Les recomiendo este cantante, lo único que podría alegar en su contra es que es hincha de River, después todo bien.

Viernes Fija, un club

0 opiniones


Este es el video que le hice a mi equipo de Hattrick. ¿Qué es hattrick? Un juego donde haces de presidente de club (si, un asqueroso dirigente de fútbol) y de entrenador del equipo a la vez. Administras las finanzas del club y armas al equipo. Está basado en estadísticas y en relaciones de probabilidad, sin embargo es altamente adictivo. Uno le agarra cariño al equipo y, como suceda con las construcciones propias, comienza a identificarse. Por eso, y para demostrar que mi club es más grande que el clásico rival (Sr.Naranja FC), preparé este video.
Es un descaro el video, robé imágenes de los verdaderos genios (Maradona, Redondo, Román, Ronaldinho, Ronaldo, Romario) y las puse como parte de mi equipo. Fuera de todo eso también sirve para explicar el tipo de fútbol que a mi me gusta. No verán ni un pelotazo, puro buen fútbol.

Las prácticas marxistas frente al nuevo orden conceptual de la política

0 opiniones
Ponencia elaborada para la Conferencia Internacional “La Obra de Carlos Marx y los desafíos del siglo XXI” (enero del 2003)

versión completa en PDF

Romario salva o jogo

0 opiniones
Del gol que yo no me olvido más es del segundo a Uruguay en septiembre del 93. Mauro Silva quita un balón en el medio y manda el pelotazo para que o baixinho resuelva, esa definición fue espectacular. Parreira acudió a él para pedirle auxilio, Bolivia se había robado el protagonismo en la eliminatoria y a Brasil lo había complicado más de la cuenta. No me olvido más porque ese día Bolivia clasificaba al mundial en Guayaquil y Romario comenzaba a ganarlo en el maracaná con un doblete salvador. De esa alegría, la boliviana claro, no me olvido más tampoco.

A estas alturas del partido el gol mil es una perfecta excusa para reivindicarlo y de esta manera homenajear al juego mismo. Este jugador bajito representa un permanente menosprecio a los saberes más difundidos en el mundo del fútbol. La carrera de Romario quebró permanentemente los hábitos que le impusieron al fútbol. Y aquí no hablo de sus salidas por las noches o sus escapes rumbo al carnaval de Río. Esas son intrascendencias, cuestiones de nula influencia para el carioca más genuino. Romario desvirtúa otras nociones, mucho más sustanciales, más inmanentes del fútbol propiamente hablando. Esta ruptura de la normalidad es el gran favor que le hace Romario al juego.

En el fútbol de mezquindades y alta competencia, física obvio, la vigencia de un goleador de 42 años es más que una afrenta. Y Romario salió goleador del torneo brasileño el 2005, plena vigencia. Aun así lo de Romario va más allá de esto, supera el ámbito de los hábitos, lo físico y la edad. Imagínense un gol clásico de Romario. Recibe el pase en la entrada al área de espaldas al arco, el pase puede venir de cualquier socio que tuvo: Laudrup, Stoichkov, Koeman o Raí. El pase viniendo de estos eximios jugadores no puede ser menos que bueno. Romario la recibe y sucede, un segundo eléctrico donde Romario paraliza el juego. Inmóvil y de espaldas al arco está por atravesar a las defensas más elaboradas de Europa. La puede enganchar para adentro o pasarla por un lado, la cuestión es que Romario burla la línea de defensores y define tranquilo. Homenaje al fútbol, reivindicación de que la austera eficiencia puede ser menos, mucho menos, que la habilidad generosa. En estos días esos goles se ven poco. Fuera del hecho de que se marcan pocos goles también son menos los equipos que tratan de llegar al arco rival tocando. A mi me gustan las defensas que están armónica y cuidadosamente elaboradas, pero no por eso hay que renunciar a jugar al fútbol y resignarse a correr. Ya no se ven socios de esos que desarmaban defensas sin levantar la bola del piso. Ahora cada vez hay más centros y menos paredes.

Claro que ya no vemos muchos goles romarianos. Desde hace años los ilustrados en fútbol decretaron que Romario no era un jugador eficiente, luego dijeron que el enganche ya no existe más, luego este cuento de que se ataca por las bandas, imposturas de la mezquindad. Uno de estos “entendidos”, Luís Aragonés, tuvo a Romario en Valencia y no lo entendió, no pudo. Romario ya llevaba una tonelada de goles encima y una copa del mundo pero el sabio español no podía asimilar su música, el carioca se marchó a seguir marcando goles. Así, siempre en su ley, Romario llegó ahora a convertir los mil goles. A mi juicio, cualquier afrenta a estos sabios del fútbol es una gran victoria del juego sobre las miserias que le han sido impuestas.

Aunque quieran restar legitimidad al logro impugnando la autenticidad de los goles el logro es notable desde todo punto de vista. Solamente en el Vasco da Gama hizo la cantidad de goles que un delantero superior al promedio hace en el transcurso de su carrera. Pelé hizo más goles pero en una época en la que los partidos acababan 6 a 4, a Romario le tocó un tiempo mucho más complicado para los delanteros. Además, de los mil doscientos de Pelé se dice que fueron contabilizados desde sus divisiones inferiores. El hecho es que Romario ha hecho una cantidad fantástica de goles y eso es incuestionable. Se merece este agradecimiento un gran inventor de alegrías, por su sediciosa irreverencia.

Mi amigo bolivarista y el Toluca

1 opiniones
El gol al minuto que los mexicanos le encajan al Bolivar fue la última de las tragedias, pero pudo ser la primera herida de una carnicería. Puede ser el primero de muchos le dije a un amigo bolivarista mientras veíamos al Toluca festejando mientras comíamos. El caos era la única constante entre los cuatro del fondo celeste. En los siguientes treinta minutos al gol de Da Silva el Toluca lo tuvo, lo tuvo pero no quiso. El Bolivar fue de menos a más y, obvio, de atrás para adelante. A medida que la defensa iba superando su andar errático –patadas mediante– los medios lograban conectarse con las puntas. Por suerte nos tocó un arbitro que era demasiado buen tipo, el venezolano debió expulsar a Reyes antes de que acabe el primer tiempo. Sin embargo parece que a los bolivianos nos tiene en muy alta consideración, perdonó a muchos. Por suerte, porque esa patada sacó del partido a Zinha que estaba desquiciando a todos atrás. Luego solo había que pedir Thiago y Viglianti se pusieran de acuerdo en el medio para que los once más vapuleados de toda la Libertadores parezcan un equipo.

Ya habían pasado los sofocones antes de que el hermano venezolano decrete el final del primer tiempo. En ese momento ya muy pocos pensaban en una masacre y los más optimistas, incluyendo a mi amigo, fantaseaban con el empate. En la segunda parte trataron de atropellar de entrada como al principio pero esta vez ya no se pudo. Aparecía Melgar, cortaba Reyes y cerraba Tordoya. Que bien que se paró Tordoya, ya antes de que acabe el primer tiempo empezó a contagiar confianza y fuerza. Juárez y García se despertaron y mostraron mayor solvencia por los costados. Poco a poco empezaba a andar el equipo y aun con el marcador adverso lo que hacían los celestes ya era muy digno.

Tampoco es para decir que la estirpe de la Academia salió a flote, pedir eso era demasiado. Toluca mantenía la iniciativa pero con escasa profundidad. Zinha era solo gambeta estéril, como la de mi amigo, y Vicente Sánchez fracasaba por las dos bandas. Y luego gol, gol con merecimiento cuestionable pero gol al fin. El empate dejaba tranquilo hasta al bolivarista más sediento. El empate significaba, entre otras cosas, que le iban a llover pelotas a Zayas. Tocaba esperar que los mexicanos se desesperen y que no fusilen al arquero, además el Bolivar ni siquiera tenía arquero suplente. Y luego gol, el Bolivar llegó con tanta mala fortuna a esa noche y ese gol era como una síntesis en imagen. Pero fue al otro lado, la tortilla se volcó en contra de los mexicanos. El bueno de Ponce metió una habilitación perfecta para Sillero que ponía a los celestes arriba. Dos a uno ganando el visitante. De inmediato sacaron al compañero Ponce mostrando gran solidaridad con el malaventurado e ingresó un nuevo delantero. Ahora si el Toluca iba a ir al frente con todo. Quedaban treinta minutos, los treinta minutos más largos en la vida de un bolivarista.

El primero en ponerse nervioso fue mi amigo y luego uno por uno fueron contagiándose todos los mexicanos. La hinchada mexicana rugía y eso incrementaba el clima de desesperación, el arquero quería cobrar los tiros libres en media cancha; ahora la tragedia era del otro equipo. Y los rojos se fueron con todo, pero ese segundo gol de Sillero parecía ser la confirmación de que la maldición contra el cuadro boliviano estaba rota. Y oportunidades tuvieron, mandaron un balón al cielo en puertas del arco. También un tiro libre que Zayas el intocable supo desviar y un par de tiros de esquina, los últimos disparos a los pobres nervios de todos los bolivaristas. Ya estaba, pasaron los cuatro minutos de adición y en la bombonera mexicana festejaba el equipo más traicionado del último tiempo.

Victoria importante, para alimentar la ilusión. Victoria de los jugadores, por todo lo dejado en cancha. En México los bolivaristas vieron algo muy familiar en las caras de los mexicanos. Bolivar, de tanta trayectoria en Libertadores le hizo al debutante Toluca lo que le hicieron tantas veces en el pasado. Le sacó el partido, lo dejó calientito clamando justicia, cosas que un bolivarista conoce. Eso le hizo el Bolivar al Toluca, algo que pasa mucho en esta competencia. Bienvenidos a la Copa Libertadores diablos rojos. La bienvenida la da un equipo que sabe de estas batallas.

Mi amigo acudió al encuentro y se fue a celebrar, no le importaba que ya fuera más de la una de la mañana. Allí seguramente estuvo con otros hinchas cantando, dedicándole la victoria a los del frente, que esta vez parece que se lo merecen. Y seguramente cantó mucho porque llegó a su casa con la luz del día, eso lo vuelve un irresponsable. Pero era un irresponsable feliz que tenía mucho que festejar y mucho de que liberarse. Quitarse no solamente los nervios del final, también el terror a una posible lesión del arquero en cualquier momento del partido. Mi amigo se fue a buscar otros que como él aguantaron todas las bajezas que le hicieron al Bolivar y aun así vivieron el partido. Animarse a ver el partido solamente ya era demostrar ser un bolivarista leal. Y que importa si mi amigo no llegó a tiempo a la agencia de viajes donde trabaja, sobran los motivos. Además, las alegrías futboleras deberían ser comprendidas por todas las instituciones del mundo.

Bolivar 0 - Boca 0: Fotografía de un estadio triste

0 opiniones
Que feo amaneció el miércoles, el cielo cargaba cierta fatalidad. Es el mismo cielo de hace unos años cuando la selección perdió con Chile en el Siles. Y no fue lo único malo de la madrugada y esta vez la culpa ya no era de febrero. Pachi era marginado del plantel, no arregló con el club a tiempo. El volante más regular de los últimos años en Bolivar no estaría en el debut. Hasta el último día se había trabajado con Pachi entre los titulares y con él en cancha se había intentado estructurar el circuito de fútbol que el entrenador quería. Debe tener muchos entretelones esa historia, pero por lo que se deja entrever de los manejos de los dirigentes del Bolivar yo apuesto por el jugador.

Y antes de salir al estadio con esa mala noticia a cuestas uno todavía dudaba. La genial idea para combatir la reventa fue castigar al público con una descomunal alza en los precios, los doblaron en relación al año pasado. Las curvas ahora costaban más que la mismísima final de la Sudamericana contra el mismo rival. En ese diciembre del 2004 costaban 30 bolivianos porque los subieron por la final, el miércoles cuarenta. Y esto lo están haciendo muy seguido los organizadores de eventos. Solamente en este mes y medio del 2007 los precios para los conciertos de unos reggaetoneros y para el decaído Arjona también anduvieron inflados. Y así tan fácil no es la cosa. Los primeros en entender fueron los de ATB que quisieron cobrar 50 pesos por juntar bandas del cotidiano paceño más unos cuantos malos músicos del extranjero. Terminaron vendiendo entradas más baratas, dos por uno y finalmente abriendo las puertas para maquillar el fiasco. O sea, dame cumbia, dale, pero no me traigas cosas que sonaron, y no mucho ni bien, a finales de los noventa. A eso sumen que el fin de semana son carnavales y ya se nota que están abusando de los bolsillos de la gente.

El partido iba a comenzar así, con un marco lejano a los días de fiesta en el Siles. No era el Boca de Bianchi o Basile, pero si era un Boca repleto de jugadores campeones de mucho. Al frente, de nuestro lado, llegaba un Bolivar maltratado, con cambios abruptos de técnicos, juicios varios por deudas a jugadores y un trabajo de pretemporada que no pudo abstraerse de tantos conflictos. En cancha los celestes eran un equipo que sabía lo que quería, sabía como lograrlo pero en ningún momento supo que hacer. Con el balón nunca tuvo ideas, muestra clara es la abrumadora cantidad de centros. El mediocampo estaba resentido sin Pachi y no había circuito. Thiago trataba de jugar por abajo, en el primer tiempo pensé que se estaba otorgando demasiado protagonismo y luego entendí que lo hacía porque era el único que se animaba. Baldivieso recibía la pelota y trataba de meter un globito con precisión. Entiendo que no pueda tener un gran despliegue en la cancha pero no comprendo porque insiste con balones aéreos si gran parte de su talento estaba en jugar a ras de piso, jugar bien. Y cuando nos tocaba defender nos iba peor. Llegaban fácil, Baldivieso y Leithao no marcaban, Viglianti no aparecía ni en la tele y Reyes no podía contener todo al medio. Tordoya se mandaba al frente para meter un centro más y regalaba todo ese espacio a Cardozo, que no es un Javi cualquiera. Esos desbordes con la velocidad de Cardozo y Palacio desarmaban el débil esquema defensivo, menos mal que en el segundo tiempo se tomaron un respiro. Y la pelota no nos entró porque no quiso, o porque no pudo. Porque esa pelota, además de ser muy fea, es muy liviana. Le picó mal a Palacio, a Cardozo y a Palermo en momentos de definición y Marioni no le pudo meter el efecto deseado salvando al equipo nuestro. Y ante tal desesperación los cuatro del fondo empezaron a regalar tiros libres en zonas clave todo el partido, como si no supieran los antecedentes que tienen el Cata Diaz o Morel Rodríguez. ¿Atrás Boca? Tranquilos, si los celestes superaban a Bataglia y al juvenil Banega generalmente mandaban un centro que, otro juvenil, Maidana despejaba con solvencia. Por el medio el Cata Diaz ganaba todos los balones y abría para que Ibarra o Morel generen un nuevo ataque para los argentinos. El único momento que alentaba la ilusión fue ese gol anulado a Sillero, después todo era desolador. Que suerte que acabó cero a cero, el resultado más feo del fútbol. Fue tan desolador que los hinchas de Boca se hicieron sentir más que los bolivaristas. El estadio no estaba lleno pero por una cuestión de proporciones los de Boca debieron haber pasado desapercibidos. Y no me vengan con que la lluvia propicio ese estadio flaco y silencioso. Frente al Santos hace dos años el estadio si se llenó, fue una fiesta y llovió mucho más que el miércoles. Y ese día yo compré mi entrada en un precio entendible y…. de reventa.

Esa imagen de un estadio triste es por el maltrato al equipo, porque en el equipo están los hinchas también. Porque nos suben las entradas mostrándonos cuanto nos estiman. Porque te matan la ilusión manejando al equipo de manera nefasta. Uno no puede ni siquiera ilusionarse con refuerzos de buen nivel. Para qué, si a los jugadores aquí ni les pagan y los tratan de lo peor; lo que le hicieron a Pachi es una muestra. Yo quisiera tener a tantos en Bolivar pero no les deseo un mal a los jugadores. ¿Qué nos queda? No mucho, aguantar. Por más que en lo futbolístico andemos mal uno no deja de tener la esperanza de clasificar a una segunda fase. La pasión es irracional y aunque nos sigan maltratando uno no deja de querer al equipo. Ahora, si me preguntan si estimo a los dirigentes actuales eso ya es otra cosa.
* compayronero@gmail.com

bolivia, cronología del descontento: colección de artículos en El Ortiba





Algunos artículos agrupados en la página de mis amigos de El Ortiba. Les recomiendo que vean las otras cosas que hay en esa página que está muy buena la verdad.

NOTAS EN EL ORTIBA
Una breve introducción Bolivia acorraló a Goni y logró su renuncia Un año después del Febrero Negro Vistazos al conflicto boliviano Mi memoria en esos años

Peligros de la autigestión: Los abusos del asambleismo

0 opiniones
La asamblea funciona como una práctica deliberativa y resolutiva; directa, natural y propia de la humanidad y fundamentalmente de las clases subalternas. Esta misma instancia debería estar, por lógica teoría, posicionada frente a la sociedad como la autoridad legítima para expresar el sentir y desear de las mayorías. Y para nuestra suerte, lo que la teoría no quiere aceptar la práctica lo desnuda. Creo que con los sucesos de octubre en toda Bolivia ya sabemos que las prácticas autogestivas y el asambleismo sobrevivirán a cualquier tipo de asfixiamiento. Y pienso que es en aquellos verdaderos momentos de necesidad que reaparecen. La asamblea es el espacio ideal para que puedan, no encausarse, más bien desplegarse y multiplicarse todas las producciones de subjetividad rebelde en momentos de crisis.

Pero siento la urgencia de remarcar algo; los espacios de participación política directa y masiva aparecen en esos momentos de verdadera necesidad. Esto sucede cuando se dan situaciones que generan la participación voluntaria y activa de un colectivo definitivamente mayoritario. Necesidad no solamente como periodos de escasez material; también necesidad como escasez, y más bien deseo del cuerpo, de expresar rebeldía u oposición frontal. Según lo que te dicte el cuerpo; necesidad de comer o necesidad de romper, y por lo general son ambas. Estos momentos de necesidad crean un escenario en el cual el colectivo social se reagrupa y siente el deseo de participar directamente. Este momento necesitario es el condicionante para que una asamblea se de plena y natural; la subjetividad espontánea y salvaje brota a plenitud en aquellos momentos. Esa es la esencia real de la asamblea y también su latente virtud, en determinados tiempos su necesidad se constituye en imperativa y su formación es legítima, masiva y veloz.

Y aunque esta condicionante necesitaria no suele ser decisiva en colectivos pequeños en aquellos escenarios más amplios se torna en constituyente. Mantener con regularidad y legitimidad (participación mayoritaria del grupo en la reunión) un espacio asambleario para un colectivo reducido es posible. Desde el número de participantes del grupo hasta el peso específico que adquiere cada persona en la sesión son atenuantes para la posibilidad de aquello. Para una agrupación pequeña el sostener la autogestión es el mejor y hasta el único camino para generar decisiones colectivas. La situación es mucho más complicada en grupos sociales mayores. En colectividades que presenten un número elevado de miembros y diversidad de labores es prácticamente imposible mantener con periodicidad constante espacios asamblearios masivos. Como señalé más arriba, es por ese momento necesitario que se generan las asambleas a niveles masivos. Si no existe esa necesidad por hacer la mayoría no siente porque reactivarse.

Durante casi todo el siglo XX las prácticas autogestivas fueron asfixiadas por la razón del partido; principalmente gracias a la ortodoxia marxista y al ejemplo e influencia de la URSS. La construcción del socialismo desde arriba, con todas sus variantes, se posicionó como el modelo hegemónico y parecía que a las formas de creación autogestiva del socialismo les esperaba como destino el basurero de la historia. Y durante todo el siglo XX y principalmente en su últimas décadas observamos como la autogestión sobrevivió al encierro, reapareció y derrumbó a su carcelero. Es de ahí que viene el peligro por el culto al asambleismo, antes se rendía culto al partido. Antes que ninguna otra instancia, la asamblea es el espacio más legítimo para reconocer el deseo de las clases subalternas. Sin embargo no podemos asumir como hegemónica a esta práctica. La asamblea forzada no es autogestión. Eso es el abuso del asambleismo. Este abuso significa que, bajo las mismas lógicas de hace cien años, se quiere posicionar una nueva forma hegemónica y totalitaria para encausar a la subjetividad rebelde. Desgraciadamente estamos empezando a hacer de la asamblea un requisito necesario para legitimar y cualificar a todo lo público, hasta lo menos importante. Y también en varias ocasiones la asamblea se ha constituido en un espacio para otorgarle vitalidad, legitimidad y poder a organizaciones aisladas que no expresan el sentir de la totalidad del grupo.

Renunciar a la diversidad de instancias de decisión dentro de una organización es sumamente peligroso. El nivel de complejidad de un grupo social determinado debe corresponder a la riqueza de sus instancias de decisión y debate. No cuestiono la autoridad de la asamblea, pero en determinados grupos se debe reconocer la necesidad de otras prácticas democráticas para ir resolviendo asuntos de menor importancia o que requieran decisiones inmediatas. El abrazo a la democracia directa, la más radical, no implica renunciar a confiar en los individuos. La delegación y la confianza de responsabilidades no implica volver a dividir al movimiento, cualquiera que este sea, en los que deciden y en los que obedecen. Simplemente es que no se puede mantener a la mayoría del grupo pendiente de asambleas para el manejo del total de lo público. Y ni siquiera es solamente porque a la mayoría no le nace el interés por participar en las esferas de decisión; es más porque no tiene las posibilidades materiales para hacerlo. Por la misma realidad del sistema en el que vivimos, la gente tiene que pensar en sobrevivir. Otra cosa es en los momentos de necesidad de los que hablamos arriba; ahí la necesidad misma se impone a cualquier limitante. Hacer oído solamente a lo decidido en un espacio asambleario y descalificar a las instancias de delegación implica renunciar, de igual manera que si renunciáramos a la autogestión, a una riquísima acumulación de experiencias positivas.

La autenticidad de la asamblea también se ha tornado en un problema. Existen en todas partes, sectores, la Universidad Mayor de San Andrés por ejemplo, que reconocen a la asamblea mayoritaria como su máxima autoridad. Así es que en estos sectores este recurso, el asambleismo, es frecuente y en mucho más de una ocasión forzado. El asambleismo corre el fuerte riesgo de ser utilizado como instrumento para legitimar posiciones sectarias a nombre del interés general. Cuando el tema en cuestión de una asamblea no despierta el interés general, cuando el interés general no despierta a la asamblea; basta ver la cantidad de participantes para cuestionar la autenticidad de la misma.

Estos problemas, independientemente al hecho de perjudicar a la organización misma, desautorizan a las prácticas autogestivas frente a la mayoría. Desentender y abusar del asambleismo es atacarlo frontalmente. El sindicalismo, en todo el mundo, empezó con formas muy asambleístas y termino en una monstruosa burocracia y todo esto fue por no entender las virtudes y los usos del asambleismo. Hay que comprender que la autogestión implica la participación resolutiva de la mayoría; no es una asamblea organizada, dirigida y manipulada por un solo sector buscando legitimar sus intenciones. Hay que entender también que las formas autogestivas surgen en momentos determinados y que ya escaparon a más de una prisión en la historia. Ahora, viendo los rebrotes contundentes de la autogestión es que no podemos desentender las virtudes del fenómeno.

Despues de la Libertadores: ¿Quién salva al Bolivar?

0 opiniones
¿Quién salva al Bolivar?

Antes de jugarse la última fecha de una serie donde tres de los cuatro equipos pelean la clasificación, curiosamente el que menos puntos tiene y el que más goles debe anotar es el más tranquilo. Los otros dos equipos consiguieron más puntos y les bastaba con un gol, inclusive con no recibir uno, para seguir en la copa. Con eso y todo el que los miraba desde abajo en la tabla esperaba esa fecha definitiva con mayor tranquilidad. En el fútbol a veces se dan estas situaciones, y como se trata de un equipo grande podemos añadirle cierta fatalidad al cuadro.

Los dos equipos que encabezaban el grupo con nueve puntos podían empatar y llegar a clasificarse ambos si el tercero no ganaba con amplitud. Toluca y Cienciano se jugaban la punta del grupo pero sentían que uno de los dos estaba por jugar su último partido. Estaban condenados a eliminarse entre ellos en México creyendo que era algo indiscutible que el tercero iba a seguir en la copa. Boca debía ganar o ganar y aun ganando podía quedarse afuera si no llegaba a golear. Pero la sensación era que Boca seguía en la copa tranquilo y el problema mayor lo tenían los otros dos equipos; los que mejor rindieron hasta ese momento. Se podrá sentenciar con resignación que el equipo grande tiene el futuro comprado y por eso Boca Juniors no podía quedarse afuera en primera ronda. Que por algún procedimiento aritmético acabará, pase lo que pase, entre los clasificados. O decir que hay algún capricho de los dioses del fútbol que favorece al campeón de siempre en su hora de necesidad. Claro, no era así.

Boca era casi un clasificado seguro pero no por ser Boca Juniors o por estar señalado, sino porque jugaba contra Bolivar. Jugaba contra el más campeón de Bolivia, el único boliviano que jugó una final de torneo internacional y el que mayor presencia en copa libertadores acumula. Y aun con todo ese antecedente la paliza era un hecho, golear al Bolivar era solamente un trámite por cumplir. Por eso el Toluca y el Cienciano tenían que aniquilarse uno al otro, no tenían esperanza en un milagro en Buenos Aires.

Y las cosas se fueron dando tal cual. La goleada era exactamente eso, un trámite. Pobres los integrantes de esa delegación, humillados en casa eran ahora exhibidos lejos del país para el gozo del rival de turno. Un equipo al que ya no reconoce nadie era el que llegó a jugar desde La Paz. Y para que no lo reconozcan ni los propios jugadores al técnico se le ocurrió cambiar el sistema defensivo para ese partido. Unas cuantas horas antes del inicio del partido el técnico les anunciaba a los medios que jugaba con línea de tres en el fondo. Juegas con un defensor menos si es con línea de tres, obvio, pero pueden llegar a ser cinco si ensamblas bien la defensa con los volantes laterales. Creo que les avisó de esta decisión a los jugadores un tiempo antes que a los medios pero eso no le quita responsabilidad por lo catastrófico de la decisión. Porque justamente de eso se trata realizar esa clase de cambio, es una cuestión de tiempo. Pero no hablo de unas horas, son muchos meses de trabajo y Sandy es técnico del Bolivar hace unos días. Incluso Bilardo dijo que le costó años de entrenamiento lograr que su selección pueda jugar con relativa solvencia con tres al fondo. El tiempo de trabajo futbolísticamente necesario para poder jugar con línea de tres no es poca cosa y con un plantel como Bolivar peor. Esa sola noticia del mediodía era una confirmación más de que el porvenir de la academia celeste era negro.

Y los goles fueron llegando uno por uno. La línea de tres otorgaba muchos espacios para que un veloz Palacio se mueva a gusto. El representante boliviano sabía que estaba sentenciado y estaba tan consciente de ello que incluso ayudó metiéndose uno de los goles. Un Tordoya maniatado por tanto embate por derecha e izquierda la metió adentro quitándole a Palermo la posibilidad de meter su segundo gol de la noche. Tiempo antes Doyle Vaca, tal vez queriendo acelerar el suplicio, también casi perfora el arco celeste, se fue afuera por poco. Tan mal iba la cosa que a mi me pareció que Boca metió el séptimo gol porque no podía hacer otra cosa. Jugaban tan cómodos y había tanto espacio que a Marioni no le quedó de otra que patearle al arco. Al final llegaban al arco de Zayas casi sin querer. Eran siete jugadores, ocho con Zayas, que tenían la premisa de defender ante todo según el planteamiento de Sandy. De los tres de fondo el que terminaba pagando era el pobre Tordoya. Los que deberían haber completado los cinco defensores, según Sandy, nunca entendieron su función; Juarez y Camacho como volantes laterales no sabían en que momento mostrarse para la salida y en cual cubrir las bandas. Ledesma y Dáttolo desbordaron cuantas veces quisieron por los costados y unos cuantos goles llegaron por ahí. Por el medio el DT celeste puso un doble cinco para frenar a Riquelme, escaso éxito, el diez de Boca repartía balones tranquilo y los demás goles pasaron por ahí. Aun con tantos jugadores en función defensiva Bolivar fue un regalo atrás, entonces el sistema defensivo es lo que surge como factor determinante del desastre. Creo humildemente que los sistemas de juego deben ser determinados por el técnico en función de los jugadores con los que se dispone. Lo que había en Bolivar eran jugadores relativamente inexpertos y además acostumbrados a jugar con cuatro en el fondo.

Así terminó la peor campaña de Copa Libertadores que se recuerda del Bolivar en un buen tiempo. Al hincha celeste le quedaba la sapiencia de que el Bolivar no iba a ser vapuleado como fueron otros clubes bolivianos con sus pares de Latinoamérica. Bolivar podía, también, anotarse entre las fuerzas respetables de la región; en un segundo bloque de equipos de varios países junto a Libertad, la Liga de Quito y otros que siguen creciendo. Todo eso fue hasta esta irresponsable campaña donde pasó de todo y siempre se improvisó. Antelo cada vez que declaraba expresaba que estaba inconforme con una u otra cosa, que a él le dieron al equipo en determinadas condiciones y que no podía hacer mucho. Entonces era un técnico improvisado, por aceptar dirigir bajo esas condiciones. Y cuando se fue tuvieron que traer a Sandy, improvisando también. No estoy seguro si para afrontar una Libertadores exista la necesidad de armar un minucioso proyecto pero si calculo que es necesario mantener relativa coherencia y criterio. El problema de Baldivieso, el de Pachi o la clase de refuerzos que llegaron muestran que no existió esa coherencia.

También se perdió el respeto a la condición de local. Boca, aun mereciendo ganar, celebró el empate que consiguió en La Paz al principio de la copa y al final ese empate casi le significa su despedida temprana del evento. Porque vinieron los otros y resolvieron. Lo más rescatable de los partidos en el Siles es que el público, que iba a pesar de la subida de precios, comenzó a pedir la renuncia de uno de los principales responsables del fracaso. En la tribuna el gran culpable no era el DT de turno ni los jugadores. No creo que la afición vaya a absolver a este personaje, esa relación está rota.

Mal momento para hacer esta clase de balances, cuando todo es tan sombrío y desalentador. Pero, como siempre sucede, quedan cosas por salvar. La verdad es que yo no creo que al día siguiente del siete a cero amanecieron menos bolivaristas en el mundo. Estarán dolidos o cansados pero siguen. Pienso que eso es muy importante en los tiempos tristes que corren para el Bolivar. El club Bolivar no es patrimonio de alguien, aunque algunos quisieran que así sea. Tenemos la suerte de que el Bolivar y muchos clubes bolivianos no se han convertido en sociedades anónimas. Los clubes son pertenencia de los socios por acuerdo y de los hinchas por naturaleza. Son estos los que, yo creo, deberían rescatar al club. ¿Quién mejor que un hincha para administrar su propio club? Me permito en estos tiempos rescatar la romántica noción sobre la que se fueron forjando los clubes de fútbol en casi todo el mundo que practica este lindo deporte. La última administración es otro argumento para oponerse radicalmente a la privatización y a cualquier forma de apropiación de los clubes. Porque así el club puede pasar a manos de gente motivada por otras cuestiones. Son tipos que caen como paracaidistas a los clubes embanderando la ola tecnocrática que quiere imponerse a los clubes en estas horas de crisis. Gente que de ninguna manera demuestra pasión por lo que le sucede al equipo, a su patrimonio y mucho menos a su gente. Después del siete a cero no hay un hincha menos pero tampoco hay un socio más y el club se continúa distanciando de su gente. Triste legado el que dejará, ojalá pronto, esta administración. Por todo eso al Bolivar solamente lo rescatarán los bolivaristas, hinchas y socios que tendrán que recuperar para todos al club.
boris miranda